Tendencias
Artritis
Las rodillas suelen ser una de las zonas más afectadas por la artritis. - Foto: Getty Images

vida moderna

Los peores alimentos que una persona con artritis puede consumir

Solo el médico puede determinar la dieta que debe seguir cada persona cuando se padece esta enfermedad.

La artritis es una enfermedad que hincha y provoca dolor al tocar o esforzar una o más articulaciones. Esto sucede porque dichas áreas suelen desgastarse con el paso del tiempo, lo que hace que se considere una enfermedad autoinmune, inflamatoria y crónica.

Entre los síntomas de esta enfermedad también se encuentra la rigidez, por lo que las afecciones se pueden intensificar dependiendo la gravedad. Además, es una de las principales afecciones que impactan a las personas mayores.

Una de las causas más frecuentes de esta enfermedad es el deterioro del cartílago que protege la articulación, el cual evita el roce entre los huesos y brinda suavidad a los movimientos, según explica Medline Plus, web de la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos.

La institución indica que las articulaciones más afectadas son las muñecas, las manos, los pies, la columna vertebral, las rodillas y la mandíbula. El cuidado de estas zonas es fundamental para continuar con las actividades cotidianas sin problema.

Teniendo en cuenta lo anterior, la sociedad sin ánimo de lucro de Estados Unidos, AARP, listó una serie de alimentos que se deben evitar para si se padece artritis, ya que sus compuestos pueden empeorar los síntomas:

1. Maíz: cuenta con una cantidad importante de ácidos grasos omega-6, los cuales aumentan la inflamación, como lo explican investigadores de la facultad de medicina de la Universidad de Southampton, en Reino Unido.

Getty Creativo
Aunque este alimento posee grandes propiedades al organismo, puede ser perjudicial para quien padece artritis. - Foto: Getty Images/iStockphoto

2. Tomates: estas hortalizas pertenecen a la familia de las solanáceas, lo que puede provocar problemas en las articulaciones, según diversos estudios. Lo que provoca que esto suceda es la solanina, la que produce inflamaciones en el cuerpo.

3. Trigo: este cereal, junto con el centeno, suelen contener gluten y esta proteína inflama las articulaciones haciendo que los signos de la enfermedad empeoren significativamente. Lo mejor, es escoger aquellos cereales libres de gluten.

4. Productos lácteos: uno de los alimentos que genera dudas sobre los problemas articulares son los lácteos, pues investigaciones dicen que pueden ser perjudiciales y otros señalan que no lo son. Lo mejor es que estos sean bajos en grasas y a medida que la edad avanza, irlos eliminando.

5. Carne roja: estos alimentos liberan purinas en el cuerpo que a su vez contribuyen a la formación de ácido úrico. Esta sustancia puede quedarse acumulada en las articulaciones y artritis o inflamación de las articulaciones.

La carne es rica en colágeno.
La carne es el alimento favorito de muchas personas. Sin embargo, debe consumirse con moderación. - Foto: Getty Images

6. Huevos: “contienen ácido araquidónico en la yema, el cual el cuerpo convierte en compuestos inflamatorios”, asegura AARP. Lo mejor es consumir proteína de fuentes vegetales o cereales como la soya o las legumbres.

Cabe resaltar que, además de llevar una alimentación balanceada, es indispensable no dejar de realizar actividad física para tratar la artritis. Por ello, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC), listan algunos consejos con los que es posible introducirse al ejercicio cuando se sufre esta afección:

  • Comenzar paulatinamente. Primero, realizar ejercicios pocos intensos y poco tiempo. Después, aumentar la intensidad y los minutos en los que se realiza. Se puede empezar con cinco minutos al día y desde allí, incrementar poco a poco.
  • Modificar los ejercicios que se realizan aquellos días en que el dolor sea intenso. No hay que dejar de realizar actividad física, solo adecuarla en pro de los síntomas de artritis.
  • Realizar ejercicios que no impliquen esforzar las articulaciones. Las recomendadas son caminar, andar en bicicleta, nadar y, en ocasiones, bailar.
  • Antes de comenzar y durante el desarrollo de la enfermedad, recurrir al médico para resolver las dudas que se puedan tener.