salud

Apendicitis: remedios caseros para disminuir los síntomas de manera natural

La apendicitis provoca dolor en el abdomen bajo derecho y normalmente requiere de cirugía.


La apendicitis se presenta cuando se inflama el apéndice, un pequeño órgano en forma de tubo que se encuentra ubicado en la parte inferior derecha del abdomen y está unido a la primera parte del intestino grueso.

La apendicitis provoca dolor en el abdomen bajo derecho. Sin embargo, en la mayoría de las personas, el dolor comienza alrededor del ombligo y luego se desplaza. A medida que la inflamación empeora, el dolor de apendicitis se incrementa y finalmente se hace intenso, precisa el instituto de investigaciones clínicas Mayo Clinic.

Aunque cualquiera puede tener apendicitis, lo más frecuente es que ocurra en personas entre los 10 y 30 años de edad. El tratamiento estándar es la extirpación quirúrgica del apéndice.

Según la biblioteca médica MedlinePlus, los síntomas de la apendicitis pueden variar y, por ejemplo, puede ser difícil detectarla en niños pequeños, adultos mayores y mujeres en edad reproductiva.

La primera señal que se presenta es el dolor alrededor del ombligo o en la parte media del abdomen superior. Esta molestia puede ser leve al principio, pero se vuelve más aguda y grave. Es posible que también se presente pérdida de apetito, náuseas, vómitos y un bajo grado de fiebre.

El dolor puede empeorar al caminar, toser o hacer movimientos súbitos y se pueden presentar síntomas tardíos como escalofríos y temblores, heces duras, diarrea, fiebre y náuseas.

Para hacerle frente a los malestares y dolores que se generan por cuenta de esta padecimiento, existen algunos remedios caseros a los que se puede recurrir, sin que sean un tratamiento. Cuando este malestar se presenta siempre se debe consultar al médico, pues el tratamiento para aliviar el malestar es una cirugía.

No consumir comida sólida

Dado que una de las causas de la apendicitis es la obstrucción en el apéndice, lo ideal es evitar consumir alimentos sólidos e ingerir abundante agua durante los primeros días de padecimiento.

En estos casos, la mayoría de médicos recomienda limpiar el intestino grueso. De ahí que la persona deba consumir tanto líquido como le sea posible, indica el portal de salud Mejor con Salud. El agua es la principal recomendación y debería evitarse fría. Es aconsejable tomarla templada.

Tomar jugos vegetales

Los jugos vegetales pueden resultar útiles para paliar los síntomas de la apendicitis, gracias a que pueden aportar los nutrientes que el cuerpo requiere en ese momento. Una de las opciones de jugo es el de remolacha con pepino y zanahoria.

Se utiliza medio vaso de jugo de remolacha e igual cantidad de jugo de pepino y de zanahoria. Se mezclan los tres y se consumen tres veces al día.

Expertos señalan que la infusión de hierba de sapo ayuda a reducir los niveles altos de triglicéridos y colesterol. Foto: Gettyimages.
Tomar infusiones de algunas plantas medicinales puede ayudar a aliviar el dolor y la inflamación. Foto: Gettyimages. - Foto: Foto Gettyimages

Acostarse boca arriba

Con el fin de contrarrestar el dolor causado por la apendicitis, una recomendación es presionar el lugar afectado y acostarse boca arriba, pero se debe evitar cualquier movimiento brusco o que requiera esfuerzo físico.

En caso de que la persona necesite moverse, lo mejor es pedir ayuda y cambiar de posición con mucho cuidado. Así se evitará que el dolor se intensifique. Sin embargo, lo más importante siempre es seguir las instrucciones del médico.

Plantas medicinales

Es conocido que las plantas constituyen uno de los medios más efectivos en el tratamiento de muchas afecciones. De ellas, las que poseen propiedades antibacterianas son las mejores para atenuar los síntomas iniciales de la apendicitis y entra las más indicadas están la menta, el tomillo, la tila y el romero. Se pueden preparar en infusión y tomarla varias veces al día.

¿Cómo prevenir una apendicitis

Si bien, según los expertos no existe una forma segura de prevenir la apendicitis, seguir una dieta rica en fibra podría ayudar a reducir el riesgo de desarrollarla, indica el portal Healthline. Los alimentos ricos en fibra son las fruta, vegetales, lentejas, guisantes, frijoles y otras legumbres, avena, arroz integral, trigo integral y otros granos integrales