Tendencias
El agua de coco contiene sus sales minerales y tiene un gran aporte energético. Foto: Getty Images.
El agua de coco contiene sus sales minerales y tiene un gran aporte energético. - Foto: Foto: Getty Images.

vida moderna

Coco: El listado de enfermedades que previene su consumo

El coco es una fruta rica en grasas saturadas y calorías.

El coco pertenece a la familia de las palmáceas y se cultiva en todos los países tropicales del mundo, de acuerdo con la Fundación Española de la Nutrición.

Además, explicó que la composición del coco varía a medida que este madura y la grasa constituye el principal componente, seguido del agua, y es rico en ácidos grasos saturados (86 % del total de la grasa).

Asimismo, el coco es fuente de selenio, hierro y potasio:

  • El selenio contribuye al mantenimiento del cabello y las uñas en condiciones normales.
  • El hierro contribuye a la formación normal de glóbulos rojos y de hemoglobina.
  • El potasio contribuye al mantenimiento de la tensión arterial normal.

Así las cosas, el portal portugués de salud, nutrición y bienestar Tua Saúde reveló que el coco tiene grandes beneficios, pues:

1. Podría favorecer la pérdida de peso. “El coco posee fibras, principalmente insolubles; este tipo de fibras aumenta la sensación de saciedad, haciendo con que la persona sienta menos hambre y disminuya las porciones de los alimentos”.

2. Mejora el funcionamiento intestinal. “El coco es rico en fibras insolubles, es decir, no se diluyen en agua, estimulando los movimientos intestinales y aumentando el tamaño de las heces, previniendo la aparición de estreñimiento, hemorroides y enfermedades inflamatorias intestinales”.

3. Podría cuidar la salud del corazón. “El coco contiene aceite de coco, el cual consumido en pequeñas porciones podría ayudar a aumentar el colesterol bueno (HDL) y a disminuir el colesterol malo (LDL), reduciendo el riesgo de sufrir problemas cardíacos”.

4. Fortalece el sistema inmune. “Los TCM que posee el coco posee propiedades antimicrobianas, evitando la proliferación de hongos, virus y bacterias. Además, ayuda a mantener el equilibrio de la flora intestinal, el cual es una barrera primordial para el sistema inmune”.

5. Reposición de minerales. “El agua de coco es rico en minerales como zinc, potasio, selenio, cobre, magnesio y manganeso. Por esto, en situaciones de vómitos, diarreas o en caso de excesiva sudoración, beber agua de coco puede ayudar a reponer la pérdida de estos minerales”.

De igual forma, el agua de coco se consume para la presión arterial alta, para mejorar el rendimiento físico, para combatir los calambres, para regular el colesterol, entre otras.

Sobre su consumo, el portal portugués señaló que puede “consumirse fresco, el coco puede ser utilizado en recetas de pasteles, dulces y galletas, pudiendo ser agregado en batidos y yogures. También puede emplearse en forma de aceite para cocinar los alimentos”.

Sin embargo, hay que señalar que el agua de coco es diferente a la leche de coco, ya que la primera es el líquido transparente que se encuentra dentro de los cocos verdes, mientras que la segunda se produce a partir de una emulsión de la carne rallada de un coco maduro, según Medline Plus, la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos.

Información nutricional por 100 gramos de coco crudo:

  • Energía: 406 calorías
  • Proteínas: 3,7 g
  • Grasas: 42 g
  • Carbohidratos: 10,4 g
  • Fibras: 5,4 g
  • Potasio: 354 mg
  • Vitamina C: 2,5 mg
  • Calcio: 6 mg
  • Fósforo: 118 mg
  • Hierro: 1,8 mg
  • Magnesio: 51 mg
  • Manganeso: 1 mg
  • Sodio: 15 mg
  • Cobre: 0,45 mg
  • Zinc: 0,9 mg

De todos modos, antes de consumir algún alimento, lo primero que hay que hacer es consultar al médico tratante o a un nutricionista para que sea este quien guíe el proceso e indique qué es lo más adecuado para cada persona. Las anteriores recomendaciones no son las indicadas para todas las personas, ya que la información antes dada de ninguna manera sustituye la asesoría médica.