Tendencias
ciclo menstrual
Las hormonas femeninas se alteran debido a diversos factores. - Foto: Getty Images/iStockphoto

vida moderna

Los remedios naturales que ayudan a equilibrar las hormonas

El desequilibrio hormonal puede ocasionar sudoración excesiva, debilidad muscular e inflamación en las articulaciones.

Las hormonas son las mensajeras químicas del organismo y se producen en las glándulas endocrinas. Así mismo, tiene como función principal los procesos del metabolismo y la reproducción. Sin embargo, cuando hay un desequilibrio hormonal, se producen ciertos cambios en el cuerpo que pueden ser graves.

De acuerdo con el portal web Health Line, existen distintas señales y síntomas que indican un desequilibrio hormonal como el aumento de peso, una protuberancia de grasa entre los hombros, pérdida de peso inexplicable, fatiga, debilidad muscular, rigidez o inflamación en las articulaciones, sudoración excesiva, mayor sensibilidad al calor y de deposiciones más frecuentes.

Así mismo se pueden presentar otros síntomas como piel seca, visión borrosa, infertilidad, aparición de estrías, debilidad en el cuero cabelludo y trastornos como depresión y ansiedad. Adicional a ello, en las mujeres en edad reproductiva, el desequilibrio hormonal más común es el síndrome de ovario poliquístico (SOP).

Para equilibrar las hormonas en estos casos, se debe consultar principalmente con un especialista en medicina para determinar la causa y el tratamiento. Con ello, muchas personas refuerzan las defensas con remedios caseros a base de plantas medicinales que promueven el equilibro de las hormonas.

Específicamente, las plantas medicinales son coadyuvantes para los desequilibrios hormonales que se dan a lo largo del ciclo menstrual o durante la menopausia. Del mismo modo, ayudan a incrementar el nivel de energía, mejoran el estado de ánimo y también previenen el envejecimiento prematuro. Por esa razón, la revista Mejor con Salud lista algunas de ellas:

La maca

Esta es una planta originaria de la región andina y de acuerdo con una revisión compartida en Food & Function Journal, se caracteriza por su contenido de como la fibra dietética, aminoácidos esenciales, ácidos grasos, vitamina C, cobre, hierro y calcio.

Además de estos nutrientes, su alto contenido de fitoestrógenos favorece la salud hormonal y se relaciona con la estimulación de las glándulas pituitaria y el hipotálamo del sistema endocrino. Del mismo modo, una publicación en la revista Peruana de Medicina Experimental y Salud Pública, mejora la función reproductiva femenina, la espermatogénesis, el estado de ánimo y el nivel de energía.

Ashwagandha

También se conoce como ginseng indio y es uno de los remedios naturales que ayuda a equilibrar las hormonas. Varios estudios sugieren la ingesta de los extractos de su raíz para controlar la producción de cortisol y así disminuir la respuesta al estrés y un mejor estado de ánimo.

Raíz de cohosh negro

Entre las propiedades más importantes que se le atribuyen a esta planta, está su alto contenido de glucósidos triterpénicos. Según lo expone un artículo divulgado en NIH Office of Dietary Supplements (ODS), sus extractos se consideran un coadyuvante porque favorece el control de las irregularidades de la menstruación, el alivio del síndrome premenstrual y de los síntomas de la menopausia. Adicional a ello, un estudio compartido en Archives of Gynecology and Obstetrics, arrojó que esta planta redujo las molestias derivadas de la menopausia.

Cardo mariano

Los suplementos derivados del cardo marino tienen una alta concentración que estimula la eliminación de metales pesados y toxinas, y cuenta con un componente activo llamado silimarina que se asocia al control de los estrógenos. De acuerdo con un estudio revelado por Frontiers in Immunology, el fitoestrógeno silibinina, un compuesto extraído del cardo marino, ayudó a reducir la expresión de las citoquinas proinflamatorias.

Cabe mencionar que el uso de estos remedios naturales debe ser consultado con un médico y se debe evitar en casos de embarazo, lactancia, tratamiento con terapia hormonal, trastornos endocrinos, enfermedades hepáticas o renales y trastornos de salud mental.