vida moderna

Licuado de sandía y limón: ¿cómo prepararlo para limpiar los riñones en poco tiempo?

Todos los seres humanos pierden parte de la función renal mientras van envejeciendo.


Los riñones filtran los desechos y el exceso de agua de la sangre, lo que se vuelve orina, de acuerdo con Medline Plus, la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados.

“La mayoría de las enfermedades renales ataca los nefrones. Este daño causa que los riñones no puedan eliminar desechos. Las causas incluyen problemas genéticos, lesiones o medicamentos y la persona puede correr mayor riesgo de padecer una enfermedad renal si tiene diabetes, presión alta, enfermedad cardíaca o un familiar cercano con algún problema de los riñones. La enfermedad renal crónica va dañando los nefrones de a poco con el transcurso del tiempo”, explica la biblioteca en su página web.

Asimismo, otras enfermedades de los riñones pueden incluir: cáncer, quistes, piedras o infecciones y, para detectar si hay una enfermedad renal el médico debe hacer pruebas de sangre y de orina, ya que los síntomas se desarrollan muy tarde y por lo general aparecen cuando los riñones fallan completamente y que es cuando el médico debe ordenar un trasplante renal o un tratamiento con diálisis para reemplazar la función que normalmente desempeñan los riñones.

Además, de acuerdo con el Instituto Nacional de Diabetes y Enfermedades Digestivas y del Riñón —que hace parte de los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos—, las probabilidades de tener enfermedad de los riñones aumentan con la edad y entre más tiempo se haya padecido de las enfermedades nombradas hay mayor probabilidad de sufrir de la enfermedad de los riñones.

“A medida que progresa la enfermedad de los riñones, una persona puede presentar hinchazón, llamada edema. El edema ocurre cuando los riñones no pueden deshacerse del exceso de líquido y sal. El edema puede aparecer en las piernas, los pies o los tobillos y con menos frecuencia en las manos o la cara”, explicó el instituto.

Sin embargo, hay otros síntomas como, por ejemplo dolor torácico, piel seca, picazón o entumecimiento, cansancio, dolores de cabeza, aumento o disminución de la micción, pérdida del apetito, espasmos musculares, náuseas, falta de aliento, problemas para dormir, problemas de concentración, vómitos o pérdida de peso.

Por esta razón, consumir alimentos que ayuden a limpiar los riñones es una buena decisión si de evitar afectaciones futuras se trata, y de acuerdo con el portal Gastro Lab el licuado de sandía con limón es ideal para limpiar loa riñones, ya que la Sandia aporta potasio, que disuelve los cálculos renales y en cuanto al limón, es claro que este es un remedio que actúa de forma eficiente en el cuerpo.

En consecuencia para preparar el jugo se deben licuar 500 gramos de sandía pelada y picada con un vaso de agua y el jugo de dos o tres limones. Posteriormente, se consume. Se recomoenda que sea preferiblemente en ayunas.

Otros beneficios de la sandía y el limón

La sandía es refrescante, ya que el 92 % es agua y sin cortar puede permanecer a temperatura ambiente por dos o tres semanas, pero una vez cortada debe ir a la nevera. Además, es una fuente excelente de vitamina C y también una buena fuente de vitamina A, pues contiene beta-caroteno, que el cuerpo convierte en vitamina A.

Asimismo, esta fruta es rica en vitaminas B, necesarias para la producción de energía, y es una buena fuente de vitamina B6, B1, además de magnesio y potasio.

Sobre la misma línea, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por su siglas en inglés) reveló que esta fruta tiene usos medicinales, ya que su jugo es mineralizante y oxidante (quema los tóxicos del cuerpo), ayuda a limpiar los tejidos de la sangre, baja la fiebre y aumenta la leche de las madres lactantes.

Por su parte, el limón contiene una serie de minerales necesarios para el día a día, como la fibra, el calcio, fósforo, magnesio, potasio, vitamina A y C.

De igual forma, otro de los beneficios del limón está relacionado con que puede fortalecer el sistema inmunológico, según indica un estudio realizado por la Universidad de Otago, Nueva Zelanda.

También puede aliviar el dolor de garganta y estimular el metabolismo, según una investigación de la Case Western Reserve University, de Estados Unidos.