La fatiga es un síntoma de fibromialgia. - Foto: THINKSTOCK

vida moderna

Fibromialgia: estos son los síntomas que ayudan a detectar la enfermedad

En caso de presentar síntomas, se debe acudir a un centro médico. Aunque no hay una cura para la enfermedad, hay tratamientos para ayudar a controlarla.

La fibromialgia es una enfermedad crónica que causa dolor y sensibilidad en todo el cuerpo. Las personas que tienen este trastorno pueden sentirse fatigadas y dificultades al momento de dormir. Según explican los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos (NIH, por sus siglas en inglés) los expertos aún no conocen las causas de esta afección. En algunos casos puede ser hereditario.

Quienes tienen afecciones reumáticas u otras enfermedades que generen dolor o trastornos del estado de ánimo, tienen un mayor riesgo de padecer fibromialgia. Estas incluyen:

  • Artritis reumatoide.
  • Lupus eritematoso sistémico (por lo general conocido solo como lupus).
  • Espondilitis anquilosante.
  • Osteoartritis (también conocida como artrosis).
  • Depresión o ansiedad.
  • Dolor de espalda crónico.
  • Síndrome del intestino irritable.

Medline Plus señala los síntomas que pueden ayudar a detectar la enfermedad. En caso de presentarlos se debe acudir al médico para que sea él quien realice el diagnóstico correcto.

  • Dolor y rigidez en todo el cuerpo.
  • Fatiga y cansancio.
  • Problemas con el pensamiento, memoria y concentración (conocido como niebla mental o “lagunas”)
  • Depresión y ansiedad.
  • Dolores de cabeza, incluyendo migrañas.
  • Síndrome del intestino irritable.
  • Adormecimiento u hormigueo en manos y pies.
  • Dolor en el rostro o mandíbula, incluyendo una afección conocida como trastorno de la articulación temporomandibular.
  • Problemas para dormir.

De acuerdo con Mayo Clinic, la fibromialgia puede presentarse junto con otras afecciones como:

  • Síndrome de colon irritable.
  • Síndrome de fatiga crónica.
  • Migraña y otros tipos de dolores de cabeza.
  • Cistitis intersticial o síndrome de vejiga dolorosa.
  • Trastornos de la articulación temporomandibular.
  • Síndrome de taquicardia postural.

Tratamiento

Aún no hay una cura para la fibromialgia. Los médicos brindan un tratamiento para ayudar a manejar la enfermedad y tener calidad de vida. En la mayoría de los casos, hay una combinación de diferentes tratamientos. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades los menciona:

  • “Medicamentos, entre ellos medicamentos recetados y de venta sin receta para aliviar el dolor.
  • Ejercicios aeróbicos y ejercicios de fortalecimiento muscular.
  • Clases de educación del paciente, generalmente en entornos comunitarios o de atención médica primaria.
  • Técnicas de manejo del estrés, como meditación, yoga y masajes.
  • Buenos hábitos del sueño para mejorar su calidad.
  • Terapia cognitivo conductual (TCC) para tratar la depresión subyacente. La TCC es un tipo de terapia hablada con el objetivo de cambiar la forma en la que las personas actúan o piensan”.

Cambios en el estilo de vida

Los médicos también pueden recomendar hacer algunas modificaciones en la rutina diaria para contribuir a la calidad de vida de las personas que sufren esta enfermedad. Algunos de estos cambios pueden incluir:

  • Ejercitarse regularmente.
  • Aprender a controlar el estrés.
  • Tener una dieta equilibrada.
  • Dormir bien.

Dolor de espalda crónico

El síntoma principal es dolor persistente en la zona lumbar baja. Asimismo, puede sentirse en la zona inguinal o en los genitales, también en la cara posterior del glúteo, lateral del muslo o en la pierna y el talón; pero estos últimos tres son poco frecuentes.

Las causas del lumbago crónico pueden ser diversas. En la mayoría de los casos se da por desgaste de las articulaciones posteriores o de los discos intervertebrales, o de las vísceras que rodean la columna lumbar. Esta degeneración puede aparecer en la columna a partir de los 20 años, explica la Clínica Universidad de Navarra.

Otros de los factores causantes de este malestar son poco frecuentes y están relacionadas con traumas, como “fracturas vertebrales, metabólicas, tumorales infecciosas y la aceleración del proceso evolutivo de la degeneración discal tras una intervención quirúrgica por hernia discal”, explica el centro de salud.

Las caídas, movimientos bruscos o levantamiento de peso exagerado también pueden causar el dolor lumbar crónico. En algunas ocasiones las personas presentan un dolor de espalda y les parece inofensivo, por lo que no le dan un tratamiento, el cual con el paso del tiempo puede empeorar. El lumbago crónico puede provocar mareos, fiebre y cansancio. Según explica Vital Clinic, en algunos casos, estar recostado es la única solución sin medicamento para sobrellevar el dolor.