Vejez
La vejez es una etapa de la vida que no se puede evitar. - Foto: Getty Images

vida moderna

Cuidado; estos 4 hábitos alimenticios aceleran el envejecimiento

Los entornos físicos y sociales influyen en el tipo de vejez que tiene una persona.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) precisa que “en 2020, el número de personas de 60 años o más superó al de niños menores de cinco años”, asegurando que en la actualidad las personas viven más que antes teniendo una esperanza de vida mayor. “En 2030, una de cada seis personas en el mundo tendrá 60 años o más”, asegura.

Tal y como lo explica en un informe la OMS, la vejez “es el resultado de la acumulación de una gran variedad de daños moleculares y celulares a lo largo del tiempo, lo que lleva a un descenso gradual de las capacidades físicas y mentales, a un mayor riesgo de enfermedad y, en última instancia, a la muerte”. Es entonces que muchas son las afecciones asociadas con esta etapa de la vida, como:

  • Osteoporosis: de acuerdo con la Clínica Mayo, esta enfermedad afecta los huesos, debilitándolos, causando fracturas por leves movimientos. Explica que estas lesiones son recurrentes en las muñecas, la columna vertebral y la cadera.

La entidad americana precisa que la osteoporosis se produce “cuando la generación de hueso nuevo es más lenta que la pérdida de hueso viejo”.

  • Cataratas: la pérdida de la visión completa o parcial también se da por la aparición de cataratas, que según la institución de salud, “es una opacidad del cristalino normalmente transparente” en el ojo.

Por consiguiente, el glaucoma también puede permitir la pérdida de la visión que, tal y como lo señala la entidad de investigación y salud, son varias afecciones que impactan de manera negativa el nervio óptico, que “se produce por una presión en el ojo más alta de lo normal”.

  • Dolor de espalda: la organización de medicina señala que una de las razones principales de la ausencia laboral es el dolor de espalda, que puede ser intenso, percibido en algunos casos como un ardor en esa área del cuerpo.

La entidad de investigación americana dice que una distensión muscular, un abultamiento, una artritis o una osteoporosis pueden relacionarse con este síntoma común en la espalda.

Mala postura y caminar encorvado pueden generar el dolor de espalada. Foto: Gettyimages.
Foto referencia sobre dolor de espalda. - Foto: Foto Gettyimages.
  • Demencia: tal y como lo señala la Biblioteca de Medicina, de los Estados Unidos, MedlinePlus, la demencia es una “pérdida de la función cerebral que ocurre a causa de ciertas enfermedades”, impactando el lenguaje, el pensamiento y la memoria.
  • Diabetes: la OMS menciona que “la diabetes es una causa importante de ceguera, insuficiencia renal, infarto de miocardio, accidente cerebrovascular y amputación de los miembros inferiores”, que consiste en la no producción de insulina del páncreas y/o la resistencia de las células a ella.
  • Depresión: es “un trastorno emocional”, que tal y como lo menciona la Clínica, abruma a una persona invadiéndola de tristeza, provocando en ella, una dificultad para llevar a cabo diferentes actividades, influyendo en sus pensamientos, sus sentimientos y su comportamiento.

Es importante entender que la depresión no solo es una tristeza que aparece y desaparece, sino que cuando una persona es diagnosticada con ella, necesita estar bajo la supervisión de un terapeuta y tener un tratamiento.

La tecnología de inteligencia artificial puede ayudar a detectar personas que padecen de ansiedad o depresión.
Foto referencia sobre depresión. - Foto: Getty Images

Hábitos que aceleran el envejecimiento

Es entonces que muchas son las actividades que reducen la esperanza de vida, que al no ser evitadas aumentan el riesgo de muerte.

  1. Consumo de alcohol
  2. Consumir alimentos ultraprocesados
  3. Ingesta de alimentos azucarados
  4. No hacer ejercicio

En conclusión, los buenos hábitos no solo reposan en los alimenticios, sino también en los sociales y físicos, es decir, en cada uno de esos entornos en lo que una persona crece y convive durante toda su vida, ya sea su estilo socioeconómico e incluso su fase embrionaria, dice la OMS y de acuerdo a ello, se definen características sobre su envejecimiento.