La anemia es una afección relacionada con la sangre.
La anemia es una afección relacionada con la sangre. - Foto: Getty Images/iStockphoto

vida moderna

El superalimento que ayuda a combatir el hígado graso y a prevenir la anemia

Esta fruta es rica en hierro, un mineral necesario en la hemoglobina de la sangre.

El acaí es un superalimento debido a que es una fuente calórica rica en carbohidratos, grasas y proteínas, que ayuda al cuerpo a combatir el cansancio y la debilidad muscular. Debido a que es un fruto rico en antioxidantes y un potente antiinflamatorio, previene el envejecimiento prematuro, fortalece el sistema inmune y ayuda a evitar algunos tipos de cáncer.

Este fruto se da principalmente en la región amazónica en América del Sur y es bastante usado para preparar bebidas, mermeladas, dulces, helados, entre otros productos.

Gracias a sus componentes, el acaí ayuda a mejorar la anemia, pues es rico en hierro, un mineral que forma parte de la hemoglobina, proteína de los glóbulos rojos que es necesaria para transportar el oxígeno al cuerpo.

Además, de acuerdo con el portal Tua Sáude, el consumo regular de este fruto puede atenuar el desarrollo de la esteatosis hepática, debido a que es rico en antocianinas, las cuales ayudan a regular el metabolismo de las grasas, combatiendo así el hígado graso.

Otros beneficios del consumo de acaí

  • Previene el envejecimiento prematuro.
  • Fortalece el sistema inmunitario.
  • Mejora la salud del corazón.
  • Mejora el funcionamiento de intestino.
  • Protege el organismo del algunos tipos de cánceres.
  • Protege contra el enfisema pulmonar.
  • Previene enfermedades neurodegenerativas.

De acuerdo con el portal, esta sería su tabla nutricional:

  • Energía: 58 calorías.
  • Proteína: 0,8 g.
  • Grasa: 3,9 g.
  • Carbohidratos: 6,2 g.
  • Fibra: 2, 6 g.
  • Vitamina E: 14,8 mg.
  • Vitamina C: 9 mg.
  • Potasio:125 mg.
  • Magnesio: 17 mg.
  • Manganeso: 6, 16 mg.
  • Hierro: 11,8 mg.

La remolacha también ayuda a combatir la anemia

La remolacha es una raíz rica en vitamina C, flavonoides y carotenoides, los cuales son antioxidantes que combaten el exceso de radicales libres en el organismo. Asimismo, este alimento cuenta con cantidades considerables de óxido nítrico, los cuales evitan daños en las células, así como la prevención de la anemia y la regulación del colesterol.

De igual manera, la remolacha tiene un sabor adulzado y puede ser consumida cruda o cocida, en preparaciones como jugos o ensaladas y, según el portal Tua Saúde, puede ayudar en:

Previene el cáncer: debido a las vitaminas A y C, así como de la betalaína, estos componentes pueden evitar el daño que causan los radicales libres a las células. Del mismo modo, previene ciertos tipos de cáncer como el de mama, colon, vejiga e hígado.

Controla el colesterol: ante su contenido en antioxidantes y el elevado aporte de fibras, principalmente como la celulosa, puede mejorar la reducción de la absorción del colesterol del intestino.

Previene problemas en el hígado: debido a los antioxidantes mencionados, la remolacha previene el daño oxidativo de las células hepáticas, así como la acumulación de grasas en el hígado.

Previene la anemia: la remolacha contiene buenas cantidades de hierro y vitaminas de complejo B y vitamina C, las cuales son importantes para prevenir la anemia en el organismo.

Fortalece el sistema inmunológico: debido a las vitaminas C y A, además del zinc, compuestos que permiten la producción de las células que protegen el organismo.

Protege el sistema nervioso: la remolacha es rica en vitaminas B1 y B2, motivo por el cual ayuda a proteger las funciones del sistema nervioso.

Asimismo, el portal especializado en temas médicos Mejor Con Salud explicó la manera sencilla de preparar un licuado de remolacha que puede ayudar con controlar los niveles altos de colesterol.

Ingredientes:

  • 1 manzana.
  • 1 raíz de remolacha.
  • El jugo de 2 naranjas.
  • El jugo de 1 limón.

Preparación:

  • Para empezar, se debe pelar la manzana y cortarla en varios trozos.
  • Después, picar la remolacha en pequeños cubos y reservar.
  • A continuación, cortar los cítricos a la mitad y extraer el zumo.
  • Incorporar todos los ingredientes en la licuadora y, si es necesario, agregarle un chorro de agua para facilitar su procesado.
  • Por último, licuar por unos minutos, hasta obtener una bebida homogénea y sin grumos.