Tendencias
El alzhéimer es el tipo de demencia más común.
El alzhéimer es el tipo de demencia más común. - Foto: Getty Images

vida moderna

Demencia: seis hábitos que la previenen

Este problema de salud puede provocar cambios psicológicos como depresión, ansiedad, paranoia, agitación, alucinaciones y comportamiento inapropiado.

Normalmente, la demencia es un término que se utiliza con frecuencia para describir un grupo de síntomas que afectan la memoria, el pensamiento y las habilidades sociales. Como tal, no se trata de una enfermedad específica, pero existen varias enfermedades que la pueden provocar, según indica Mayo Clinic, entidad sin ánimo de lucro dedicada a la práctica clínica, la educación y la investigación.

Cabe resaltar que el hecho de padecer pérdida de memoria no significa que se tenga demencia, aunque a menudo es uno de los primeros signos de la afección. En ese sentido, el Alzheimer es una de las causas más comunes de la demencia progresiva en adultos mayores.

Mayo Clinic señalas que los síntomas de la demencia varía según la causa, sin embargo, los más frecuentes son la pérdida de memoria, dificultad para comunicarse, confusión, desorientación, dificultad con la coordinación y las funciones motoras. Además, se pueden presentar cambios psicológicos como depresión, ansiedad, paranoia, agitación, alucinaciones y comportamiento inapropiado.

De este modo, es importante implementar hábitos saludables para evitar la demencia. Por ello, el portal web Sanitas ha dado a conocer algunos cambios que se deben hacer en el estilo de vida para eliminar el riesgo de padecer este problema de salud.

  • Dieta equilibrada: Los alimentos, como los vegetales, frutas y cereales integrales, aportan al organismo la cantidad necesaria de antioxidantes para contrarrestar el efecto que los radicales libres tienen sobre las neuronas y el proceso general de envejecimiento. Además, los expertos aconsejan consumir alimentos ricos en ácidos grasos Omega-3, que se pueden encontrar en diferentes tipos de pescados.
  • Práctica habitual de ejercicio: Practicar algún tipo de actividad física puede ayudar a mejora la condición cognitiva. Por ejemplo, se puede caminar media hora diaria a un paso rápido, para combatir el estrés, un factor que influye arduamente en la demencia.
  • No fumar y evitar el consumo excesivo de alcohol: Tanto el consumo de tabaco y alcohol se asocian con cambios en la salud cognitiva y demencia. Así mismo, Intramed, asegura que beber en exceso es un factor específico de riesgo para otros trastornos que también pueden dañar el cerebro, como la epilepsia, el traumatismo de cráneo y la encefalopatía hepática en pacientes con cirrosis.
  • Evitar el sobrepeso y obesidad: la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN), precisa que en los últimos años, la acumulación excesiva de grasa corporal, en especial en la zona del abdomen, se ha relacionado con el riesgo de deterioro cognitivo, pérdida de memoria acelerada y demencia.
  • Evitar el estrés: Para lograr este objetivo, es importante estimular el cerebro mediante la lectura, la resolución de pasatiempos, hacer puzzles, los juegos de mesa, escuchar música o cualquier otro ejercicio mental que promueva un aumento de las conexiones neuronales y fortalezca las neuronas. Esto ayudará a mejora la función cognitiva y frenar un posible deterioro con el paso de los años.