Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 1/27/2006 12:00:00 AM

Chorro de babas

El gobierno reveló finalmente las pruebas contra el candidato presidencial Rafael Pardo: un chisme.

Chorro de babas Chorro de babas
Farc, la que, según información  recibida, iba consignada en un CD". La propuesta consistiría en el despeje militar de los municipios de Pradera y Florida para el intercambio humanitario de los secuestrados políticos de las Farc. Una propuesta que Pardo hizo pública en el Congreso en diciembre.

"El pasado lunes 16 de enero sostuve una reunión con la persona encargada de mantener el contacto con las Farc, quien venía de encontrarse con un importante comandante guerrillero (...) fue en dicha reunión donde me enteré de otros detalles de la propuesta que, según la información recibida, habría enviado el senador Pardo. Uno de sus argumentos centrales era alertarlos sobre las consecuencias que se derivarían de un triunfo de las elecciones de marzo de las listas de los seguidores del presidente Uribe, pues en tal caso, y aquí reproduzco las palabras que escuché, 'habría Uribe para mucho rato', pues los congresistas electos modificarían la Constitución para facilitar la reelección indefinida del Presidente. Por tal motivo, era urgente concertar una cita entre el senador y las Farc para analizar la posibilidad de alguna acción conjunta. Como era mi deber informé con detalle al Presidente de lo acontecido. Esta es la información que tiene el Gobierno y que he compartido con el señor Fiscal General de la Nación", dice Farc, la que, según información  recibida, iba consignada en un CD". La propuesta consistiría en el despeje militar de los municipios de Pradera y Florida para el intercambio humanitario de los secuestrados políticos de las Farc. Una propuesta que Pardo hizo pública en el Congreso en diciembre.

"El pasado lunes 16 de enero sostuve una reunión con la persona encargada de mantener el contacto con las Farc, quien venía de encontrarse con un importante comandante guerrillero (...) fue en dicha reunión donde me enteré de otros detalles de la propuesta que, según la información recibida, habría enviado el senador Pardo. Uno de sus argumentos centrales era alertarlos sobre las consecuencias que se derivarían de un triunfo de las elecciones de marzo de las listas de los seguidores del presidente Uribe, pues en tal caso, y aquí reproduzco las palabras que escuché, 'habría Uribe para mucho rato', pues los congresistas electos modificarían la Constitución para facilitar la reelección indefinida del Presidente. Por tal motivo, era urgente concertar una cita entre el senador y las Farc para analizar la posibilidad de alguna acción conjunta. Como era mi deber informé con detalle al Presidente de lo acontecido. Esta es la información que tiene el Gobierno y que he compartido con el señor Fiscal General de la Nación", dice el comunicado.

El candidato liberal, Rafael Pardo, respondió a las acusaciones. "No he enviado ningún CD, ningún DVD, ningún mail, ni ninguna carta a computador o a máquina y tampoco ningún mensaje verbal a las Farc", dijo.  "Es una muestra más de la animadversión del Comisionado contra mí", agregó Pardo.

Larga historia

En efecto, el comisionado Restrepo se distanció del candidato liberal desde la discusión en el Congreso del proyecto de ley de Justicia y Paz. El senador Pardo fue el primero en alertar sobre el peligro de que el proyecto de ley de 'alternatividad penal' elaborado inicialmente por el Comisionado dejara en la impunidad los crímenes atroces cometidos por los paramilitares. El proyecto de Restrepo no contemplaba cárcel para ningún delito, no incluía la confesión, y desconocía totalmente a las víctimas. La comunidad internacional también se fue lanza en ristre contra el proyecto, lo cual obligó al Comisionado a iniciar las desmovilizaciones masivas sin un marco legal claro.

El senador Pardo y la representante uribista Gina Parody elaboraron otro proyecto más acorde con los estándares internacionales de verdad, justicia y reparación, el cual se llevó todos los aplausos de la comunidad internacional. Pero dificultaba la negociación que sostenía el Comisionado con los jefes paramilitares en Ralito, sobre todo en lo que tenía que ver con la obligación de confesar todos los crímenes. Por esto, Restrepo amenazó con renunciar si pasaba ese proyecto. Finalmente, el Comisionado ganó el pulso, pues el Congreso avaló su propuesta de que los paramilitares solo rindieran una versión libre sobre los delitos. Así, el Comisionado ha logrado desmovilizar a más de 12 mil paramilitares. (Farc, la que, según información  recibida, iba consignada en un CD". La propuesta consistiría en el despeje militar de los municipios de Pradera y Florida para el intercambio humanitario de los secuestrados políticos de las Farc. Una propuesta que Pardo hizo pública en el Congreso en diciembre.

"El pasado lunes 16 de enero sostuve una reunión con la persona encargada de mantener el contacto con las Farc, quien venía de encontrarse con un importante comandante guerrillero (...) fue en dicha reunión donde me enteré de otros detalles de la propuesta que, según la información recibida, habría enviado el senador Pardo. Uno de sus argumentos centrales era alertarlos sobre las consecuencias que se derivarían de un triunfo de las elecciones de marzo de las listas de los seguidores del presidente Uribe, pues en tal caso, y aquí reproduzco las palabras que escuché, 'habría Uribe para mucho rato', pues los congresistas electos modificarían la Constitución para facilitar la reelección indefinida del Presidente. Por tal motivo, era urgente concertar una cita entre el senador y las Farc para analizar la posibilidad de alguna acción conjunta. Como era mi deber informé con detalle al Presidente de lo acontecido. Esta es la información que tiene el Gobierno y que he compartido con el señor Fiscal General de la Nación", dice el comunicado.

El candidato liberal, Rafael Pardo, respondió a las acusaciones. "No he enviado ningún CD, ningún DVD, ningún mail, ni ninguna carta a computador o a máquina y tampoco ningún mensaje verbal a las Farc", dijo.  "Es una muestra más de la animadversión del Comisionado contra mí", agregó Pardo.

Larga historia

En efecto, el comisionado Restrepo se distanció del candidato liberal desde la discusión en el Congreso del proyecto de ley de Justicia y Paz. El senador Pardo fue el primero en alertar sobre el peligro de que el proyecto de ley de 'alternatividad penal' elaborado inicialmente por el Comisionado dejara en la impunidad los crímenes atroces cometidos por los paramilitares. El proyecto de Restrepo no contemplaba cárcel para ningún delito, no incluía la confesión, y desconocía totalmente a las víctimas. La comunidad internacional también se fue lanza en ristre contra el proyecto, lo cual obligó al Comisionado a iniciar las desmovilizaciones masivas sin un marco legal claro.

El senador Pardo y la representante uribista Gina Parody elaboraron otro proyecto más acorde con los estándares internacionales de verdad, justicia y reparación, el cual se llevó todos los aplausos de la comunidad internacional. Pero dificultaba la negociación que sostenía el Comisionado con los jefes paramilitares en Ralito, sobre todo en lo que tenía que ver con la obligación de confesar todos los crímenes. Por esto, Restrepo amenazó con renunciar si pasaba ese proyecto. Finalmente, el Comisionado ganó el pulso, pues el Congreso avaló su propuesta de que los paramilitares solo rindieran una versión libre sobre los delitos. Así, el Comisionado ha logrado desmovilizar a más de 12 mil paramilitares. (Vea nota relacionada)

Durante el resto del debate de la Ley de Justicia y Paz, Pardo se convirtió junto con Parody en la piedra en el zapato del Comisionado. Restrepo ya en el pasado lo había acusado de emprender una gira internacional para desacreditar el proyecto de ley y también al gobierno de Uribe, después de que salió un artículo poco favorable al proyecto en The New York Times, que no citaba a Pardo. La tensión entre el Comisionado -que no perdía reunión pública o privada para criticar al senador- contribuyó a que este último decidiera salirse del uribismo y pasarse al Partido Liberal.

Es claro, entonces, que el Comisionado nunca ha querido a Pardo. Pero es sorprendente que ese rechazo personal llegara hasta el punto de darle a un mero chisme de tercera persona la validez de una 'prueba' de una supuesta alianza entre Pardo y las Farc contra el presidente Uribe, digna de ponerla en conocimiento de la Fiscalía General.

Incluso si el senador Pardo hubiera enviado el supuesto CD, su objetivo sería liberar a unos colombianos que llevan más de cuatro años en poder de la guerrilla. No diferiría de lo que han hecho varios sacerdotes, embajadores y ex presidentes. De ahí a concluir que es una alianza con la guerrilla contra el gobierno hay mucho trecho.

La segunda acusación de que Pardo les habría mandado decir que si ganaban las listas uribistas al Congreso "habría Uribe para rato" porque los congresistas modificarían la Constitución para facilitar la reelección indefinida del Presidente, es infantil. Difícilmente Pardo, autor del libro "La historia de las guerras", una enciclopedia sobre la guerra en Colombia, se tomaría el trabajo de ponerse en contacto con ellos para decirles algo que los guerrilleros fácilmente podrían imaginar sin ningún emisario.

Las 'pruebas' del Comisionado dejan muy mal parado al gobierno. Sin embargo, consiguieron lo que quizás buscaban: pusieron al país a hablar de Pardo y no del

EDICIÓN 1893

PORTADA

Gobierno de Duque: un despegue con ventarrón

El llamado de Duque por la unidad del país fue empañado por el beligerante discurso del presidente del Senado. ¿Puede esto afectar la gobernabilidad del nuevo mandatario? Análisis de SEMANA.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1893

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.