vida moderna

La hierba que ayuda a mejorar la visión y a aumentar las defensas

Las plantas medicinales deben consumirse con asesoría médica.


La visión es uno de los sentidos más utilizados por el ser humano y cuidarla debería ser primordial para todos, pues a nivel mundial se estima que aproximadamente 1.300 millones de personas viven con alguna forma de deficiencia visual, según cifras de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

De hecho, al menos 2.200 millones de personas en el mundo padecen deficiencia visual y, de ellas, unas 1.000 millones tienen una deficiencia visual que podría haberse evitado o que aún no se ha tratado, según la Organización.

Por su parte, el sistema inmunológico es una compleja red de células, tejidos y órganos. Juntos ayudan al cuerpo a combatir infecciones y otras enfermedades, de acuerdo con Medline Plus, web de la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos.

El sistema inmunitario tiene muchas partes diferentes, incluyendo:

  • La piel: puede ayudar a evitar que los gérmenes ingresen al cuerpo.
  • Membranas mucosas: son los revestimientos internos húmedos de algunos órganos y cavidades corporales. Producen mucosidad y otras sustancias que pueden atrapar y combatir los gérmenes.
  • Glóbulos blancos: luchan contra los gérmenes.
  • Órganos y tejidos del sistema linfático: incluyen el timo, el bazo, las amígdalas, los ganglios linfáticos, los vasos linfáticos y la médula ósea. Producen, almacenan y transportan glóbulos blancos.

Así las cosas, el portal portugués de salud, nutrición y bienestar Tua Saúde reveló que la moringa es ideal para mejorar la visión y aumentar defensas, ya que “esta planta se caracteriza por su elevado contenido de vitaminas y minerales como hierro, carotenoides, quercetina, vitamina C, polifenoles, ácido clorogénico, entre otros, que le proporcionan un potente efecto antioxidante, antidiabético, analgésico y antiinflamatorio”.

Adicional, en una publicación del Nutritive Value of Indian Foods del nutricionista Coluthur Gopalan, se explica que este árbol (el de moringa) tiene más vitamina C que los cítricos, más vitamina A que las zanahorias y una gran cantidad de antioxidantes y aminoácidos esenciales.

Además, esta planta natural posee diversas propiedades que aportan beneficios para la salud y, según el portal portugués de salud, nutrición y bienestar, se puede utilizar para:

  • Aumentar la capacidad respiratoria y con ello combatir enfermedades como el asma.
  • Calmar el dolor y desinflamar, porque posee efecto antiinflamatorio y analgésico, ya que contiene quercetina, isotiocianatos y ácido clorogénico, sustancias que ayudan a disminuir el proceso inflamatorio, dando un alivio a los síntomas de enfermedades conocidas como el reumatismo, la artrosis o la inflamación de la próstata.
  • Proteger el corazón, evitando la absorción de colesterol en el intestino y la formación de placas de grasa en las arterias, lo que ayuda a disminuir el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares.
  • Ayudar en la pérdida de peso por su alto contenido de fibras y una elevada cantidad de proteínas que ayudan a aumentar la sensación de saciedad.
  • Proteger e hidratar la piel, porque es un antioxidante natural y por la Vitamina A”.

Al respecto de sus propiedades, el doctor Mark Olson, del Instituto de Biología de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) explicó: “Lo que ofrece la moringa en sus hojas es proteína. Cada una contiene 30 % de proteína y esta tiene mucho calcio, vitamina A y se utiliza en programas para evitar ceguera infantil”.

No obstante, No obstante, hay que señalar que ninguna planta ni ningún alimento hace milagros y al igual que con cualquier alimento que se quiera incluir en la dieta diaria, es importante consultar al médico tratante o a un nutricionista sobre cuál es la mejor manera de consumir, y si las condiciones médicas ya existentes no son un impedimento para beneficiarse de todas las propiedades de los alimentos ya nombrados, pues la información antes dada de ninguna manera sustituye la asesoría médica.