vida moderna

Cuáles son los síntomas de una hernia discal lumbar y cómo detectarlos

Las hernias discales ocurren con mayor frecuencia en los hombres de mediana edad.


La hernia discal ocurre cuando todo o parte de un disco de la columna es forzado a pasar a través de una parte debilitada del disco, de acuerdo con Medline Plus, la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos.

Además, Mayo Clinic, entidad sin ánimo de lucro dedicada a la práctica clínica, la educación y la investigación, explicó que una hernia de disco, que puede ocurrir en cualquier parte de la espina dorsal, ocurre con mayor frecuencia en la región lumbar.

Adicional, las hernias discales ocurren con mayor frecuencia en los hombres de mediana edad y de edad avanzada, generalmente después de una actividad extenuante, pero otros factores de riesgo pueden incluir:

  • Levantar objetos pesados.
  • Tener sobrepeso.
  • Doblar o torcer repetitivamente la espalda baja.
  • Sentarse o quedarse parado en la misma posición por muchas horas.
  • Tener un estilo de vida sedentario.
  • Tabaquismo.

Así las cosas, la biblioteca explicó que el dolor ocurre con mayor frecuencia en un lado del cuerpo y los síntomas varían dependiendo del sitio de la lesión, pero pueden incluir lo siguiente:

  • Con una hernia de disco en la región lumbar, se puede tener dolor punzante en una parte de la pierna, la cadera o los glúteos, y entumecimiento en otras partes. También se puede experimentar dolor o entumecimiento en la parte posterior de la pantorrilla o la planta del pie. La misma pierna también puede sentirse débil.
  • Con una hernia de disco en su cuello, se puede tener dolor al mover el cuello, dolor profundo cerca o por encima del omóplato o dolor que se irradia al brazo, al antebrazo y a los dedos de la mano. También se puede presentar entumecimiento a lo largo del hombro, el codo, el antebrazo y los dedos de la mano.

Asimismo, con frecuencia, el dolor empieza lentamente y puede empeorar:

  • Después de estar de pie o estar sentado.
  • Por la noche.
  • Al estornudar, toser o reírse.
  • Al doblarse hacia atrás o caminar más de unas cuantas yardas.
  • Al hacer esfuerzo o retener la respiración, como cuando va a defecar.

También le puede interesar:

Por ello, la biblioteca enumeró algunas recomendaciones para cuidar la espalda como:

  1. Reducir la actividad durante los primeros días y reiniciar lentamente las actividades habituales.
  2. Evitar levantar objetos pesados o torcer la espalda durante las primeras seis semanas después de que comience el dolor.
  3. Después de dos o tres semanas, poco a poco empezar a hacer ejercicio nuevamente.
  4. Poner una almohada pequeña o toalla enrollada por detrás de la región lumbar al sentarse o manejar durante períodos prolongados.
  5. Aprender a relajarse. Se pueden probar métodos como el yoga, el tai chí o los masajes.
  6. Evitar permanecer de pie por períodos largos. Si la persona debe permanecer de pie por su trabajo, hay que colocar un banquillo cerca de sus pies y alternar el descanso de cada pie sobre este.
  7. No usar tacones altos, mejor utilizar suelas acolchadas al caminar.
  8. Al sentarse para trabajar, sobre todo si la persona usa computador, hay que verificar que la silla tenga un respaldo recto con un asiento y espaldar ajustables, apoyabrazos y un asiento giratorio.
Mala postura y caminar encorvado pueden generar el dolor de espalada. Foto: Gettyimages.
Mala postura y caminar encorvado pueden generar el dolor de espalada. Foto: Gettyimages. - Foto: Foto Gettyimages.

Por su parte, la entidad sin ánimo de lucro señaló que se debe buscar atención médica de emergencia si se presenta:

  • Empeoramiento de los síntomas. El dolor, el entumecimiento o la debilidad pueden aumentar hasta el punto de dificultar las actividades diarias.
  • Disfunción de la vejiga o de los intestinos. El síndrome de cauda equina puede causar incontinencia o dificultad para orinar, incluso con la vejiga llena.
  • Anestesia en silla de montar. Esta pérdida progresiva de la sensibilidad afecta a las áreas que estarían en contacto con una silla de montar: la parte interna de los muslos, la parte posterior de las piernas y el área alrededor del recto.