mundo

Fotos | Descubren una nueva especie de dinosaurio en España

Los expertos lograron determinar que este nuevo dinosaurio pertenece a un grupo proveniente de América del Sur y África.


Un equipo de investigadores de la Universidad Autónoma de Barcelona (España), en articulación con profesionales de la Universidad de Zaragoza (España) y de la Universidad Nova de Lisboa (Portugal), llevaron a cabo un estudio en el que descubrieron una nueva especie de dinosaurio que habitó en la cadena montañosa de los Pirineos.

Los expertos de estas universidades explicaron que estos animales vivieron en dicho territorio español hace aproximadamente 70 millones de años y que se trata de una especia cuyo tamaño es considerado demasiado grande para la época. Los Pirineos son una cadena de montañas que separan a la península Ibérica del resto de Europa.

Los resultados del estudio fueron publicados en la revista científica mensual Nature Ecology & Evolution, en la que se describe que estos dinosaurios –denominados científicamente como titanosaurio Abditosaurus kuehnei– tenían un tamaño aproximado de 18 metros de largo y un peso de 14 toneladas.

La Universidad Autónoma de Barcelona publicó en su portal web un comunicado en el que agregó que este descubrimiento representa nuevos conocimientos sobre “el esqueleto más completo de este grupo de dinosaurios herbívoros descubierto hasta ahora en Europa”. En ese sentido, los científicos advierten que es “la mayor especie de dinosaurio del dominio iberoarmoricano”.

“Los titanosaurios que solemos encontrar en el Cretáceo superior de Europa tienden a ser pequeños o de tamaño medio como consecuencia de haber evolucionado en condiciones de insularidad”, aseguró Bernat Vila, paleontólogo del ICP de la Universidad Autónoma de Barcelona que firma el artículo. Los expertos lograron determinar que este nuevo dinosaurio pertenece a un grupo proveniente de América del Sur y África.

Los hallazgos de los investigadores incluyeron muestras fósiles como vértebras, costillas del tronco, huesos de las extremidades y las cinturas pélvicas y escapulares. “Es un fenómeno recurrente en la historia de la vida en la Tierra y tenemos muchos ejemplos en el registro fósil. Por eso nos sorprendieron las grandes dimensiones de este espécimen”, agregó el investigador.

Los fósiles encontrados serán exhibidos a partir del primer trimestre de este año en el nuevo Museo de la Conca Dellà, ubicado en la villa catalana de Isona y Conca Dellá, en España. “Pocas veces tenemos la suerte de encontrar especímenes tan completos”, concluyó Àngel Galobart, investigador del ICP y director del Museo de la Conca Dellà (en Isona), en el comunicado emitido por la Universidad Autónoma de Barcelona.

¿Los dinosaurios no escuchaban bien?

En la Universidad de Viena (Austria) varios científicos de ese país, con la ayuda de otros de la Universidad de Greifswald (Alemania), observaron más de cerca el cráneo de un dinosaurio que vivió hace millones de años, el anquilosaurio, y conceptuaron que sus movimientos eran lentos y que, además, no oía del todo bien.

Según datos difundidos por el estudio, este tipo de dinosaurio era herbívoro y se catalogaba como “fortaleza viviente”, pues su cuerpo tenía placas óseas y púas. Por otro lado, algo que inquietó a los científicos fue la posible vida solitaria y apartada, en comparación con otras especies de estudio.

Estudio de dinosaurio
Los restos fósiles analizados pertenecían al Instituto de Paleontología de Viena en el siglo XIX. - Foto: Universidad de Viena / Fabrizio De Rossi

“Al menos algunos anquilosaurios parecían preferir una vida solitaria debido a su inferior sentido del oído”, detalla el informe de resultados. Para llegar a esto se examinó la caja craneal del dinosaurio austriaco con un tomógrafo computarizado de alta resolución para producir un modelo tridimensional digital.

Cabe señalar que los cráneos fósiles que se han encontrado con el pasar de los años se convierten en elementos importantes para la ciencia, ya que con un análisis profundo se puede llegar a establecer los posibles estilos de vida de un ser que habitó el planeta, como el Struthiosaurus austriacus. Los restos fósiles analizados pertenecían al Instituto de Paleontología de Viena en el siglo XIX.