vida moderna

Acidez estomacal: cómo reducirla de manera natural

Casi todas las personas experimentan acidez gástrica en algún momento.


La acidez estomacal es un dolor con ardor en el pecho, justo detrás del esternón y el dolor suele empeorar luego de comer, por la noche, o cuando uno está acostado o inclinado, de acuerdo con Mayo Clinic, entidad sin ánimo de lucro dedicada a la práctica clínica, la educación y la investigación.

No obstante, Medline Plus, la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos explicó que si se tiene acidez más de dos veces por semana, es posible que se tenga enfermedad por reflujo gastroesofágico (Erge), aunque es posible que se sufra de Erge aún sin tener acidez estomacal.

Adicional, la entidad sin ánimo de lucro señaló que algunas comidas y bebidas pueden desencadenar la acidez estomacal en algunas personas, como, por ejemplo:

  • Comidas picantes.
  • Cebollas.
  • Productos cítricos.
  • Productos a base de tomate, como el kétchup.
  • Alimentos fritos o grasos.
  • Menta.
  • Chocolate.
  • Bebidas alcohólicas, carbonatadas, café u otras bebidas con cafeína.
  • Comidas abundantes o grasas.

Adicional, el sobrepeso o el embarazo también pueden aumentar el riesgo de padecer acidez estomacal.

Por tal razón, el portal SaberVivirTV reveló algunos métodos naturales para reducir la molestia y lo recomendado es consumir avena, calabacín, calabaza, manzana, patata o papaya, pues todos los alimentos tienen propiedades curativas y funcionan como antiinflamatorios.

De todos modos, antes de consumir el alimento, lo primero que hay que hacer es consultar a un experto de la salud para que sea este quien guíe el proceso e indique que es lo más adecuado para cada persona, pues la información antes dada de ninguna manera sustituye la asesoría médica.

Por su parte, hay otros cambios que podrían evitar la acidez, como no usar correas apretadas o vestimentas alrededor de la cintura, debido a que estos aprietan el estómago y pueden forzar los alimentos a devolverse.

Otra recomendación es bajar de peso, ya que la obesidad aumenta la presión abdominal, lo cual puede hacer que los contenidos del estómago se devuelvan al esófago.

Asimismo, otras recomendaciones son ingerir comidas más pequeñas; evitar agacharse o hacer ejercicio inmediatamente después de comer; evitar comer entre tres a cuatro horas antes de irse a dormir, ya que acostarse lleno hace que los contenidos del estómago ejerzan más presión sobre el esfínter esofágico inferior y esto provoca reflujo.

Igualmente, la biblioteca recomendó dormir con la cabeza levantada, pues dormir con la cabeza a un nivel más alto que el estómago reduce la posibilidad de que los alimentos digeridos se devuelvan al esófago. “Coloque libros, ladrillos o bloques de manera segura debajo de las patas de la cama en la parte de la cabecera. También puede usar una almohada en forma de cuña debajo del colchón. Dormir con almohadas extra no funciona bien para aliviar el reflujo o la acidez, debido a que las almohadas se pueden resbalar durante la noche”, explicó Medline Plus.

Sobre la misma línea es ideal dejar de fumar o de usar tabaco, porque los químicos en el humo del cigarrillo o en los productos de tabaco debilitan el esfínter esofágico inferior.

También es bueno reducir el estrés e intentar practicar yoga o meditación para ayudar a la relajación, pues esto es otro causante de la acidez estomacal.

No obstante, es importante consultar a un especialista de la salud cuando la acidez estomacal se produce más de dos veces por semana; si los síntomas persisten a pesar del uso de medicamentos de venta libre; si se tiene dificultad para tragar; si se tienen náuseas o vómitos persistentes o si se pierde peso porque hay poco apetito o dificultad para comer. Además, si se tienen otros síntomas, como un dolor opresivo en el pecho, podría tratarse de un infarto (ataque al corazón).