salud

Apendicitis: cómo detectarla, síntomas y recomendaciones

No tratar esta afección a tiempo puede comprometer la vida del paciente.


La apendicitis es una causa muy común de cirugía de emergencia que consiste en la inflamación del apéndice, un saco ubicado en el colon en el lado inferior derecho del abdomen, y que por lo general genera un dolor cerca del ombligo que se traslada luego al lateral derecho, según reseña la Clínica Mayo de Estados Unidos en su página web.

Esta condición, explica el portal especializado Medical News Today, es la causa más común que requiere de cirugía en los Estados Unidos; tanto así que más del 5 % de la población desarrolla apendicitis en algún momento de su vida y por ello la importancia de estar atento a sus síntomas y los riesgos de no tratar esta afección a tiempo.

Para empezar, es importante saber cómo detectarla a través de los síntomas iniciales y con ello actuar rápidamente para evitar complicaciones.

La principal señal de alarma de esta condición es un dolor abdominal intenso y repentino cerca del ombligo que, con el paso del tiempo y a medida que empeora, suele pasarse al lado inferior derecho del abdomen.

La molestia generada por apendicitis, según lo corroborado médicamente por la experta Elaine K. Luo, M.D. en el mismo sitio especializado, podría llegar a incrementarse con el movimiento de la persona, o cuando tose o estornuda; síntomas que hay que tener en cuenta en caso de sentir molestia estomacal.

Adicional a esto, Medical News Today enlista una serie de síntomas relacionados con la apendicitis, entre los que además de los ya mencionados, están náuseas, vómitos, pérdida del apetito, diarrea, incapacidad para sacar gases, fiebre baja y escalofríos, inflamación del estómago, y sensación de querer evacuar para aliviar las molestias.

Sin embargo, según se explica en el sitio web, estos síntomas solo aparecen en el 50 % de los casos, por lo que no pueden ser determinantes para considerar padecer de esta inflamación del apéndice.

En el caso de los bebés y niños, aunque podrían no experimentar un dolor específico –como suele darse en pacientes de mayor edad–, las investigaciones señalan que el dolor abdominal sigue siendo el síntoma más común de apendicitis para este grupo de edad.

Por esto, ante cualquier molestia que se evidencie y no mejore con los cuidados que se otorgan ante cualquier molestia estomacal común, es mejor recurrir de inmediato a un experto que pueda determinar si se trata de apendicitis o de otra afección.

Es vital tener claro que no tratar un problema de apendicitis a tiempo puede poner en riesgo la vida del paciente, dado que la inflamación puede hacer que el apéndice se rompa, en ocasiones entre las 48 y las 72 horas después de que comienzan los síntomas, motivo por el que se debe descartar en primera instancia que no se trate de esto.

Ahora bien, en caso que esto suceda, las complicaciones a la salud son extremas dado que puede ocasionar que se filtren bacterias, heces y aire en el abdomen, y con ello causar infecciones y otras condiciones como peritonitis, una inflamación del revestimiento del abdomen o un absceso, que, en el peor de los casos, puede terminar con la vida de la persona afectada.

De este modo, entre las recomendaciones más importantes está detectar dónde se siente la molestia y su comportamiento con el paso del tiempo. En caso de no sentir alivio con el paso de las horas y, por el contrario, si el dolor empeora, es necesario consultar a un médico de inmediato.