Dolor / Desespero / Estrés
El enojo puede terminar en ira. Foto: Getty Images. - Foto: Getty Images

vida moderna

Las estrategias recomendadas por expertos para evitar enojarse con frecuencia

Mantener la calma es uno de los mejores consejos que da la APA para solucionar cualquier problema.

La Real Academia Española (RAE) describe el enojo como un “enfado (...) causado por una falta de obediencia, de obligación o de respeto que se puede convertir en ira”. Cuando se percibe de manera frecuente, puede ser dañino para la salud, provocando un aumento en la presión arterial, incluso del ritmo cardiaco.

La American Psychological Association (APA) da algunos consejos para manejar el enojo, como:

Relajarse

Respirar profundamente, calmarse y relajarse son tres estados que combaten el enojo, que aunque parecieran fáciles, no lo son. Por esto, es importante buscar métodos o prácticas que ayuden a descansar los músculos como el yoga, o quizá, repetir frases en primera persona como “relájate”.

Solucionar el problema

Es crucial mencionar que cuando una persona siente enojo tiende a magnificar la situación, observándola netamente negativa, que le impide solucionar o bajar sus ánimos; no significa que no pueda sentir enojo, sino que, tal y como lo señala la organización, se debe buscar una solución al problema o situación que se enfrenta.

No decir “nunca”

El uso de palabras como “nunca” se debe evitar porque no permiten buscar la solución al problema, sino que enceguecen. Asimismo, cuando hay un conflicto con otro, se debe eludir usar la palabra “siempre”, un adverbio que define totalidad, cosa que enjuicia el comportamiento de una persona.

La comunicación es una herramienta indispensable para cualquier relación, por lo que, antes de pronunciar alguna palabra cuando se está enojado, lo principal es mantener la calma y no apresurarse a tomar alguna acción o acuerdo.

Estrés
Es crucial mencionar que cuando una persona siente enojo tiende a magnificar la situación, observándola netamente negativa, que le impide solucionar o bajar sus ánimos. - Foto: Getty Images

Solución y justicia

También menciona que las personas enojadas suelen exigir justicia, misma que al no ser cumplida provoca ira. La Asociación asegura que para cada problema no necesariamente hay una solución, por lo que sugiere no centrarse en una posible resolución, sino en las diferentes maneras para manejar la situación.

Cabe mencionar que la organización asegura que el humor también puede ser un aliado para reducir el enojo, mismo que calma la ira.

Las señales que demuestran que está reprimiendo sus emociones

Las emociones pueden ser vistas como ese factor que refleja el interior de una persona y reprimirlas puede causar daños, no solo mentales, también físicos.

De acuerdo con la revista Mejor con Salud, en uno de sus artículos escritos por la psicóloga María Fátima Seppi, aunque una persona manifieste felicidad o alegría en su vida, no necesariamente es así, puede ser una señal de que está reprimiendo sus emociones.

acoso y abuso sexual contra unas niñas jugadoras
Respirar profundamente, calmarse y relajarse son tres estados que combaten el enojo, que aunque parecieran fáciles, no lo son. - Foto: Getty Images

Lo anterior se asocia con aquellas personalidades que no quieren perder el control y tampoco aceptar la realidad de sus vidas, por lo que pueden aparentar ciertos estados de ánimo, o tal vez, emociones.

Las señales

  • Afrontar las emociones del otro: la psicóloga señala que una persona que esté reprimiendo sus emociones se puede ver incómoda ante aquel que no lo hace, por lo que, al verlo vulnerable, se le dificulta manejar la situación, que en algunos casos puede ser trágica.
  • No hablar de lo que se siente: aunque no es aconsejable hablar de las emociones con todo el mundo, sí lo es desahogarse tratando de hablar con una persona de confianza de lo que se vive y se piensa. Por ende, las relaciones sociales o familiares son fundamentales para contrarrestar trastornos como la depresión o la ansiedad.
  • Una pregunta incómoda: hacer la pregunta ¿cómo estás? es una de las frases más comunes que se usan para interactuar con el otro. La respuesta en algunos casos es fluida, en otros, puede provocar alteración o incomodidad, creyendo que el otro acecha, o quizá, realmente está observando lo que hay en el interior.

También le puede interesar: