Para el cuidado de la columna vertebral los especialistas también aconsejan que se debe tener en cuenta la alimentación. Foto: Getty images.
Para el cuidado de la columna vertebral los especialistas también aconsejan que se debe tener en cuenta la alimentación. Foto: Getty images. - Foto: Foto: Getty images.

vida moderna

¿Cuál es la mejor vitamina para beneficiar a la columna vertebral?

La alimentación es un factor importante para el cuidado de la salud.

Cuando se habla de la columna vertebral siempre se tienen en cuenta factores como la postura y los movimientos que se hacen para cuidarla, pero la alimentación también es fundamental para mantener esta parte del cuerpo en un buen estado de salud.

Por eso, se recomienda tener en cuenta productos ricos en calcio, pues este mineral ayuda a mantener una buena masa ósea y a fortalecer los huesos.

Así, la estructura que forma la columna vertebral puede tener una mayor resistencia gracias al calcio y poder evitar posibles roturas o lesiones que generan diferentes enfermedades.

El calcio es un nutriente que se relaciona con los productos lácteos, pero se puede encontrar en otros alimentos como el salmón, el repollo, los guisantes, las legumbres, las sardinas o el brócoli.

Tomar el sol con las debidas medidas preventivas por los rayos solares también es una buena opción para facilitar el proceso de la fijación del calcio a los huesos.

Las vitaminas también son importantes para el cuidado de la columna vertebral, entre ellas los especialistas destacan la vitamina C, D y del complejo B.

Sobre la vitamina C es importante entender que esta ayuda en la cicatrización de heridas; también sirve como protector del cuerpo de enfermedades, combate el envejecimiento, es un poderoso antioxidante y favorece la absorción de hierro.

Entre los alimentos ricos en esta vitamina se encuentran las fresas, los kiwis, los cítricos, el brócoli, las espinacas, los pimientos o el tomate.

Por otra parte, la vitamina D cumple con la función de ayudar a absorber el calcio. También es indispensable para el cuidado del sistema inmune y el funcionamiento de los músculos. La vitamina D se puede adquirir al consumir productos como la leche, cereales, avena, atún, huevos y diversos pescados grasos.

Sobre el complejo B las vitaminas B1, B6 y B12 aportan antinflamatorio para tratar los dolores en la espalda y la columna vertebral. Los alimentos ricos en estas vitaminas están las sardinas, las legumbres, la yema del huevo, los frutos secos y también las espinacas.

De acuerdo al portal Medical News Today, hay estudios que “han demostrado que el levantamiento de peso y el fortalecimiento muscular favoreces el nuevo crecimiento óseo y mantener la estructura existente de los huesos”.

En el mencionado sitio web destacan que es importante el consumo de vegetales, debido a que son bajos en calorías y aportan vitaminas, minerales y fibra.

Comer vegetales amarillos y verdes puede beneficiar a la mayoría de las personas. En los niños, estos vegetales ayudan a promover el crecimiento óseo; en los adultos, ayudan a mantener la densidad y la fuerza de los huesos”, señalan en el sitio web Medical News Today.

En Medline plus aconsejan el consumo de calcio y vitamina D para mantener los huesos fuertes y disminuir el riesgo de enfermedades como la osteoporosis.

En el citado portal destacan que el calcio ayuda a mantener los huesos densos y fuertes, además, explican que una densidad ósea baja puede ocasionar una fragilidad en los huesos que los hace quebradizos, en muchas ocasiones sin la necesidad de tener alguna lesión que genera la fractura.

En el portal Medline plus indican una tabla de la cantidad de calcio y vitamina D que se necesita para tener unos huesos sanos.

Para los niños entre los 9 y los 18 años deben obtener:

  • 1300 miligramos de calcio diariamente.
  • 600 UI de vitamina D diariamente. (UI es la unidad usada para medir la actividad de las vitaminas).

Para los adultos menores de 50 años:

  • 1000 miligramos de calcio diariamente.
  • 400 a 800 UI de vitamina D diariamente.

Para los adultos de 51 años en adelante:

  • Mujeres: 1200 miligramos de calcio diariamente.
  • Hombres: 1000 miligramos de calcio diariamente.