vida moderna

¿Cómo se desarrolla la adicción al sexo?

Mantener una sexualidad sana es esencial para el ser humano.


Los seres humanos son sexuales por naturaleza, entendiendo que -biológicamente- el cuerpo está configurado para la reproducción de la especie por más tiempo. Pero, como es claro para una mayoría de la población, el sexo va más allá de una cuestión de supervivencia.

La sexualidad, como explican desde la organización sin ánimo de lucro Planned Parenthood, “es una parte normal, saludable y natural de quienes somos a través de cada etapa de la vida”. De hecho, no se reduce a los encuentros entre los individuos, sino también a la identidad de cada uno, a sus personalidades, sentimientos, valores y actitudes, detalla la entidad.

Por lo que, en realidad, los seres humanos están explorando constantemente, desde la infancia, sus intereses en relación con esa parte esencial de su existencia. Esto no implica necesariamente morbo, sino más bien un interés por conocer cómo funciona su organismo y procurar establecer un comportamiento adecuado para cuidarlo.

Justamente, la clave para gozar de una vida sexual activa y responsable está en identificar aquellas conductas que son sanas y diferenciar el placer de otras sensaciones que pueden ser más bien problemáticas. Así lo explican varios expertos, que coinciden en que no tener control racional de la conducta sexual puede ser un tema serio.

Couple with strawberries
Disfrutar de una sana sexualidad es posible. - Foto: Getty Images

Como precisan desde el sitio web de Mayo Clinic, se llama hipersexualidad o adicción sexual a una “preocupación excesiva por fantasías, impulsos o conductas sexuales”, esto generalmente deriva en afectaciones a nivel personal e interpersonal. Por ejemplo, explica la entidad, es probable que una persona con un comportamiento sexual errático presente dificultades en su trabajo, en su relación de pareja o con la salud, debido a que no controla la necesidad de sostener encuentros sexuales.

La complejidad para diagnosticar la existencia de este problema reside en que sus síntomas o manifestaciones son, usualmente, actividades consideradas normales en el marco de la sexualidad, tales como la masturbación o el consumo de pornografía. Razón por la cual, las personas no suelen relacionar esas prácticas con una adicción o una enfermedad de algún tipo.

Pero, tal como sucede con las sustancias estimulantes, agregan desde el portal de salud Top Doctors, los individuos que padecen esta afección tienden a experimentar sensaciones como la dependencia o la abstinencia, que difieren del mero deseo sexual, en que es incontrolable.

Además, esto puede ir acompañado de un sentimiento de culpa, vergüenza o frustración por no poder manejar sus impulsos, pese a sus intentos por hacerlo.

Las causas que pueden originar una conducta sexual compulsiva son variadas, dependen de distintos factores no solo biológicos o propios de la persona, sino también del contexto en el que se desarrolla a lo largo de su vida. De esta manera lo señalan los expertos del referido portal, quienes subrayan que la adicción puede tener tres desencadenantes: ambiental, biológico y psicológico.

Lo primero, el factor ambiental, está asociado a los entornos en los que creció el individuo y las formas en que interactuó con los otros. Es decir, situaciones problemáticas durante la infancia en el escenario escolar o familiar pueden derivar en el futuro en un comportamiento inusual en relación con la sexualidad.

Por otra parte, el factor biológico responde a la regulación hormonal de las personas, ya que, como explican desde Top Doctors, puede haber afectaciones en los niveles de serotonina, noradrenalina y dopamina, hormonas relacionadas con las sensaciones de placer, felicidad y energía.

El tercer factor desencadenante se relaciona al estado psicológico del individuo. En este sentido, los especialistas indican que algunos trastornos, como la baja autoestima, pueden arrojar a las personas a que encuentren vías de escape a su realidad. Una de ellas, es posible que empleen el sexo para ignorar los problemas con su salud mental.