Tendencias
Juanita Gómez explica el éxito de la misión DART
Juanita Gómez explica el éxito de la misión DART. Foto: SEMANA - Foto: SEMANA

ciencia

Juanita Gómez explica el éxito de la misión Dart, sin registro en la humanidad, con la que la Nasa desvió un asteroide de su órbita

El choque entre una nave espacial a más de 22.000 km/h y el cuerpo celeste se registró a las 6:14 p. m. (hora colombiana).

La tarde de este 26 de septiembre, la Nasa ejecutó una maniobra sin registro en la humanidad. Chocó una nave contra un asteroide para cambiar su curso y demostrar la capacidad de evitar que cuerpos celestes colisionen con la Tierra. Se trató de la misión Dart, de la que mucho se ha hablado en todo el mundo en los últimos días, y Juanita Gómez explicó de qué se trata en la cuenta en TikTok de SEMANA.

@revistasemana

Una operación de película. Por primera vez la #Nasa busca chocar un #Asteroide con una nave para cambiar su curso. #Noticias

♬ sonido original - Revista SEMANA

El proyecto Dart significa Double Asteroid Redirection y cuya traducción es prueba de redirección de doble asteroide. El objetivo fue estrellar deliberadamente una nave con una velocidad de 22.000 km/h, contra un asteroide llamado Dimorphos que, a manera de luna, giraba alrededor de otro asteroide, Didymos (780 metros de diámetro).

La nave, cuyo tamaño es más o menos el de un carro, despegó de California (Estados Unidos) en noviembre de 2021, y se estrelló contra Dimorphos –cuyo diámetro representa la mitad del de la Torre Eiffel– a 11 millones de kilómetros de la Tierra, a las 6:14 de esta tarde (hora colombiana).

“¡IMPACTO EXITOSO! Mire desde la cámara Draco de #DARTMIssion cómo la nave espacial del tamaño de una máquina expendedora choca con éxito con el asteroide Dimorphos, que es del tamaño de un estadio de fútbol y no representa una amenaza para la Tierra”, publicó la Nasa tras el fin de la misión, propia de películas como Armagedón.

Valga recordar que ninguno de los asteroides en mención representaba un riesgo para la Tierra y que, justamente, la misión tuvo por objetivo ver la capacidad de llegar a desviar cuerpos que eventualmente puedan poner en peligro la humanidad.

Así fue la hazaña

A medida que la nave avanzó por el espacio, de forma autónoma en la fase final de la misión, como un misil autoguiado, su sistema de cámara principal, llamado Draco, comenzó a transmitir las primeras imágenes de Dimorphos.

“Comenzará como un pequeño punto de luz y, finalmente, se ampliará y llenará todo el campo visual”, dijo previamente Nancy Chabot, del Laboratorio de Física Aplicada (APL) de Johns Hopkins, que alberga el control de la misión.

Minutos más tarde, un satélite del tamaño de una tostadora llamado LICIACube, que se separó de Dart hace un par de semanas, pasó cerca del sitio para capturar imágenes de la colisión y de la roca pulverizada arrojada por el impacto.

Las tomas de LICIACube fueron enviadas de vuelta en las semanas y meses siguientes. También hubo una serie de telescopios, tanto en la Tierra como en el espacio, observando el evento, entre ellos el James Webb, el más potente y recientemente puesto en órbita.

Lo que resta es esperar una imagen completa del sistema cuando una misión de la Agencia Espacial Europea llamada Hera llegue dentro de cuatro años para estudiar la superficie de Dimorphos para medir su masa, algo que los científicos solo pueden adivinar actualmente.

Los objetos peligrosos en el espacio

Este primer intento para establecer el resultado de chocar una nave espacial buscó identificar si se puede desviar un asteroide que pueda ser una amenaza, pues, según los cálculos de la Nasa, hay 2.078 objetos potencialmente peligrosos para el planeta en el espacio.

Sin embargo, hay objetos que se acercan sin ser detectados, como pasó el 4 de mayo de 2021, cuando 2020 JJ pasó muy cerca de la Tierra con un tamaño parecido al de un camión.

En caso de que hubiera ingresado, lo más probable es que se hubiera desintegrado, pero objetos más grandes pueden ser muy peligroso.

Según las estimaciones de los científicos, el asteroide Bennu, que es potencialmente asesino, tiene entre 1 y 2.700 posibilidades de estrellarse contra la Tierra en algún momento del siglo XXII.

*Con información de la AFP.