vida moderna

Dolor de garganta: ¿qué tomar para disminuir molestias?

La mayoría de los dolores de garganta no necesitan antibióticos, según los CDC.


La causa más frecuente del dolor de garganta (faringitis) es una infección viral, como un resfrío o la gripe, pero muchas veces esta dolencia se resuelve por sí sola, según Mayo Clinic, entidad sin ánimo de lucro dedicada a la práctica clínica, la educación y la investigación.

Además, el ente de salud indica que los síntomas de un dolor de garganta pueden variar según la causa, pero algunos signos y síntomas son el dolor o la sensación de picazón en la garganta; dolor que empeora al tragar o hablar; dificultad al tragar; dolor e inflamación de los ganglios en la zona del cuello o la mandíbula; amígdalas rojas e inflamadas; manchas blancas o pus en las amígdalas; o voz ronca o apagada.

Asimismo, las infecciones que causan dolor de garganta pueden dar lugar a otros signos y síntomas, como fiebre, tos, resfrío, estornudos, dolores en el cuerpo, dolor de cabeza o náuseas o vómitos.

Por tal razón, el portal Imagenzac reveló tres remedios caseros para aliviar los dolores de garganta y el primero es el té de menta, ya que tiene propiedades antiinflamatorias, expectorantes, antisépticas, analgésicas, antibacterianas o antitusivas, entre otras. Además, principalmente está compuesta por agua, fibra y minerales como el calcio, potasio, cobre o magnesio, además de vitaminas A, B, C y D, a lo que se suma que contienen un muy bajo nivel de grasa y de carbohidratos.

La segunda recomendación es hacer gárgaras con limón por sus propiedades antibacterianas y por su alto contenido de vitamina C.

La última sugerencia es tomar té de manzanilla, pues esta planta es un sedante y tranquilizante natural, capaz de producir sueño natural y reparador, y calmar los nervios, gracias a que contiene apigenina, un suplemento natural.

No obstante, MedlinePlus, la Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos, explicó en su portal web que la dosis apropiada de manzanilla romana depende de muchos factores tales como la edad de la persona, el estado de salud y varias otras condiciones.

Po su parte, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) relevaron que algunas maneras para sentirse mejor cuando se tiene dolor de garganta son: chupar trocitos de hielo, paletas heladas o pastillas para el dolor de garganta, pero esta no se le deben dar a niños menores de dos años; usar un humidificador limpio o un vaporizador de aire frío; hacer gárgaras con agua salada; consumir bebidas tibias y mucho líquido o usar miel para aliviar la tos en adultos y niños de al menos un año de edad o mayores. Asimismo, recomendó consultar a un médico sobre medicamentos de venta libre que pueden ayudarlo a sentirse mejor.

De igual manera, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades revelaron que se debe consultar a un médico si se tienen cualquiera de los siguientes signos o síntomas:

  • Dificultad para respirar.
  • Dificultad para tragar.
  • Sangre en la saliva o la flema.
  • Babeo excesivo (en niños pequeños).
  • Deshidratación.
  • Inflamación y dolor en las articulaciones.
  • Sarpullido.

De igual forma, Mayo Clinic explicó que la mejor manera de prevenir los dolores de garganta es evitar los microbios que los causan, y tener buena higiene como:

  • Lavarse las manos cuidadosamente y con frecuencia, especialmente después de ir al baño, antes de comer, y después de toser o estornudar.
  • No compartir comida, vasos o cubiertos.
  • Toser o estornudar en un pañuelo desechable y botarlo a la basura. Si fuera necesario, estornudar con la boca en el codo.
  • Usar desinfectante para manos con base de alcohol como una alternativa a lavarse las manos cuando no se tenga acceso a agua y jabón.
  • Evitar tocar los teléfonos públicos o los bebederos con la boca.
  • Limpiar con frecuencia los teléfonos, los controles remotos de la televisión y los teclados de la computadora con un producto limpiador con desinfectante. Cuando se viaje, limpiar los teléfonos y controles remotos en el cuarto del hotel.
  • Evitar tener contacto cercano con personas que estén enfermas.