salud

Jugo de apio en ayunas: cinco beneficios que aporta su consumo

Esta planta es rica en vitamina C y tiene compuestos antioxidantes.


El apio es un ingrediente versátil en la cocina. El tallo se agrega con frecuencia a platos de ensaladas o se cocina con otras verduras, mientras que las hojas se utilizan para dar sabor a sopas y guisos.

Se trata de una hortaliza originaria de la zona del mar Mediterráneo, que se compone principalmente por agua, potasio, sodio y vitamina C, un potente antioxidante que fortalece el sistema inmunológico, indica un artículo del diario El Universal de México.

A esta planta se le atribuyen diversos beneficios para la salud, gracias a que es fuente de vitaminas y minerales. Se le asocia con el buen funcionamiento del sistema digestivo y cardiovascular y también destaca por sus propiedades saciantes y dietéticas, así como diuréticas y depurativas, según afirma el portal Nutrición y Farmacia, de España.

Según Healthline, el apio es una gran fuente de antioxidantes, los cuales protegen las células, los vasos sanguíneos y los órganos del daño oxidativo. También es buena fuente de fitonutrientes, que se ha demostrado que reducen los casos de inflamación en el tracto digestivo, las células, los vasos sanguíneos y los órganos.

“La inflamación crónica se ha relacionado con muchas enfermedades, incluidas la artritis y la osteoporosis. El apio y las semillas de apio tienen aproximadamente 25 compuestos antiinflamatorios que pueden ofrecer protección contra la inflamación en el cuerpo”, precisa el mencionado sitio web.

Si bien es una planta que se puede consumir de varias formas, una de las más demandadas es el jugo en ayunas, que brindaría una serie de beneficios al organismo. Sin embargo, antes de iniciar cualquier tipo de tratamiento o su ingesta de manera regular, lo mejor es consultar con el médico para determinar la viablidad de su ingesta de acuerdo con las condiciones de salud del paciente. Estas son algunas de sus bondades.

1. Diurético y depurativo

Un artículo publicado en el portal Cuerpo Mente, asegura que el contenido de potasio y sodio de este alimento y la relación entre estos dos minerales y el aceite esencial apiol, hacen que esta bebida sea diurética y por su capacidad de alcalinizar la sangre estimula la depuración del organismo, eliminando el ácido úrico y otros residuos tóxicos.

“Esto, unido a la acción de la apigenina, una sustancia con propiedades vasodilatadoras, lo hace adecuado para prevenir la hipertensión arterial y otros trastornos cardiovasculares”, precisa la mencionada fuente.

2. Contra el estreñimiento

Esta planta es rica en fibra dietética y gracias a ello ayuda a aliviar el estreñimiento de forma natural, sobre todo cuando se produce de manera puntual como consecuencia de nervios o estrés, precisa el portal Mejor con Salud, en una publicación escrita por la nutricionista Eliana Delgado.

3. Regula el pH

La ingesta de esta bebida antes del desayuno fortalece el ácido clorhídrico que tiene el estómago, lo que contribuye a regular el pH de este órgano. Información del portal Gastrolab, de México, asegura que gracias a estas propiedades fortalece la barrera natural del sistema digestivo ante virus, bacterias, parásitos y otros microorganismos patógenos que pueden ocasionar problemas de salud.

4. Eliminación de cálculos

Esta planta tiene bondades antiespasmódicas que ayudan a eliminar las toxinas que pueden contribuir a la formación de cálculos renales. También aporta en la eliminación de estas piedras aumentando el volumen de la orina.

5. Fortalece el sistema inmune

Gracias al contenido de vitamina C y sus antioxidantes, el apio ayuda a fortalecer el sistema inmunológico, previniendo que el cuerpo sea atacado por virus o bacterias que pueden generar enfermedades. A este jugo se le puede agregar naranja, lo que potencia sus bondades para subir las defensas y aportar en la producción de glóbulos blancos.

Contraindicaciones

A pesar de tratarse de un producto natural y de ofrecer diversas propiedades y beneficios al organismo, hay algunos casos en los que está contraindicado. Por ejemplo, no debe consumirse cuando se presentan afecciones renales agudas, durante el embarazo o si se padecen trastornos como cistitis.

Algunas personas pueden sufrir también reacciones alérgicas en forma de escozor en el paladar, lengua y labios o tos, por lo que su consumo siempre es mejor consultarlo con el especialista.