vida moderna

Jugo de apio para limpiar el colon y prevenir el estreñimiento: así se prepara

El apio contiene pocas calorías, es rico en fibras y tiene acción diurética.


El colon se constituye por un tubo largo y hueco que se encuentra al final del sistema digestivo, en el cual el cuerpo producen y almacenan las heces, de acuerdo con Medline Plus, web de la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos.

Por su parte, el estreñimiento se caracteriza por las deposiciones poco frecuentes o la dificultad para evacuar, lo que se manifiesta durante varias semanas o más, según Mayo Clinic, entidad sin ánimo de lucro dedicada a la práctica clínica, la educación y la investigación.

Además, los factores que pueden aumentar el riesgo de tener estreñimiento incluyen: ser un adulto mayor; ser mujer; estar deshidratado; tener una dieta baja en fibras; hacer muy poca actividad física o ninguna; tomar ciertos medicamentos incluidos los sedantes, estupefacientes, algunos antidepresivos o medicamentos para bajar la presión arterial; padecer un trastorno mental, como depresión o un trastorno de la alimentación.

Por tal razón, el portal Mejor con Salud reveló que para limpiar el colon y prevenir el estreñimiento se puede tomar agua de apio, ya que es un alimento diurético y por ende es ideal para eliminar toxinas.

Asimismo, de acuerdo con la dietista y nutricionista Megan Ware, el apio se compone en un 95 % de agua por lo que es una buena fuente de vitamina K. A su vez, la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos, recomienda su ingesta diaria para obtener suficiente ácido fólico, potasio, fibra y molibdeno.

En consecuencia, una noche antes se debe remojar una cucharada de semillas de chía y tres ciruelas pasas. Después, a la mañana siguiente, en la una licuadora se agregan las semillas con las ciruelas, una manzana, una rama de apio, un vaso de agua y ½ taza de almendra molida. Posteriormente, se licuan los ingredientes y se consume en ayunas.

De todos modos, antes de consumir algún la bebida, lo primero que hay que hacer es consultar al médico tratante o a un nutricionista para que sea este quien guíe el proceso e indique qué es lo más adecuado para cada persona, pues las anteriores recomendaciones no son las indicadas para todas las personas, pues la información antes dada de ninguna manera sustituye la asesoría médica.

De otro lado, hay algunos hábitos que ayudan a colon y prevenir el estreñimiento como, por ejemplo:

  • Beber mucho líquido. No obstante, el consumo diario de este líquido es diferente para los hombres y para las mujeres, ya que existen diferencias entre la ingesta, pero por lo general la mayoría de los hombres necesita aproximadamente 13 tazas de líquido al día y la mayoría de las mujeres necesita cerca de nueve.
  • Mantenerse lo más activo posible y hacer ejercicio periódicamente. Las nuevas directrices de la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomiendan por lo menos de 150 a 300 minutos de actividad física aeróbica de intensidad moderada o vigorosa por semana para todos los adultos, incluidas las personas que viven con afecciones crónicas o discapacidad, y un promedio de 60 minutos al día para los niños y adolescentes.
  • Cuando se sienta el impulso de defecar, no pasarlo por alto y hacerlo en el momento.
  • Procurar establecer horarios regulares para evacuar el intestino, especialmente después de una comida.
Trastorno digestivo, estreñimiento, diarrea, baño, papel higiénico
El estreñimiento crónico tiene muchas causas posibles. - Foto: Getty Images/iStockphoto
  • Incorporar abundantes cantidades de alimentos ricos en fibra en la dieta, incluidos los frijoles, vegetales, frutas, cereales integrales y salvado. En general, intentar consumir 14 gramos de fibra por cada 1.000 calorías.
  • Consumir menos alimentos con bajo contenido de fibra, como los alimentos procesados y los productos lácteos y la carne.
  • Comer alimentos probióticos: los alimentos recomendados son: el yogurt, el chucrut, el tempeh, el kimchi, el kéfir, las aceitunas y encurtidos, entre otros. Sin embargo, también hay medicamentos con probióticos.