Tendencias
La frambuesa, naranja y manzana son algunas de las frutas que aportan beneficios para quemar grasa. Foto: Getty images.
La naranja tiene vitamina C, folatos, ácidos orgánicos, flavonoides y carotenoides. - Foto: Foto: Getty images.

vida moderna

Colesterol alto: la bebida natural que ayuda a reducirlo en el desayuno

La causa más común del colesterol alto es un estilo de vida poco saludable.

El colesterol es una sustancia cerosa que se encuentra en la sangre y el cuerpo lo necesita para formar células sanas, pero tener altos niveles de colesterol puede aumentar el riesgo de sufrir una enfermedad cardíaca, de acuerdo con Mayo Clinic, entidad sin ánimo de lucro dedicada a la práctica clínica, la educación y la investigación.

Además, Medline Plus, la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos, explicó que el colesterol también se encuentra en algunos alimentos, como la carne y los productos lácteos.

No obstante, existen otros alimentos que ayudan a reducir los niveles de colesterol como, por ejemplo, el jugo de naranja.

De hecho, una investigación publicada en la revista especializada Lipids in Health and Disease y citada por el portal Terra reveló que “el estudio analizó a 129 participantes, entre 18 y 66 años, y el 41 % de estos sujetos consumió 480 mililitros de jugo de naranja por día durante 12 meses y el resultado fue que ese porcentaje de participantes tenía niveles significativamente más bajos de colesterol malo, marcando a las claras la importancia de beber a diario, más específicamente en el desayuno”.

Sin embargo, el jugo de naranja está contraindicado en pacientes con diabetes, gastritis, úlceras o síndrome de intestino irritable, y se aconseja tomar máximo dos vasos de naranja al día y procurar no exagerar en su consumo, ya que puede generar malestar en grandes cantidades, como diarreas y otros problemas estomacales.

De todos modos, lo primero que hay que hacer es consultar a un experto de la salud para que sea este quien guíe el proceso e indique que es lo más adecuado para cada persona, pues la información antes dada de ninguna manera sustituye la asesoría médica.

Por su parte, existen cinco hábitos saludables para reducir el colesterol elevado:

1. Hacer ejercicio: las nuevas directrices de la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomiendan por lo menos de 150 a 300 minutos de actividad física aeróbica de intensidad moderada o vigorosa por semana para todos los adultos, incluidas las personas que viven con afecciones crónicas o discapacidad, y un promedio de 60 minutos al día para los niños y adolescentes.

2. Dejar de fumar: A los 20 minutos de haber dejado de fumar, la presión arterial y la frecuencia cardíaca se recuperan del pico inducido por el cigarrillo. A los tres meses de haber dejado de fumar, la circulación sanguínea y la función pulmonar comienzan a mejorar. Dentro de un año de haber dejado de fumar, el riesgo de padecer una enfermedad cardíaca es la mitad que el de un fumador.

3. Bajar de peso: alcanzar un peso saludable puede ayudar a controlar el colesterol, la presión arterial y el azúcar en la sangre.

4. Beber alcohol con moderación: para los adultos sanos, esto significa hasta una copa por día para las mujeres de todas las edades y para los hombres mayores de 65 años, y hasta dos copas por día para los hombres menores de 65 años.

5. Tener una alimentación balanceada:

  • Reducir las grasas saturadas. Las grasas saturadas, que se encuentran principalmente en las carnes rojas y los productos lácteos enteros, aumentan el colesterol total.
  • Eliminar las grasas trans. Las grasas trans, que a veces figuran en las etiquetas de los alimentos como “aceite vegetal parcialmente hidrogenado”, se utilizan a menudo en margarinas y galletas, galletitas saladas y pasteles comprados en tiendas.
  • Comer alimentos ricos en ácidos grasos omega-3. Los ácidos grasos omega-3 no afectan el colesterol LDL, pero tienen otros beneficios para la salud del corazón, entre ellos la disminución de la presión arterial. Los alimentos con ácidos grasos omega-3 incluyen el salmón, la caballa, el arenque, las nueces y las semillas de linaza.
  • Aumentar la fibra soluble. La fibra soluble puede reducir la absorción del colesterol en el torrente sanguíneo. La fibra soluble se encuentra en alimentos tales como avena, fríjoles, coles de Bruselas, manzanas y peras.