ciencia

Este es Ying Baby, el embrión fósil de dinosaurio más completo

Los fósiles datan de hace 66 a 72 millones de años.


Dos fósiles que contienen el embrión de dinosaurio con pico de pato más completo jamás registrado científicamente han sido descubiertos en la cuenca de Ganzhou, en el este de China.

Los fósiles, que datan de hace 66 a 72 millones de años, ahora se conservan en el Museo de Historia Natural de Piedra Yingliang en la provincia de Fujian, sureste de China. El museo ha llamado a los especímenes “Ying Baby”, informa el Diario del Pueblo.

El huevo de los ejemplares es un elipsoide con un diámetro de unos 9 centímetros y un volumen total de unos 660 mililitros. El embrión llena alrededor del 40 por ciento del huevo, según la investigación, que se publicó en la revista BMC Ecology and Evolution.

A juzgar por la forma única del cráneo, las vértebras y los huesos de las extremidades del embrión, los científicos han inferido que pertenecía a un dinosaurio con pico de pato, o hadrosáuridos, una clase de grandes dinosaurios herbívoros que vivieron al final de la era de los dinosaurios y fue caracterizado por sus picos planos parecidos a patos.

Si bien esta no es la primera vez que se encuentra un tipo de embrión de este tipo, el Ying Baby es, con mucho, el mejor conservado jamás descubierto.

El pequeño tamaño tanto del huevo como del embrión implica que los dinosaurios de pico de pato tenían huevos pequeños y un desarrollo corporal tardío como característica primordial, que es una de las nuevas piezas de información más importantes que este descubrimiento ha aportado a nuestra comprensión sobre el desarrollo de especies de dinosaurios.

En diciembre de 2021, un equipo de investigación formado por científicos de China, el Reino Unido y Canadá también descubrió un fósil de embrión de dinosaurio perfectamente conservado, que se cree que es el mejor espécimen de embrión de dinosaurio encontrado hasta la fecha y ahora se encuentra alojado en el Museo de Historia Natural de la Piedra de Yingliang.

Descubren fragmento del que pudo ser el asteroide que extinguió a los dinosaurios

La Nasa detectó una pequeña parte del que puede ser el asteroide que impactó la Tierra hace más de 66 millones de años, en una cápsula de ámbar, y extinguió a los dinosaurios, habitantes en ese entonces del planeta, lo cual destacó la agencia como “alucinante”.

Este hallazgo hecho en un yacimiento fósil único en la formación Hell Creek, en Dakota del Norte, guarda algunos restos del impacto que es uno de los sucesos clave en la historia del planeta.

De acuerdo con CNN, de los fósiles que se rescataron resaltan los de unos peces que absorbieron los restos expulsados durante el impacto, además de una tortuga con un palo en la mitad y una pata que probablemente era de un dinosaurio que estaba presente en el lugar.

Esto se contará en un documental llamado Dinosaur Apocalypse, en el que participará el naturalista sir David Attenborough y el paleontólogo Robert DePalma.

Esta es la razón de los diminutos brazos del T. Rex

El Tyrannosaurus rex evolucionó con brazos llamativamente cortos para evitar la amputación cuando una manada de ellos se agolpara sobre un cadáver con sus enormes cabezas y dientes trituradores de huesos.

Esta es la explicación que el paleontólogo de la UC Berkeley Kevin Padian ofrece finalmente a la recurrente pregunta de sus alumnos durante décadas sobre la razón de la singular anatomía de las extremidades superiores de este icónico dinosaurio depredador.

Por lo general, enumeraba una variedad de hipótesis propuestas por los paleontólogos (para el apareamiento, para sujetar o apuñalar a la presa, para volcar un Triceratops), pero sus estudiantes, que generalmente miraban una réplica de tamaño natural a la cara, seguían dudosos. La respuesta habitual de Padian era: “Nadie lo sabe”.

Pero también sospechaba que los académicos que habían propuesto una solución al enigma lo habían abordado desde una perspectiva equivocada. En lugar de preguntar para qué evolucionaron los brazos cortos del T. Rex, dijo Padian, la pregunta debería ser qué beneficio fueron esos brazos para todo el animal.

En un artículo que aparece en la edición actual de la revista Acta Palaeontologia Polonica, Padian plantea una nueva hipótesis: los brazos del T. Rex se encogieron para evitar la amputación accidental o intencional cuando una manada de T. Rex descendió sobre un cadáver con sus enormes cabezas y dientes trituradores de huesos.

Un T. Rex de 14 metros de largo, por ejemplo, podría haber tenido un cráneo de 1,7 de largo, pero brazos de solo un metro de largo, el equivalente a un humano de dos metros con brazos de 12 centímetros.