Tendencias
La alimentación juega un papel fundamental en el manejo de la presión arterial alta. - Foto: istock

salud

Hipertensión arterial: estos son algunos alimentos que se deben evitar

La sal encabeza el top 10 de los alimentos que los hipertensos deberían moderar su consumo.

El Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre (NHLBI, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos reseña que la presión arterial alta –cuya patología es conocida como hipertensión– “es una enfermedad frecuente que se desarrolla cuando la sangre fluye a través de las arterias a presiones más altas que la normal”.

Hay dos números que componen la presión arterial: sistólica y diastólica. La primera es la presión que se produce cuando los ventrículos bombean sangre fuera del corazón, mientras que la presión diastólica es la presión entre latidos, cuando el corazón se llena de sangre, explica el NHLBI. Añade que una presión arterial saludable para la mayoría de adultos suele ser inferior a 120 sobre 80 milímetros de mercurio (120/80 mm Hg).

La Organización Panamericana de la Salud (OPS) reseña que cada año en la región de la Américas mueren 1,6 millones de personas por enfermedades cardiovasculares, de las cuales medio millón son menores de 70 años “lo cual se considera una muerte prematura y evitable”.

Del mismo modo, señala que esta enfermedad alcanza a afectar entre el 20 % y el 40 % de la población adulta en la región, lo que en números se estima que cerca de 250 millones de personas sufren de hipertensión.

La alimentación juega un papel fundamental en el manejo de la presión arterial alta. En razón a lo anterior, la AARP, una sociedad sin ánimo de lucro de Estados Unidos, anteriormente conocida como la American Association of Retired Persons, reseña el top 10 de los alimentos que una persona con hipertensión arterial debería arterial, descritos a continuación:

Sal en exceso
El exceso de sal puede provocar retención de líquidos y aumento de la presión arterial. - Foto: Getty Images
  • Alcohol: si bien algunas bebidas alcohólicas como el vino tinto benefician a la salud cardiovascular, la AARP hace énfasis en que su consumo en exceso perjudica a la presión arterial alterándola. Mayo Clinic recomienda limitar el consumo de alcohol a una bebida diaria para las mujeres y dos para los hombres menores de 65 años, ya sea cerveza, vino o un cóctel.
  • Dulces: la ingesta de dulces en exceso puede provocar diabetes y obesidad, dos condiciones que pueden elevar la presión arterial. Explica que de querer consumir dulces, es mejor optar por el chocolate oscuro con 70% de cacao o más, es rico en antioxidantes.
  • Carne roja: “Aunque es rica en hierro, la carne roja contiene mucha grasa saturada”, adelanta la AARP. La grasa saturada es algo que los galenos recomiendan evitar consumir, puesto que puede provocar presión arterial alta y afecta adversamente la formación de plaquetas y la coagulación de la sangre. Como alternativa se puede optar por el consumo de pollo y pescado.
  • Tocineta: es uno de los primeros alimentos que deberían restringir de la dieta los pacientes con hipertensión, en especial debido a su alto contenido de sodio.
  • Margarina: “si eres de las personas que optan por la margarina porque le temes al colesterol en la mantequilla, debes reconsiderar tu selección”, advierte la AARP. Explica que la margarina contiene grasas trans, un tipo de grasa artificial que contribuye al desarrollo de problemas cardiovasculares. En cambio, se puede optar por aceite de oliva extra virgen o la margarina sin grasas trans.
  • Encurtidos: a pesar de ser bajos en calorías, estos alimentos son ricos en sodio, motivo suficiente para evitar su consumo por las razones ya expuestas.
  • Alimentos fritos: la comida frita contiene mucha grasa, la cual no solo puede aumentar la presión arterial sino también al sobrepeso. Se puede optar por hornear, hervir o asar los alimentos.
  • Productos lácteos: “Los productos lácteos son una buena fuente de minerales como el calcio y magnesio. Pero también son ricos en grasa saturada, la cual tiene la tendencia a ocasionar alta presión”, dice la AARP. Recomienda el consumo de los productos lácteos bajos en grasa o sin grasa.