ciencia

Descubren en Chile una nueva especie de dinosaurio con una particular “rareza” en su cola

El fósil tiene unos 74 millones de años de antigüedad.


Científicos de la Universidad de Chile hicieron un fascinante descubrimiento tras analizar los fósiles encontrados en una inhóspita zona montañosa durante 2018. Se tarta de una nueva especie de dinosaurio acorazado que habría habitado la Patagonia chilena hace unos 74 millones de años.

Según detalló la Universidad de Chile en un boletín, en febrero de 2018 un equipo de paleontólogos visitó la región de Magallanes, cercana al Parque Nacional de las Torres de Paine. Acceder al sitio era complicado. Los científicos sortearon todo tipo de obstáculos para llegar a un empinado cerro del Valle del Río las Chinas. De hecho, dos integrantes del grupo estaban lesionados -uno de ellos fracturado y el otro esguinzado-, lo que no fue impedimento para extraer muestras que más adelante revelarían un asombroso descubrimiento.

Fue precisamente esa “rareza” en su cola lo que asombró a los paleontólogos en primer lugar, pues no se parecía a la de ningún dinosaurio conocido hasta la fecha. Según detalló la Universidad de Chile, “en su mitad posterior, poseía siete pares de huesos dérmicos proyectados lateralmente que le daban un aspecto similar a una fronda de helecho o a un macuahuitl, el temido garrote de guerra utilizado por los antiguos aztecas”.

Esta particularidad en su cola permitió identificarlo como un nuevo tipo de dinosaurio acorazado. El hallazgo hecho por el equipo de paleontólogos liderado por Sergio Soto y Alexander Vargas ya ha cruzado fronteras, además, fue publicado en Nature, la revista científica más influyente del mundo.

Stegouros elengassen

La especie de dinosaurio descubierta pudo haber medido aproximadamente dos metros de largo y fue bautizada como Stegouros elengassen. Sobre su significado, los paleontólogos explicaron que “Stegouros se traduce como ‘cola techada’; mientras que elengassen es el nombre de un mítico monstruo acorazado en la tradición del pueblo nativo local Aonik’enk, conocidos también como ‘patagones’ o ‘tehuelches del sur’”.

El extraño fósil reveló la existencia de un linaje hasta ahora desconocido dentro de los dinosaurios acorazados, con características asociadas tanto a los estegosaurios como a los anquilosaurios. “La especie fue calificada como la ‘Piedra Rosetta’ de los anquilosaurios del Hemisferio Sur, un eslabón evolutivo que plantea reconocer a este grupo como Parankylosauria (’al lado de los Ankylosauria’) y distinguirlos de sus parientes del Hemisferio Norte”, según detalla el boletín de la Universidad de Chile.

Un eslabón evolutivo entre los anquilosaurios

El paleontólogo Sergio Soto explicó que la nueva especie descubierta permitió determinar que el espécimen se trataba de un anquilosaurio transicional, “es decir, un eslabón evolutivo entre los anquilosaurios y otros linajes más antiguos de dinosaurios acorazados. Stegouros tiene solo algunos de los rasgos que normalmente se encuentran en anquilosaurios, particularmente en el cráneo, pero muchos otros están ausentes. También tiene algunos rasgos parecidos a los estegosaurios, heredados desde un ancestro común con ellos, pero que otros anquilosaurios perdieron en la evolución”.

A raíz de este descubrimiento, los investigadores sostienen que el hallazgo representa una verdadera ‘Piedra Rosetta’ de este grupo de animales, “una pieza que permite dar sentido a la evolución de los pocos restos identificados como anquilosaurios en el Hemisferio Sur”.

Dinosaurio descubierto en Chile
El Stegouros elengassen habría medido aproximadamente dos metros de largo y habitó la Patagonia chilena hace unos 74 millones de años. - Foto: Universidad de Chile

De acuerdo con los investigadores, los anquilosaurios eran desconocidos en América del Sur, ya que hasta le momento solo se habían identificado huesos aislados y fragmentos que no permitían obtener suficiente información. “Es por eso que el descubrimiento de Stegouros superó las expectativas más optimistas, ya que no solo permitió identificar a esta nueva especie, sino también emparentarla con otros dos hallazgos anteriores de dinosaurios acorazados con los que comparte importantes semejanzas: Antarctopelta de la Antártica y Kunbarrasaurus de Australia”, explica la Universidad de Chile.

“Lo que hoy conocemos como Chile fue un territorio que durante la era de los dinosaurios estuvo ubicado en el margen occidental de un gran megacontinente denominado Gondwana, territorio que estaba integrado por los territorios que actualmente conocemos como Sudamérica, África, Oceanía y Australia, India y como centro la Antártica”, detalla David Rubilar, jefe del Área Paleontología del Museo Nacional de Historia Natural de Chile, por lo que destaca que el descubrimiento no solo enriquece la fauna de dinosaurios de Chile, sino que también representa una evidencia valiosa de la conexión entre los continentes australes en el pasado.