vida moderna

Depresión: ¿se puede combatir con el consumo de vitaminas?

La depresión a menudo se transmite de padres a hijos.


La depresión es un trastorno emocional que causa un sentimiento de tristeza constante y una pérdida de interés en realizar diferentes actividades, de acuerdo con Mayo Clinic, entidad sin ánimo de lucro dedicada a la práctica clínica, la educación y la investigación.

La entidad también explica que, si bien la depresión puede producirse solamente una vez en la vida, por lo general, las personas tienen varios episodios de depresión. Durante estos episodios, los síntomas se producen durante gran parte del día, casi todos los días y pueden consistir en:

  • Sentimientos de tristeza, ganas de llorar, vacío o desesperanza.
  • Arrebatos de enojo, irritabilidad o frustración, incluso por asuntos de poca importancia.
  • Pérdida de interés o placer por la mayoría de las actividades habituales o todas, como las relaciones sexuales, los pasatiempos o los deportes.
  • Alteraciones del sueño, como insomnio o dormir demasiado.

De hecho, muchos factores pueden causar depresión. Ahí está el alcoholismo o consumo de drogas; afecciones médicas, como cáncer o dolor (crónico) a largo plazo; situaciones o hechos estresantes en la vida, como la pérdida del trabajo, divorcio o fallecimiento de un cónyuge u otro miembro de la familia; aislamiento social (una causa común de depresión en adultos mayores).

Además, según Medline Plus, la Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos, los tipos principales de depresión incluyen:

  • Depresión mayor. Sucede cuando los sentimientos de tristeza, pérdida, ira o frustración interfieren con la vida diaria por semanas, o períodos más largos de tiempo.
  • Trastorno depresivo persistente. Se trata de un estado de ánimo depresivo que dura dos años. A lo largo de ese período de tiempo, puede tener momentos de depresión mayor junto con épocas en las que los síntomas son menos graves.

Asimismo, la depresión a menudo se transmite de padres a hijos y esto puede deberse a los genes, comportamientos aprendidos en el hogar o a su entorno. La depresión puede ser desencadenada por un hecho estresante o infeliz en la vida. Frecuentemente, se trata de una combinación de estos factores.

De igual forma, la entidad sin ánimo de lucro reveló que los bajos niveles de vitamina B-12 y otras vitaminas B, como la vitamina B-6 y el ácido fólico, pueden estar relacionados con la depresión.

Por tal razón, los medicamentos y la psicoterapia son eficaces para la mayoría de las personas con depresión. Sin embargo, muchas personas que padecen depresión también se benefician con ver a un psiquiatra, a un psicólogo o a otro profesional de salud mental.

No obstante, si la persona sufre depresión grave, es posible que necesite una estancia hospitalaria o participar en un programa de tratamiento para pacientes ambulatorios hasta que los síntomas mejoren.

Sobre la misma línea es importante consultar a un experto de la salud si se escuchan voces que no existen; si se llora con frecuencia sin una causa; si la depresión ha afectado la vida laboral, escolar o familiar por más de dos semanas; si se piensa que un niño o adolescente puede estar deprimido; si se presentan tres o más síntomas de depresión, si se piensa que uno de los medicamentos que se consumen puede estar causando, pero no se debe cambiar ni suspender los medicamentos sin consultarlo con el proveedor.

De todos modos, la información antes dada de ninguna manera sustituye la asesoría médica.