Tendencias
La visión borrosa se puede generar por el abuso de las pantallas, el estrés o la falta de sueño, así lo explica el oftalmólogo Carlos Lisa Fernández. Foto: Getty images.
Los episodios frecuentes de estrés pueden conducir a problemas de salud. - Foto: Foto: Getty images.

vida moderna

El superalimento para aliviar el estrés y el dolor de cabeza

Si los síntomas son demasiado fuertes y recurrentes, es conveniente acudir a un médico.

Estrés y dolor de cabeza son dos síntomas que pueden afectar a las personas en cualquier momento de sus vidas. Por ello, es importante conocer de manera general cuáles son algunas de sus causas y qué hacer al momento de padecerlos.

De acuerdo con información de la enciclopedia médica MedlinePlus, el estrés es la forma en que el cerebro y el cuerpo responden a un desafío o exigencia. Por esta razón, cuando una persona está estresada, su organismo libera hormonas que pueden elevar la presión arterial, la frecuencia cardíaca y los niveles de azúcar en la sangre.

Aunque se trata de un escenario común para algunas personas, el estrés no debe ser subestimado, pues sentirlo con demasiada frecuencia puede conducir a problemas de salud más graves.

Por su parte, el dolor de cabeza puede aparecer como consecuencia de múltiples factores; de hecho, el estrés es uno de ellos. No obstante, la dolencia que se presenta en la cabeza tampoco debe tomarse a la ligera. En caso de que los síntomas sean demasiado fuertes y recurrentes, es clave acudir a un especialista médico para obtener un diagnóstico preciso y definir el tratamiento adecuado.

El superalimento contra el estrés y el dolor de cabeza

La medicina alternativa también ofrece algunas opciones para aliviar el estrés y el dolor de cabeza. Una de ellas recurre puntualmente a ciertos alimentos, cuyo valor nutricional podría ser de ayuda al momento de combatir estas dolencias.

Uno de los alimentos que sirve para este fin es la espelta. De acuerdo con información del portal especializado Cuerpomente, este cereal “fue la base de la alimentación humana en el entorno mediterráneo durante miles de años”; sin embargo, su uso se fue aminorando con el tiempo.

Según detalla el citado portal, “la espelta aparece hace cerca de 8.000 años en dos zonas del planeta: en Oriente Medio, lo que hoy es Irak e Irán, y en el sureste de Europa, desde donde se extendió por el Mediterráneo hacia el oeste, y hacia el norte a través de los Balcanes y el Cáucaso”.

Valor nutricional de la espelta

Cuerpomente resalta que la espelta es el trigo mejor tolerado por el organismo; además, detalla que presenta un contenido de calorías moderado (338 por cada 100 gramos), mientras que su contenido de proteínas es mayor que el del trigo común (14,5 % vs. 11,5 %, respectivamente).

La espelta, además, es baja en grasas y rica en nutrientes como las vitaminas del grupo B y E, y minerales como magnesio, manganeso, fósforo, hierro, cobre, cinc, selenio y potasio.

Beneficios del consumo de espelta

La ingesta de espelta es asociada con múltiples beneficios para la salud. Por supuesto, vale mencionar que el consumo de este cereal por sí solo no se configura como una especie de “cura mágica”, por lo que debe ser acompañado por otros hábitos de vida saludable, como una dieta balanceada y actividad física regular.

  • Ayuda a prevenir problemas cardiovasculares.
  • Mejora el desempeño del intestino delgado.
  • Fortalece el sistema inmunitario.
  • Ayuda en la regulación de la coagulación sanguínea.
  • Ejerce efectos depurativos en la sangre.
  • Previene el asma infantil y las neurodermatitis.

Adicionalmente, según reseña ABCdesevilla, los componentes de la espelta pueden favorecer la desaparición del dolor de cabeza y el estrés. Sin embargo, su consumo no sustituye bajo ningún concepto el tratamiento médico especializado.

Si bien la espelta tiene menor concentración de gluten que los trigos panificables, Cuerpomente advierte que sigue siendo un alimento prohibido para los celiacos, es decir, aquellas personas que presentan reacción inmunológica ante la ingesta de gluten, una proteína presente en el trigo, la cebada y el centeno.