vida moderna

¿Cómo alisar el cabello sin calor?

Existen diferentes métodos para no maltratar el cabello a la hora de alisarlo.


Varias mujeres que siempre han preferido llevar el cabello liso y sin encrespamiento necesitan pasarlo a diario por las planchas, pero se pueden prescindir de ellas y conseguir el mismo efecto.

En primera medida, hay muchos errores que se deben evitar para no acabar estropeando el cabello con esta herramienta de calor.

Las planchas de cabello pueden llegar a ser negativas, por eso merece la pena probar cualquier alternativa que pueda alisar el cabello.

Toga

La alternativa tradicional a las herramientas de alisado con calor es la conocida popularmente como la “toga”. En términos generales, es un método de alisado que consiste en enrollar todo el cabello. Se puede realizar con el cabello húmedo o seco.

Después de lavarlo y desenredarlo, se puede dejar húmedo para enrollarlo en torno en la cabeza, ya sea mechón a mechón, sujetadas con horquillas o con toda la melena en una sección.

En caso de usar horquillas, lo mejor será optar por aquellas que marquen lo menos posible el cabello, Sin embargo, se puede utilizar un pañuelo.

Asimismo, con un peine o cepillo de cerdas natural ayudará a recoger todo el cabello hasta que quede bien pulido. De lo contrario, quedará con marcas una vez se retire la “toga”.

Este método se puede realizar por las noches y se puede aprovechar las horas sueño para conseguir un alisado ideal.

Rulos

Otra opción para alisar el cabello en frio es usar rulos gigantes, solo si son de gran tamaño se conseguirá un efecto alisado. Es decir, que si se utilizan pequeños rulos, se conseguirá un efecto ensortijado.

Para alisar el cabello con rulos grandes, se debe tener el pelo húmedo y dejar que se seque sin deshacer los rulos. Se sujetará las secciones de cabello con ayuda de horquillas sin importar si se enrolla el cabello hacia adentro o hacia fuera.

Cepillo alisador

Esta herramienta de peinado con calor se convirtió en todo un hallazgo en su lanzamiento en años atrás. Este se trata de un cepillo eléctrico con calor que consigue alisar el cabello al ir peinándolo sección a sección.

El resultado por ahora no es tan pulido como el que se obtiene con las planchas. No obstante, el cepillo alisado no es tan agresivo con el cabello.

Alisado con tratamiento

Además de las diferentes herramientas y trucos, se puede recurrir a productos y tratamientos específicos para el alisado, similares a los que se realizan en los salones de belleza, pero de aplicación casera.

Los tratamientos son a base de queratina, los cuales consiguen efectos de alisado a corto y medio plazo y son ideales para cabellos muy encrespados.

Con gomas

Un truco casero para alizar el cabello sin planchas ni calor es recoger el cabello hacia un lado con coleteros anchos de tela o diademas elásticas de forma que quede cubierto en toda su superficie.

La idea principal es que quede una coleta rígida sin espacios en los que se vea el cabello para lograr ese efecto alisado. Para conseguir que el cabello tome forma, lo principal es humedecerlo ligeramente o, si se está recién lavado, secarlo parcialmente con el secador.

Secador

Los cabellos ondulados y foscos pueden obtener un alisado efectivo y sin grandes complicaciones con la única ayuda de un secador y un cepillo. Asimismo, no es necesario usar ningún cepillo moldeador. Solo basta con secar el cabello dando pasadas con el cepillo por todo el pelo hasta que este se seque por completo.

Además, se puede aplicar algún sérum o aceite capilar en las puntas para conseguir un mejor resultado y dar brillo. El resultado no será el mismo al de las planchas, pero se obtendrá un alisado natural en menos tiempo y sin agredirlo tanto. Para eso, también es importante usar el secador con una temperatura media.