vida moderna

Los 10 grandes beneficios de tomar agua todos los días

Este líquido es indispensable para poder vivir.


El agua es un elemento importante para el organismo. En el cuerpo humano representa alrededor del 50% al 70%. Es fundamental para algunos procesos como: eliminar los desechos, mantener la temperatura en rangos normales y lubricar las articulaciones. La falta de agua puede provocar deshidratación y provocar cansancio.

Según los expertos de Mayo Clinic, entidad sin ánimo de lucro, dedicada a la práctica clínica, la educación y la investigación, diariamente el cuerpo humano pierde agua mediante la respiración, la orina, las deposiciones y la transpiración. Para que el organismo continúe funcionando correctamente necesita reponer el agua a través de alimentos y bebidas.

Beber ocho vasos de agua al día es lo que las personas creen por regla general para mantener el organismo hidratado. Respecto a esto la entidad explica que la ingesta total de líquidos depende de varios factores como si se realiza actividad física, el tipo de clima, la condición de salud y, en el caso de las mujeres, si se es gestante o lactante.

Para quienes viven en un clima templado, las Academias Nacionales de Ciencias, Ingeniería y Medicina de los EE. UU explican la cantidad del líquidos diaria recomendada:

  • Aproximadamente 15,5 tazas (3,7 litros) de líquidos al día para los hombres.
  • Aproximadamente 11,5 tazas (2,7 litros) de líquidos al día para las mujeres.

El sitio web Doctoraki destaca los beneficios de tomar agua diariamente.

  1. El agua ayuda a los riñones.
  2. Ayuda a mantener una piel saludable.
  3. Mantiene la temperatura corporal.
  4. Previene el estreñimiento.
  5. Regular la presión arterial.
  6. Protege los órganos.
  7. Aumenta el rendimiento físico.
  8. Ayuda a la pronta recuperación de la gripa.
  9. Estabiliza los latidos cardíacos.
  10. Lleva nutrientes a las células.

Deshidratación

La deshidratación puede ser leve o grave, dependiendo de la cantidad de líquido corporal que se haya perdido o que no se haya repuesto. En el primer caso, puede deberse a fiebre, sudoración excesiva, vómitos o diarrea. En el segundo, no se reponen los líquidos porque no se tiene sed, se presentan náuseas, dolor de garganta o úlceras bucal.

Los adultos mayores y las personas que tengan enfermedades como la diabetes tienen un mayor riesgo de tener deshidratación. En caso de presentar deshidratación grave es importante acudir a urgencias inmediatamente para recibir la atención adecuada.

Deshidratación leve o moderada

  • Sed.
  • Boca seca o pegajosa.
  • No orinar mucho.
  • Orina amarilla oscura.
  • Piel seca y fría.
  • Dolor de cabeza.
  • Calambres musculares.

Deshidratación grave

  • No orinar u orina amarilla muy oscura o de color ámbar.
  • Piel seca y arrugada.
  • Irritabilidad o confusión.
  • Mareos o aturdimiento.
  • Latidos cardíacos rápidos.
  • Respiración rápida.
  • Ojos hundidos.
  • Apatía.
  • Shock (flujo sanguíneo insuficiente a través del cuerpo).
  • Inconsciencia o delirio.

El agua y la salud cardíaca

Los beneficios del agua para la salud del organismo son diversos. Uno de ellos es los efectos positivos que tiene en el corazón. De acuerdo con el Ministerio de Salud de Colombia, este líquido contribuye al buen funcionamiento del corazón, ya que “ayuda a regular la presión arterial y la circulación sanguínea”.

El agua es un elemento muy importante para la salud cardiovascular del ser humano. Así lo explica la Fundación Española del Corazón: “Si bebemos menos agua de la que nuestro organismo necesita pueden comenzar a fallar algunas funciones del organismo y que se vea comprometida nuestra salud cardiovascular. Ocurre por ejemplo cuando la deshidratación lleva a una mala función renal y esta provoca la aparición de arritmias”.

Mantenerse hidratado disminuye el riesgo de desarrollar problemas del corazón. Sobre esa misma línea, Sanitas señala otros beneficios que tiene el agua para el organismo.

  • Alivia la fatiga.
  • Evita el dolor de cabeza y las migrañas.
  • Regula la temperatura del cuerpo.
  • Reduce el riesgo de cáncer.
  • Mejora el sistema inmunológico.
  • Resuelve el mal aliento.
  • Ayuda a perder peso.