Tendencias
Celulitis
La celulitis infecciosa que no se trata puede provocar bacteriemia, endocarditis, osteomielitis, síndrome de choque tóxico o septicemia. - Foto: Getty Images/iStockphoto

vida moderna

Celulitis infecciosa: ¿cuáles son las causas y cómo prevenirla?

Los síntomas más graves que aparecen con menos frecuencia son la rigidez y dificultad para mover las articulaciones.

La celulitis infecciosa es una infección cutánea bacteriana bastante común y muy seria que afecta la piel causando hinchazón y por lo general duele y se siente caliente al tacto. Esta enfermedad puede afectar la parte inferior de las piernas, pero puede presentarse en el rostro, los brazos y otras zonas, según indica Mayo Clinic, entidad sin ánimo de lucro dedicada a la práctica clínica, la educación y la investigación.

Otros de los síntomas que provoca esta infección son la fiebre, manchas, ampollas, piel de naranja, escalofríos e irritación en el área afectada. Ahora bien, los síntomas más graves que aparecen con menos frecuencia son la rigidez y dificultad para mover las articulaciones o pérdida de pelo en la parte afectada.

“La celulitis infecciosa que no se trata puede provocar bacteriemia, endocarditis, osteomielitis, síndrome de choque tóxico o septicemia. En muy pocas ocasiones, la infección puede expandirse a la capa profunda del tejido que se denomina revestimiento fascial. La fascitis necrotizante es un ejemplo de una infección de la capa profunda. Es una emergencia extrema”, indica Mayo Clinic.

¿Cuáles son las causas de esta infección?

Mayo Clinic detalla que la celulitis suele darse por bacterias, por lo general por los estreptococos y estafilococos. Cuando la infección se vuelve más grave se da por estafilococos resistentes a la meticilina. A pesar de que la ubicación más frecuente de la afección es en las piernas, las bacterias pueden penetrar diferentes zonas en donde se haya presentado una cirugía, cortes, heridas, úlceras, entre otras.

Entre algunos factores que aumentan el riesgo de tener celulitis están las lesiones, fracturas, quemaduras o raspaduras. Así mismo, la debilidad del sistema inmunitario o las enfermedades como la diabetes, el VIH, leucemia, entre otras, también pueden causar una celulitis infecciosa.

Del mismo modo, las enfermedades de la piel, como eccemas, pie de atleta y herpes, también pueden causar grietas en la piel que representen un punto de entrada para las bacterias. Además de estas afecciones, la obesidad es otro factor de riesgo por el cual las personas pueden sufrir celulitis.

¿Se puede prevenir la celulitis infecciosa?

Cabe mencionar que, esta afección inicia con el uso de antibióticos que son recetados por un especialista en salud y el tratamiento suele durar entre 10 y 21 días. Durante este tiempo se aconseja tomar todos los medicamentos en el horario indicado por el médico, así como observar la evolución del enrojecimiento en la piel.

En caso de que de los síntomas empeoren, se debe acudir nuevamente al médico para proceder con otro tratamiento. Sin embargo, cuando la celulitis reaparece, es importante tener algunas medidas de prevención y precaución que Mayo Clinic detalla:

  • Lavar la herida con agua y jabón todos los días, y hacerlo suavemente.
  • Pregúntale al médico si es beneficioso aplicar una crema o un ungüento protector como la vaselina y la polisporina.
  • Cubrir la herida con un vendaje y hacer los cambios al menos una vez por día.
  • Presta atención a las señales de una infección como lo son la irritación, el dolor y el pus, pues estos indican una posible infección y la necesidad de atención médica.

Otras medidas de prevención que se deben tener en cuenta, especialmente en personas con diabetes o con mala circulación son:

  • Inspeccionar los pies todos los días.
  • Humectar la piel regularmente ayuda a lubricar la piel, lo cual previene el agrietamiento y la descamación.
  • Cortar las uñas de las manos y los pies con cuidado para no lastimar la piel alrededor de las uñas.
  • Trata de inmediato las infecciones en la superficie de la piel, como el pie de atleta.