vida moderna

¿Cómo saber si se tiene un tapón de cera en el oído?

Solo el médico puede determinar que es o no posible hacer para eliminar el taponamiento.


La cera de los oídos se origina en el canal auditivo externo a través de unas glándulas que lo producen. Entre las funciones del cerumen está el proteger el canal auditivo de la suciedad. También limpia y lubrica conducto.

En la mayoría de los casos, las personas todo el tiempo están produciendo esta sustancia que es una combinación de piel, sudor, pelo y desechos como el champú.

Según Medline Plus, sitio web de la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos, “el cerumen puede acumularse y bloquear el conducto auditivo externo. El tapón de cerumen es una de las causas más comunes de pérdida de la audición”.

A lo anterior se le conoce como oclusión por cerumen, la cual también se puede dar porque la cera se endurece y no sale del oído. Es importante no intentar sacar la cera introduciendo objetos a los oídos, pues puede empeorar la situación.

Así mismo, según Mayo Clinic, entidad sin ánimo de lucro dedicada a la práctica clínica, la educación y la investigación, los siguientes síntomas o signos pueden significar oclusión por cerumen:

La causa casi siempre es la misma: secreción excesiva de cerumen. También, “las oclusiones por cerumen ocurren comúnmente cuando las personas tratan de limpiarse los oídos ellas mismas, introduciendo hisopos de algodón u otros productos en ellos”, explica Mayo Clinic.

Al acudir al médico por oclusión de cerumen, el médico introducirá un instrumento llamado legra. Además, se puede expulsar succionando, con un irrigador o introduciendo a presión agua tibia. Durante el proceso, es posible que el médico recete algún medicamento que ayude a la eliminación de la cera.

Medline Plus brinda algunas recomendaciones para tratar en casa un tapón de cera. Recomienda utilizar productos para ablandarlo como aceite para bebés, gotas comerciales, glicerina, aceite mineral y agua.

Otra de las opciones para extraer el tapón es hacer un lavado. En caso de no estar seguro de poder hacer este método, lo recomendable es acudir a un centro médico para que sea realizado por un profesional. MedlinePlus explica detalladamente cómo hacerlo:

1. Emplear agua tibia pues, si está muy fría, puede ocasionar mareos u otras contraindicaciones.

2. Sostener la cabeza erguida y enderezar el canal auditivo jalando la oreja suavemente hacia arriba.

3. Llenar una jeringa con el agua y expulsar el chorro contra la pared del conducto auditivo.

4. Inclinar la cabeza hacia el oído que se está tratando para drenar el agua.

5. Repetir si es necesario.

Por otro lado, de acuerdo con Mejor con Salud, el aceite de oliva tibio ablanda la cera de los oídos. Sin embargo, consultar a un médico es el primer paso para probar estas recetas. Otras, explicadas por el mismo medio, son:

  • Compresa caliente: estas ablandan la cera; por esto, se recomienda, colocar la compresa caliente en el oído afectado hasta que esta se enfríe.
  • Mascar un chicle: si los oídos se han taponado por la presión o la altura, mascar chicle es una de las opciones usadas a través de los años, explica Mejor con Salud. Además, recomienda que masticarlo en el despeje y en el aterrizaje ayudará a que no se tapen.