salud

Acné neonatal: estas son las principales causas

De acuerdo con varios estudios, esta patología afecta al 20 % de los bebés menores de seis semanas.


El acné neonatal se caracteriza por los granitos, bolitas o espinillas rojas y blanca que surgen principalmente en el rostro, especialmente en la cabeza, frente y espalda del bebé. Por lo general, su aparición no causa molestias y suele desaparecer rápidamente.

De acuerdo con el portal web Tua Saúde, este tipo de acné suele desaparecer al cabo de dos o tres semanas después de su surgimiento. Sin embargo, cuando no desaparece en este tiempo, es importante acudir al pediatra para que indique un tratamiento específico, dependiendo la causa.

A pesar de que no hay una evidencia científica sobre las causas del acné neonatal, se cree que podría aparecer como consecuencia del intercambio de hormonas entre la madre y el bebé durante la gestación. Con frecuencia, este acné es más usual en bebés con menos de dos meses de edad, pero puede estar presente hasta los seis meses.

De acuerdo con varios estudios, esta patología afecta al 20 % de los bebés menores de 6 semanas y estas erupciones cutáneas son manifestaciones benignas, autorresolutivas y transitorias.

Normalmente, no es necesario realizar ningún tipo de tratamiento para este acné, porque al cabo de unas semanas desaparece. No obstante, es fundamental tomar algunas medidas de higiene para reducir el enrojecimiento que genera el acné neonatal, por lo que Tua Saúde aconseja lo siguiente:

  • Limpiar la saliva o leche siempre que el bebé tenga reflujo, evitando la resequedad en la piel.
  • No utilizar productos para el acné, ya que estos no son indicados para los bebés y pueden llegar a empeorar la afección.
  • Evitar exprimir los granitos, porque esto puede empeorar la inflamación.
  • Es importante vestir al bebé con ropa de algodón y evitar que permanezca en ambientes muy cálidos.
  • Evitar usar lociones o aceites en el rostro del bebé.
  • Se recomienda la limpieza diaria del rostro con agua tibia y jabón neutro, ya que es considerado hipoalergénico y apto para bebés.

Otra afección que suele preocupar a los padres es la costra láctea en los bebés. Esta patología afecta principalmente al cuero cabelludo del recién nacido, pero se puede extender al rostro, principalmente a la zona del centro de la cara y a los pliegues alrededor de la nariz. Esta erupción se caracteriza por ocasionar manchas rojizas de borde bien definido.

.
De acuerdo con varios estudios, el acné neonatal afecta al 20 % de los bebés menores de 6 semanas. - Foto: Getty Images

De esta afección tampoco se sabe la causa exacta de su aparición, pero una hipótesis es que las glándulas del cuerpo cabelludo del bebé producen un exceso de sebo. Y otra posible causa es un aumento de la población de algunos microorganismos que viven habitualmente en la piel.

Al igual que el acné neonatal, la costra láctea se cura por si sola, por lo que no requiere de un tratamiento agresivo. La Asociación Española de Pediatría (AEPED) recomienda las siguientes opciones para su tratamiento:

Queratolíticos: Se puede aplicar vaselina salicílica para diluir las escamas. También se pueden aplicar sustancias oleosas como el aceite de oliva, dejándola actuar durante una o dos horas y luego se retiran.

Champús: Por lo general, los champús con azufre, piritionato de zinc o breas son útiles y aconsejables para tratar la costra láctea.

Antifúngicos: Son compuestos utilizados en el tratamiento de las infecciones causadas por hongos. Su acción puede ser más lenta que la de los corticoides tópicos.

Corticoides orales: En casos muy severos, se pueden usar corticoides por vía oral.

Por su parte, Mayo Clinic aconseja lavar el cabello del recién nacido con un champú para bebés que sea suave y no irrite la piel; extraer con delicadeza la escamas de piel con un cepillo de cabello o un cepillo de dientes; para el caso de la descamación natural, es importante aplicar una cantidad reducida de aceite mineral.