fauna

¡Se salvaron de morir!: más de mil tortugas y cuatro monos fueron rescatados en Santander

Los animales fueron recuperados en un puesto de control de la Policía en el municipio de Cimitarra.


Una vez más la fauna silvestre es víctima de tráfico ilegal. Un total de 1.120 tortugas hicoteas (Rachemys callirostris) en estado neonato, se salvaron de morir o de ser comercializadas con un destino incierto, luego de que la Policía lograra su decomiso en un puesto de control ubicado en una carretera del departamento de Santander.

Junto a los reptiles también fueron recuperados cuatro monos, también en estado de neonatos, dos de ellos de la especie cariblancos (Cebus capucinus) y dos tití cabeciblancos (Saguinus oedipus). Las dos especies están categorizadas en estado Crítico y en Peligro de extinción, respectivamente.

En el operativo, que se registró exactamente la altura del kilómetro 68, en el puesto de Control ubicado en el corregimiento de Puerto Araujo, en el municipio de Cimitarra, se logró la captura en flagrancia de dos ciudadanos quienes se encargaban de transportar los especímenes de manera ilegal. Estas personas fueron puestas a disposición de las autoridades competentes por el delito de tráfico ilegal de fauna silvestre.

Según dio a conocer la Corporación Autónoma Regional de Santander (CAS), regional Mares, los cuatro monos fueron trasladados a la reserva Cabildo Verde, en el municipio de Sabana de Torres. Allí recibirán la atención requerida y posteriormente serán liberados en su hábitat natural, cuando se encuentren en condiciones de defenderse por sí mismos.

En lo referente a las tortugas, estas fueron evaluadas por los profesionales de la CAS y liberadas inmediatamente en la Ciénaga San Silvestre ya que, según los expertos, presentaban signos de deshidratación. Es de recordar que la principal amenaza para estos reptiles es la mano del hombre, pues se trata de una especie que es apetecida no solo por su carne, sino por sus huevos, lo que la pone en un permanente riesgo.

Especies rescatadas en puesto de control en Santander
Este mono tití cabeciblanco neonato fue rescatado por la Policía en Cimitarra, Santander. - Foto: CAS

En cualquier momento del año estos animales están expuestos, pero es principalmente en la temporada de Semana Santa cuando más son susceptibles de ser capturados y comercializados de manera ilegal.

El año pasado, la autoridad ambiental de Santander recepcionó, valoró y atendió un total de 930 especímenes de fauna silvestre de los cuales 412 correspondieron a aves , 125 a mamíferos y 393 eran reptiles.

De acuerdo con los datos suministrados por la entidad; de este total, 64 especímenes fueron recuperados producto de 10 incautaciones, 276 fueron rescatados y 590 entregados voluntariamente. Sin embargo, no todos se salvaron.

Según la CAS, recibieron 12 animales muertos y 27 fallecieron posteriormente debido a las malas condiciones en las que llegaron Luego de recibir las evaluaciones correspondientes y verificar su estado de salud, un total de 796 especímenes fueron devueltos a su hábitat natural y 95 fueron ingresados al hogar de paso para iniciar un proceso de rehabilitación.

Especies rescatadas en puesto de control en Santander.
Más de 1.100 tortugas hicoteas neonatas fueron recuperadas en Santander. - Foto: CAS

Un delito en aumento

Durante el año 2020, un total de 33.035 animales de fauna silvestre llegaron a las Corporaciones Autónomas Regionales y de Desarrollo Sostenible, un 42 % más de lo recibido durante 2019, mientras que datos de la Policía Nacional indican que en ese periodo en el territorio nacional fueron rescatados 19.580 animales de diversas especies, principalmente reptiles.

Las estadísticas de las CAR también indican que la especie que predomina en los decomisos son los reptiles, con el 47 %, encabezando la lista las tortugas hicoteas e iguanas. A estos le siguen las aves, con un 33 %, especialmente con individuos de pericos y loras; luego mamíferos como perezosos y zarigüeyas, con el 18 %, y en menor proporción, un 2 % de peces, crustáceos y anfibios. De estos animales recibidos, el 38 % corresponde a decomisos, el 36 % a rescates y el 26 % a entregas voluntarias por parte de la comunidad.