Foto de referencia sobre vitaminas
La mejor manera de obtener suficientes vitaminas es mantener una dieta balanceada con alimentos variados. - Foto: Getty Images

vida moderna

La falta de esta vitamina que puede producir ceguera nocturna

Existen 13 vitaminas esenciales y todas cumplen una función importante en el cuerpo.

Los ojos son una parte muy importante de la salud y el cuidado de estos es de vital importancia. Por ello, la Academia Estadounidense de Oftalmología reveló que es importante consumir las cantidades diarias necesarias de vitamina A para evitar la deficiencia de esta y, con ello, prevenir un trastorno de los ojos conocido como xeroftalmia, que es la incapacidad de ver con poca luz y, si no se trata, puede ocasionar ceguera.

Así las cosas, para obtener las cantidades recomendadas de vitamina A hay que consumir alimentos variados, como los siguientes:

  • Hígado vacuno y otros órganos (aunque estos alimentos también tienen alto contenido de colesterol, por lo que deberá limitar la cantidad que consuma).
  • Ciertos tipos de pescado, como el salmón.
  • Hortalizas de hojas verdes y otras verduras de color verde, anaranjado y amarillo, como brócoli, zanahorias y calabacines.
  • Frutas, como melón, damascos y mango.
  • Productos lácteos, que son de las principales fuentes de vitamina A.
  • Cereales para el desayuno fortificados.

De todos modos, la vitamina A también se consigue en suplementos dietéticos, en general como acetato de retinilo o palmitato de retinilo (vitamina A preformada), betacaroteno (provitamina A) o una combinación de vitamina A preformada y provitamina A.

La mayoría de los suplementos multivitamínicos y minerales contienen vitamina A. Además, se consiguen suplementos dietéticos que solo contienen vitamina A.

Con respecto a las cantidades, el Instituto Nacional de Salud de Estados Unidos (NIH, por sus siglas en inglés) señaló que depende la edad y el sexo y en promedio las recomendaciones son:

  • Del nacimiento a los 6 meses: 400 mcg RAE
  • Bebés de 7 a 12 meses: 500 mcg RAE
  • Niños de 1 a 3 años: 300 mcg RAE
  • Niños de 4 a 8 años: 400 mcg RAE
  • Niños de 9 a 13 años: 600 mcg RAE
  • Muchachos adolescentes de 14 a 18 años: 900 mcg RAE
  • Niñas adolescentes de 14 a 18 años: 700 mcg RAE
  • Hombres adultos: 900 mcg RAE
  • Mujeres adultas: 700 mcg RAE
  • Adolescentes embarazadas: 750 mcg RAE
  • Mujeres embarazadas: 770 mcg RAE
  • Adolescentes en periodo de lactancia: 1.200 mcg RAE
  • Mujeres en periodo de lactancia: 1.300 mcg RAE

Sin embargo, algunas personas tienen mayores inconvenientes para obtener suficiente vitamina A:

  • Los bebés prematuros, que suelen tener bajos niveles de vitamina A en su primer año de vida.
  • Los bebés, niños de corta edad, mujeres embarazadas y mujeres en período de lactancia en los países en desarrollo.
  • Las personas con fibrosis quística.

No obstante, es necesario aclarar que no hay que exceder su consumo, ya que obtener demasiada vitamina A preformada (generalmente de suplementos o ciertos medicamentos) puede causar mareos, náuseas, dolores de cabeza, coma e incluso la muerte.

El alto consumo de vitamina A preformada entre las mujeres embarazadas también puede causar defectos congénitos en sus bebés.

De hecho, las mujeres que podrían estar embarazadas no deben tomar altas dosis de suplementos de vitamina A, ya que esto podría ocasionar defectos congénitos en el bebé, lo que incluye anomalías en los ojos, el cráneo, los pulmones y el corazón.

Diferentes de vitamina A

  • La vitamina A preformada se encuentra en el pescado, en las vísceras (como el hígado), los productos lácteos y los huevos.
  • Los carotenoides provitamina A se transforman en vitamina A en el cuerpo. Estos se encuentran en las frutas, las verduras y otros productos de origen vegetal. El carotenoide provitamina A más común en los alimentos y los suplementos dietéticos es el betacaroteno.

De todos modos, la información antes dada de ninguna manera sustituye la asesoría médica y, por ello, lo primero que se debe hacer es consultar a un experto de la salud, para que sea este quien guíe el proceso e indique qué es lo más adecuado para cada persona.