Tendencias
Jugo de piña
La piña y su cáscara tienen grandes propiedades para el organismo. - Foto: Getty Images/iStockphoto

vida moderna

Agua de piña: sus beneficios para combatir la retención de líquidos y adelgazar

Antes de agregar este ingrediente a la dieta, se debe consultar con un especialista para evitar agravar afecciones preexistentes.

La piña es una fruta tropical compuesta por una pulpa amarillenta, con mucho aroma y dulce al paladar. Suele producirse con mayor regularidad en Suramérica, especialmente, en Brasil y Colombia, según informa el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación de España (Mapa).

La misma institución explica que la vitamina predominante en la piña es la C. Además, contiene una cantidad importante de yodo y un poco de potasio, magnesio y hierro.

Así mismo, se usa con frecuencia en la industria alimentaria gracias a su versatilidad. Es posible utilizarla en mermeladas, postres, ensaladas y otra variedad de platillos. También se puede pasar por la parrilla o comer cruda, y su cáscara tiene varias propiedades medicinales.

El portal especializado Mejor con Salud también explica que la piña tiene propiedades diuréticas, es decir, que contribuye a “impulsar el funcionamiento del sistema linfático para eliminar líquidos y las toxinas retenidas”.

Esta eliminación de líquidos contribuye a bajar de peso, sin embargo, no debe confundirse con el quemar grasa. La reducción de tallas se da gracias a la desinflamación de la retención de líquidos que se produce en algunos organismos.

Para sacar estas propiedades diuréticas de la piña es posible preparar un agua. Mejor con Salud indicó en su sitio web como realizarla. Los ingredientes necesarios son: cáscaras de piña, un litro y medio de agua, y canela (opcional).

Preparación:

1. Lavar y cortar las cáscaras de la piña.

2. Poner las cáscaras en una olla junto con el agua y un poco de canela, si se desea, a fuego alto.

3. Dejar hervir durante 20 minutos.

4. Pasado el tiempo, retirar del fuego y dejar enfriar.

5. Beber un vaso en ayunas durante 15 días seguidos.

Cabe resaltar que la retención de líquidos puede hinchar varias partes del cuerpo, pues el exceso de líquido atrapado en los tejidos del cuerpo provoca este síntoma.

“Si bien el edema (otra forma de llamar a la retención de líquidos) puede afectar cualquier parte del cuerpo, se puede observar con mayor frecuencia en las manos, los brazos, los pies, los tobillos y las piernas”, explica Mayo Clinic, entidad sin ánimo de lucro dedicada a la práctica clínica, la educación y la investigación.

Otros síntomas asociados a esta afección son el tener sensación de piernas cansadas, pesadez y hormigueo; sentir aumento de perímetro abdominal; y ver aumento de peso inexplicablemente.

En cuanto a las causas, se puede presentar por consumir demasiada sal, debido a una insuficiencia cardíaca, enfermedades de los riñones, problemas hepáticos por cirrosis, embarazo, problemas con los ganglios linfáticos, algunos medicamentos, permanecer mucho tiempo de pie o sentado en temperaturas altas.

Adicional al remedio de piña mencionado anteriormente, el portal CuerpoMente reveló otras siete fórmulas naturales para evitar la retención de líquidos:

1. Evitar el exceso de sal. La Organización Mundial de la Salud (OMS) aconseja consumir menos de cinco gramos de sal por día. Además, toda la sal que se consume debería ser yodada, es decir, enriquecida con yodo.

2. Tomar magnesio. Este elemento se encuentra en una gran variedad de alimentos y se agrega a otros fortificados. Entre ellos están las legumbres, las nueces, las semillas, los cereales integrales, las hortalizas de hojas verdes (como la espinaca), la leche, el yogur y algunos productos lácteos.

3. Dietas ricas en proteína. La proteína promueve la retención de líquidos, por lo que es necesario mantenerlas en la dieta sin excederse.

4. Agregar a la alimentación plantas. Algunas de las recomendadas son la ortiga, el diente de león, o los rabos de cereza. Estas se consideran diuréticas y antioxidantes.