vida moderna

¿Cómo eliminar la retención de líquidos en las piernas?

Esta afección puede atacar las pantorrillas y los muslos.


La retención de líquidos en las piernas puede provocar hinchazón, la cual también es conocida como edema. Algunas de las causas que lo provocan son: exceso de consumo de sal, quemaduras de sol, insuficiencia cardíaca, problemas hepáticos por cirrosis, embarazo, enfermedad de los riñones, problemas relacionados con los ganglios linfáticos, algunas medicinas y tiempo excesivo de pie o sentado, señala Medline Plus, web de la Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos.

Esta acumulación de líquidos puede afectar ambas piernas, las pantorrillas y los muslos. Existen algunos factores que aumentan el riesgo de padecerla:

  • Tener sobrepeso.
  • Tener un coágulo de sangre en la pierna.
  • Tener una edad avanzada.
  • Tener una infección en la pierna.
  • Tener venas varicosas.

Es importante consultar con un médico para iniciar un tratamiento oportuno. También existen algunas estrategias que funcionan, como un complemento para sobrellevar esta afección. Tua Saúde, portal especializado en salud, menciona varias.

1. Tés diuréticos

El sitio web destaca las propiedades de los tés diuréticos para combatir la retención de líquidos. “Cuanto más agua la persona ingiere, más orina irá a producir. Esta orina estará repleta de toxinas y hará que se elimine el exceso de líquidos del organismo. Sin embargo, ciertas plantas aumentan este efecto diurético de los tés, haciendo que la retención de líquidos disminuya más rápidamente”, detalla el portal.

Tés que se pueden consumir:

  • Cola de caballo.
  • Hibisco/ flor de jamaica.
  • Canela con jengibre.
  • Té verde.
  • Ginkgo biloba.
  • Perejil.
  • Centella asiática.
  • Castaño de Indias.

2. Cuidados en la rutina diaria

  • Mantenerse hidratado. Tomar agua durante el día.
  • Para la preparación de las comidas reemplazar la sal por hierbas aromáticas.
  • Evitar el consumo de alimentos enlatados o un contenido alto de sodio.
  • Evitar permanecer mucho tiempo de pie, sentado o en posición de piernas cruzadas.
  • Consumir alimentos ricos en agua. Los que se pueden incluir a la dieta son: rábano, coliflor, sandía, fresa, melón, piña, manzana o zanahoria.
  • Realizar un drenaje linfático.

3. Hacer ejercicio

Realizar actividad física tiene múltiples beneficios para el organismo, incluyendo una forma natural para deshincharlo, según indica Tua Saúde. “La contracción de los grandes grupos musculares como brazos, piernas y glúteos hace que el exceso de líquidos sea eliminado a través de la orina. Por esto, es común sentir ganas de orinar después de realizar 1 hora de ejercicios en el gimnasio”, explica el sitio web especializado.

Venas várices

En algunas ocasiones las venas varicosas pueden no causar dolor. Sin embargo, existen otros síntomas que pueden presentarse. En palabras de Mayo Clinic, entidad sin ánimo de lucro dedicada a la práctica clínica, pueden incluir:

  • Venas que son de color púrpura o azul oscuro.
  • Venas que aparecen retorcidas y sobresalen; a menudo, son como cordones en las piernas.
  • Sensación de dolor o de pesadez en las piernas.
  • Ardor, pulsación, calambres musculares e hinchazón en las extremidades inferiores.
  • Empeoramiento del dolor después de estar sentado o de pie durante mucho tiempo.
  • Picazón alrededor de una o de más venas.
  • Decoloración de la piel alrededor de una vena varicosa.

Ejercicios para las várices

  • Acostarse boca arriba. Mover las piernas en círculos como si estuviera pedaleando. Extender una pierna hacia arriba y doblar la otra. Intercalar el ejercicio con cada pierna.
  • Pararse sobre una escalón y ubicar los pies en el borde, sobre el metatarso. Ponerse en puntas y luego dejar caer los talones por debajo del escalón. Mientras realiza este ejercicio, estirar las pantorrillas. Repetir de 20 a 40 veces este estiramiento.
  • Realizar una caminata de 30 minutos por cinco días a la semana. Recomiendan caminar hasta el lugar de trabajo.
  • Realizar natación suave. Nadar por 30 minutos al día, durante cinco veces a la semana, pero es importante recordar que cualquier tiempo dedicado a la actividad física es de utilidad.