vida moderna

Jengibre: así se puede usar para prevenir la caída del cabello

Es importante consultar a un dermatólogo para iniciar un tratamiento oportunamente. Este tipo de remedios caseros no reemplazan una atención médica.


El ser humano pierde alrededor de 50 a 100 hebras de cabello diariamente. Esto es algo normal. Sin embargo, es importante prestar atención cuando el nuevo cabello no reemplaza al que se ha caído, lo que significa que puede haber una pérdida del cabello.

De acuerdo con Mayo Clinic, entidad sin ánimo de lucro dedicada la práctica clínica, la educación y la investigación, la pérdida del cabello puede afectar al cuero cabelludo o a todo el cuerpo. Existen diferentes causas para esta afección capilar.

“La calvicie alude a la caída del cabello excesiva del cuero cabelludo. La causa más común de la calvicie es el factor hereditario junto con la edad. Algunas personas prefieren dejar que la calvicie siga su curso sin tratarla ni intentar ocultarla. Otras pueden taparla con peinados, maquillaje, sombreros o bufandas. Y otros eligen uno de los tratamientos disponibles para prevenir una mayor pérdida de cabello o restaurar el crecimiento”, explica la entidad de salud.

En la actualidad existe una gran diversidad de productos, tratamientos y procedimientos estéticos que prometen combatir este problema. Sin embargo, hay quienes prefieren preparar sus propios remedios en casa. Lo importante es que se debe consultar siempre a un médico antes de aplicar cualquier producto en el cabello u otra parte del cuerpo.

En su sección de Belleza, el portal web Mundo Deportivo señala los beneficios del jengibre para prevenir la caída del cabello. “Esta planta se trata de un poderoso ingrediente que ayuda a estimular el flujo sanguíneo del cuero cabelludo; con esto se consigue que haya una mejor circulación en la zona capilar y que, así, se estimulen los folículos del cabello, por tanto, su crecimiento”. Asimismo, contribuye a frenar la caída del cabello y también a tratar la caspa.

¿Cómo prepararlo?

Opción #1

  • Rallar una raíz de jengibre.
  • Agregar este contenido a una olla con agua.
  • Poner a fuego medio para calentar.
  • Cuando esté caliente, apagar el fuego (no puede estar muy caliente).
  • Aplicar el producto en las zonas donde hay inicios de pérdida de cabello o áreas con calvicie.
  • Realizar masajes circulares.
  • Repetir dos veces a la semana para mejorar los resultados.

Opción #2

  • Rallar una raíz de jengibre.
  • En una taza, agregar este polvo y aceite de jojoba u oliva.
  • Revolver muy bien para un resultado homogéneo.
  • Aplicar en el cuero cabelludo, realizando masajes con movimientos circulares.
  • Dejar actuar por media hora.
  • Pasado este tiempo, enjuagar con el champú y la rutina habitual.
  • Repetir dos veces a la semana para mejorar los resultados.

Consultar a un médico

Mayo Clinic recomienda consultar a un médico para recibir el tratamiento adecuado en caso de estar preocupado por la pérdida de cabello ya sea propia o la de un hijo. “En el caso de mujeres que experimentan un retroceso de la línea de cabello (alopecia fibrosa frontal), habla con el médico sobre un tratamiento temprano para evitar una calvicie permanente importante”, aconseja la entidad de salud.

También señala que se debe prestar atención a la pérdida de cabello, pues esto puede ser señal de una afección o enfermedad subyacente. Por eso, al momento de identificar o sospecharlo, se debe consultar a un médico.

Causas

  • Medicamentos: la pérdida del cabello puede ser el resultado de un efecto secundario de algunas pastillas. Por ejemplo, medicamentos utilizados para el tratamiento de enfermedades como el cáncer, la artritis, la depresión, problemas cardíacos y presión arterial alta.
  • Acontecimientos: el estrés es uno de los factores que más afecta la salud del cuerpo humano. Uno de esos efectos negativos se observa en el cabello. Algunas personas suelen observar pérdida del cabello después de vivir experiencias caóticas, choques físicos o emocionales.
  • Tratamientos: decoloraciones, constantes cambios de tinte, trenzas y peinados en los que el cabello es muy estirado pueden causar su caída. El uso excesivo de aceites calientes y la popular permanente también son una causa.