El hígado es importante para el organismo pues es el encargado de digerir los alimentos y eliminar las sustancias tóxicas. Foto: Getty Images.
El hígado cumple funciones tan importantes como digerir los alimentos y eliminar las sustancias tóxicas. Foto: Getty Images. - Foto: Foto: Getty Images.

salud

Diez señales que indican que el hígado está enfermo

Este órgano favorece la producción de energía y proteínas, se encarga de eliminar toxinas del organismo y de producir la bilis.

El hígado es vital para el organismo. Se encarga de eliminar toxinas, almacenar nutrientes y digerir grasas. Además, trabaja en la depuración de la sangre y es útil en la asimilación de vitaminas liposolubles que son la A, D, E y K.

Estas son razones suficientes para preocuparse porque este órgano, uno de los más grandes del cuerpo, se mantenga sano. Una de las mejores formas de hacerlo es seguir una dieta equilibrada y baja en grasas, debiendo incluir alimentos que sean hepatoprotectores, asegura el portal de bienestar y salud, Tua Saúde.

Asimismo, es importante aumentar el consumo de agua y evitar la ingesta de bebidas alcohólicas, debido a que el alcohol es metabolizado por este órgano y su ingesta en exceso favorece su inflamación. Para cuidarlo y desintoxicarlo se debe aumentar el consumo de frutas y vegetales, pues son alimentos ricos en antioxidantes y fibras que ayudan a controlar el azúcar en la sangre y a disminuir la absorción de colesterol a nivel del intestino.

El Instituto Nacional de Diabetes y Enfermedades Digestivas y Renales de Estados Unidos indica que el hígado está expuesto a enfermedades como las hepatitis A, B y C, que pueden ser causadas por virus; además de padecimientos que se generan por el consumo excesivo de alcohol o de drogas.

Otras causas que pueden generar afecciones en el hígado son una mala alimentación y consumo excesivo de grasa, la ingesta excesiva de medicamentos, enfermedades autoinmunes, exposición a ambientes contaminados, sobrepeso y obesidad y factores genéticos, según una publicación del portal Mejor con Salud, escrita por Katherine Flórez.

La citada fuente asegura que hay investigaciones que afirman que las patologías hepáticas tienen mayor prevalencia en personas con VIH, pacientes con un alto número de parejas sexuales y en alcohólicos crónicos.

Estas son 10 señales de que el hígado no está funcionado bien o de que es necesario visitar al médico para determinar lo que sucede, según el instituto de investigaciones Mayo Clinic.

1. Color amarillento en la piel y los ojos (ictericia): esto se puede presentar cuando hay demasiados glóbulos rojos muriendo o descomponiéndose y yendo hacia el hígado. De igual forma, se presenta cuando este órgano está sobrecargado o dañado y cuando la bilirrubina proveniente del hígado no es capaz de movilizarse apropiadamente hasta el tubo digestivo.

2. Hinchazón y dolor abdominal: se puede presentar cuando hay un hígado agrandado.

3. Inflamación en las piernas y en los tobillos: el hígado sano produce una proteína llamada albúmina, la cual evita que el líquido salga de los vasos sanguíneos y entre en los tejidos circundantes. Cuando sus niveles bajan puede ser consecuencia de una enfermedad hepática que causa acumulación de líquido en las piernas, los tobillos y el abdomen.

4. Picazón en la piel: una de las razones por la que se genera es por la colangitis biliar primaria, una enfermedad crónica que destruye los conductos biliares del hígado.

5. Color pálido de las heces: las heces adquieren su color marrón normal a partir de la bilis, que se excreta en el intestino delgado durante el proceso digestivo. Si el hígado no produce bilis o si la bilis está obstruida y no puede salir del hígado, las heces serán de color claro o blanco.

6. Náuseas o vómitos: es uno de los síntomas más evidentes de problemas en el hígado.

7. Pérdida del apetito: esta señal se presenta cuando hay insuficiencia hepática, que es el deterioro de las funciones del hígado.

8. Tendencia a que aparezcan moretones con facilidad. Es posible que esos moretones se generen como consecuencia de una cirrosis.

9. Fatiga crónica: la insuficiencia hepática genera cansancio y fatiga.

10. Edema o acumulación de líquido en las extremidades: este síntoma se presenta cuando hay presión alta en los vasos sanguíneos del hígado (hipertensión portal) y niveles bajos de la proteína llamada albúmina.