vida moderna

Drenaje linfático para relajar el cuello: así se puede hacer desde casa en solo un minuto

Esta terapia manual ayuda a manejar el estrés y a relajar el cuerpo.


El sistema linfático es una red de órganos que producen y transportan linfa desde los tejidos hasta el torrente sanguíneo. “Es una parte principal del sistema inmunitario del cuerpo”, señala Medline Plus, sitio web de la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos.

Esta red de órganos cumple una doble función: eliminar las toxinas del organismo y modular la respuesta del sistema inmunitario frente a amenazas. “La primera de estas funciones implica evitar la acumulación de líquidos y la absorción de la grasa y las vitaminas solubles desde el aparto digestivo para transportarlas mediante el sistema circulatorio, del que forma parte”, explica Sanitas, entidad de salud.

El drenaje linfático es un tipo de masaje que se caracteriza por su ser ligero y suave. Es una terapia manual que tiene como objetivo facilitar la circulación linfática. “Movilizar los líquidos del organismo para favorecer la eliminación de las sustancias de deshecho que se acumulan en el líquido que ocupa el espacio entre las células”, apunta Sanitas. Es utilizado en el tratamiento de afecciones como la celulitis, piernas cansadas, acné, etc.

Esta terapia tiene múltiples beneficios:

  1. Ayuda a la absorción de líquidos.
  2. Provoca un efecto de sedante sobre el dolor.
  3. Disminuye la inflamación.
  4. Mejora las defensas del organismo.
  5. Genera una sensación de relajación.

Para el cuidado de la piel, el drenaje linfático es una gran opción, ya que favorece la circulación de la sangre, lo que ayuda a evitar la formación de arrugas y bolsas.

¿Cómo es el drenaje linfático?

  • Las manos deben realizar un movimiento lento y repetitivo que esté en dirección de los conductos linfáticos.
  • Generalmente no dura menos de una hora.
  • El masaje debe ser suave y no debe provocar dolor.

Drenaje linfático para el cuello

El drenaje del cuello es el punto inicial del drenaje del rostro. Según explica Tua Saúde, portal especializado en salud, se inicia usando los dedos, creando círculos y presionando la región supracavicular. Luego, repetir los movimientos en el músculo esternocleidomastoideo, en la parte lateral del cuello y en la nunca.

Después de realizar esto, se continúa con el drenaje del rostro:

  1. Poner el dedo índice y medio en el área de la barbilla, presionando y realizando movimientos circulares.
  2. Realizar movimientos en el área debajo de la boca y alrededor.
  3. Los círculos hechos con los dedos anular, medio e índice, empujan la linfa de las mejillas en dirección de la mandíbula. Se inicia en la parte inferior de la mejilla y luego hasta la parte cercana de la nariz.
  4. El drenaje del párpado inferior se hace en dirección a los ganglios que están cerca del oído.
  5. El drenaje del párpado superior y el borde de los ojos también debe ser en dirección al oído.

Drenaje linfático en piernas y pies

Este drenaje inicia con la estimulación de la zona inguinal. Se hacen ejerce presión con movimientos circulares. Tua Saúde, explica los pasos siguientes:

  • Ubicar las manos en forma de brazalete en el muslo. Realizar deslizamiento en medio del muslo hasta los ganglios. Repetir de 5 a 10 veces. Luego continuar con la zona cerca a la rodilla hasta la zona inguinal. Repetir las mismas veces.
  • La región interna del muslo es drenada en dirección de los genitales.
  • El drenaje de la rodilla inicia por el drenaje de los ganglios poplíteos, que están detrás de la rodilla.
  • Luego, realizar movimientos de brazalete desde el tobillo hasta la parte trasera de las rodillas. Se debe repetir de 5 a 10 veces.
  • Ubicar las manos en la paste trasera de la rodilla, pasando por los glúteos.
  • Para finalizar, el drenaje de los pies se realiza con movimientos circulares desde la región maleolar hasta la parte trasera de la rodilla.