vida moderna

¿El ajo ayuda a prevenir el cáncer?

Esta planta tiene propiedades antifúngicas y antimicrobianas.


De acuerdo con Mayo Clinic, entidad sin ánimo de lucro dedicada a la práctica clínica, la educación y la investigación, el cáncer caracteriza a un gran número de enfermedades en las que el cuerpo desarrolla células anormales que se dividen sin control y tienen la capacidad de infiltrarse y destruir el tejido corporal normal.

Además, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el cáncer es una de las causas principales de muerte en todo el mundo, ya que ocasionó casi diez millones de fallecimientos en 2020 y en ese año, los más comunes (en términos de nuevos casos de cáncer) fueron:

  • Mama (2,26 millones de casos).
  • Pulmonar (2,21 millones de defunciones).
  • Colorrectal (1,93 millones de casos).

De hecho, entre el 30 y 50 % de los cánceres se pueden evitar y controlarse con distintas acciones, como tener una alimentación balanceada y saludable, la cual incluya antioxidantes, que son sustancias que “bloquean la actividad de los radicales libres que pueden dañar las células y desencadenar el desarrollo del cáncer”, según la Universidad de Piura, en el Perú.

Por ejemplo, un estudio publicado en la revista American Journal of Clinical Nutrition, reveló que las personas que consumieron ajo en cantidades elevadas presentaron menos probabilidades de desarrollar diversos tipos de cáncer.

Sin embargo, de acuerdo con Medline Plus, la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos, es importante reducir la ingesta de ajo en personas con problemas estomacales o digestivos, ya que podría llegar a producir irritación del tracto gastrointestinal.

Adicional, Medline Plus también advierte que el ajo, especialmente fresco, podría aumentar el sangrado. Por ello, recomiendan dejar de tomarlo al menos dos semanas antes de un procedimiento quirúrgico. Asimismo, los pacientes sometidos a tratamiento anticoagulante deben vigilar su consumo, ya que puede elevar el riesgo de sangrado.

De igual forma, es importante señalar que ningún alimento por sí solo va a ser capaz de curar una enfermedad o prevenirla si no se tienen hábitos sanos en su totalidad. Es decir, el consumo de ajo no podrá prevenir un tipo de cáncer si se tiene una vida de excesos en cigarrillo, alcohol, entre otras.

Por ello, otras recomendaciones para prevenir la enfermedad son:

  • Dejar de fumar. Fumar está relacionado con distintos tipos de cáncer, no solo con el cáncer de pulmón.
  • Evitar la exposición excesiva al sol. Los rayos ultravioleta (UV) dañinos del sol pueden aumentar el riesgo de padecer cáncer de piel.
  • Seguir una dieta saludable. Elegir una dieta rica en frutas y verduras, cereales integrales y proteínas magras.
  • Hacer ejercicio la mayoría de los días de la semana. El ejercicio regular está relacionado con un bajo riesgo de cáncer. Intentar hacer por lo menos 30 minutos de ejercicio la mayoría de los días de la semana.
  • Mantener un peso saludable. Tener sobrepeso u obesidad incrementa el riesgo de padecer cáncer.
  • Beber alcohol con moderación, en caso de que se beba. En los adultos saludables, beber con moderación significa una copa al día en el caso de las mujeres y hasta dos copas al día en el caso de los hombres.
  • Programar exámenes para detectar el cáncer. Hablar con el médico acerca de qué tipos de exámenes para la detección del cáncer son los más adecuados para cada persona en función de los factores de riesgo.
Cáncer
Algunos cambios en el estilo de vida pueden ayudar a prevenir el cáncer. - Foto: Getty Images/iStockphoto
  • Consultar con el médico sobre las vacunas. Algunos virus aumentan el riesgo de padecer cáncer. Algunas vacunas pueden ayudar a prevenir esos virus, incluido el que causa la hepatitis B, que aumenta el riesgo de cáncer de hígado, y el virus del papiloma humano, que aumenta el riesgo de cáncer del cuello del útero y de otros tipos de cáncer.