Vitamina B12
El cuerpo necesita de ciertas vitaminas y minerales para mantenerse sano. - Foto: Getty Images

vida moderna

¿En qué alimentos se suele encontrar la vitamina B?

La alimentación juega un papel crucial para la salud.

Para prevenir enfermedades a corto, mediano y largo plazo, los expertos de la salud recomiendan llevar una dieta sana y equilibrada que contenga alimentos de todos los grupos; es decir, proteínas, carbohidratos en su estado natural, muchas frutas y verduras. Además, este plan de alimentación debe ir acompañado de la práctica de actividad física frecuente acorde para la edad y condiciones de cada paciente.

Algunas personas no logran adquirir todos los nutrientes y vitaminas que necesitan por medio de la alimentación; es por esto que algunos requieren de la ingesta de algunos suplementos adicionales; sin embargo, estos deben ser recetados únicamente por un médico especialista.

El Journal of the American Medical Association ratifica que “la mayoría de las personas no consumen las vitaminas que requieren solo con los alimentos que ingieren, por lo que la suplementación es importante, ya que no todos los alimentos contienen los nutrientes esenciales necesarios”.

Es por esto que el portal de salud, belleza y cuidado personal Más por más menciona la importancia de las vitaminas para la salud del cuerpo en general y por qué es necesario adquirirlas de otras fuentes.

  • Cuando las verduras o frutas se congelan, pierden algo de su valor nutricional.
  • Al cocinar determinados alimentos se pierda parte de sus nutrientes y vitaminas.
  • Hoy en día, muchas personas consumen productos enlatados y empaquetados, los cuales, en su mayoría, carecen de nutrientes.
Superalimentos
Una alimentación sana y equilibrada es indispensable para tener el peso corporal adecuado y mantener los niveles de azúcar adecuados en la sangre. - Foto: Getty Images

Complejo B

El medio menciona algunas de las vitaminas fundamentales para la salud y los alimentos que las contienen. El grupo de vitaminas que pertenecen a esta categoría son solubles al agua, por ende se eliminan el mismo día que se ingieren.

Alimentos que la contienen:

B1. Nueces, pistachos, semilla de girasol y germen de trigo.

B2. Hongos, salmón, hígado, kale, lentejas y fríjol mongo.

B3. Almendras, camarón, semillas de girasol, semillas de calabaza y cacahuates con piel.

B5. Fríjol de soya, lentejas, brócoli, kale y aguacate.

B6. Espinaca, coliflor, pasas y atún fresco.

B7. Avena, lentejas, huevo, fríjol de soya y mantequilla de maní.

B9. Maíz, aguacate, dátil, naranja y almendras.

B12. Queso brie, salmón, queso gruyere, almejas, sardinas y ostiones.

Vitamina C

Este componente es conocido porque ayuda a fortalecer el sistema inmune; además es la vitamina precursora de la síntesis del colágeno, por lo que incluir alimentos que la contengan puede ayudar a prevenir el envejecimiento prematuro. También reduce los niveles de colesterol en la sangre y previene enfermedades cardiovasculares.

Alimentos que la contienen:

  • Kiwi.
  • Papaya.
  • Limón.
  • Mandarina.
  • Naranja.
  • Brócoli.
  • Pimentón.
  • Guayaba.
  • Tomate.
  • Fresas.
  • Mango.
  • Melón.
  • Espárragos.

Vitamina D

Este componente se encuentra de manera precaria en la alimentación. La mejor manera de adquirirla es por medio de la exposición al sol moderada y con protección. La vitamina D ayuda a la absorción del calcio, previene la resistencia a la insulina, ayuda a asimilar el fósforo. Es importante para la buena función de la tiroides, además es antiinflamatoria.

Alimentos que la contienen:

  • Salmón.
  • Atún.
  • Camarón.
  • Huevos.
  • Mantequilla ghee.
  • Semillas de girasol.
  • Hígado.
  • Sardinas.
  • Queso natural.
  • Champiñones.

Vitamina E

Según el Instituto Nacional de Salud (NIH, por sus siglas en inglés) este nutriente liposoluble presente en muchos alimentos y en el cuerpo, actúa como antioxidante porque ayuda a proteger las células contra los daños causados por los radicales libres.

Alimentos que la contiene:

  • Los aceites vegetales, por ejemplo, los de germen de trigo, girasol, cártamo, los aceites de maíz y soja.
  • Los frutos secos (como maníes, avellanas y, en especial, almendras) y las semillas (como las semillas de girasol).
  • Las hortalizas de hojas verdes, como la espinaca y el brócoli.
  • Los fabricantes de alimentos agregan vitamina E a ciertos cereales para el desayuno, jugos de fruta, margarinas y productos para untar, entre otros alimentos.