vida moderna

Memoria: cinco ejercicios diarios para mantenerla activa

Es importante realizar actividades mentales que contribuyan al bienestar de la memoria.


Con el paso del tiempo, empiezan a aparecer paulatinamente algunos signos del envejecimiento como la pérdida de la memoria. Según explican los expertos de Mayo Clinic, entidad sin ánimo de lucro dedicada a la práctica clínica, la educación y la investigación, estos cambios asociados con la edad no impiden vivir una vida productiva y plena. “Es posible que ocasionalmente olvides el nombre de una persona, pero lo recuerdes más tarde en el día. Puede que a veces pierdas tus gafas. O tal vez necesites hacer listas más a menudo que en el pasado para recordar citas o tareas”, agrega la entidad.

Así como es necesario el ejercicio físico para mantener un cuerpo saludable, también lo es la actividad mental. Mejor con Salud, portal especializado en salud y cuidado personal, explica cinco ejercicios diarios que contribuyen a mantener la memoria activa y potencializarla.

  1. Repasar: uno de los hábitos de estudio más común es repasar un día o varios antes de un examen. Este ejercicio es una buena alternativa para mantener la memoria activa. Para hacerlo, se puede repasar en la noche todo lo que se hizo durante el día. Se puede usar un diario para esta actividad. “Aunque parezca que no sirva para nada, hacer un repaso de lo que hemos vivido en todo un día es un ejercicio excelente para mejorar nuestra memoria”, explica Mejor con Salud.
  2. Mapas mentales: hay personas que les cuesta recordar las características de los lugares que visitan. Para potenciar la memoria en este aspecto se de hacer lo siguiente: cada sitio que se visite, crear un mapa en la mente y dibujarlo al llegar a la casa.
  3. Mano no dominante: un ejercicio diario que se puede realizar para mantener activa la memoria es realizar nuestra rutina diaria con la mano no dominante. Es decir, si se es diestro, utilizar la mano izquierda y viceversa. Cepillarse los dientes, barrer, utilizar el celular, entre otras actividades.
  4. Cambios: según explica el portal especializado en salud otro ejercicio diario consiste en cambiar la rutina. “Esto va a mejorar tu capacidad de atención y mantendrá tu mente alerta. Se trata de algo muy positivo, ya que se encontrará con nuevos elementos. Cuando hacemos algo rutinario, nos olvidamos de percibir lo que tenemos a nuestro alrededor”, explica Mejor con Salud. Por ejemplo, cambiar la ruta del trabajo, utilizar otro medio de transporte, etc.
  5. Aprender cosas nuevas: este ejercicio no consiste en tomar un curso nuevo para aprender a cocinar u obtener una habilidad nueva, sino en aprender pequeñas cosas en la rutina diaria: como un número de teléfono, la dirección de un familiar, etc.

Realmente no existen fórmulas o ejercicios que eviten completamente la pérdida de la memoria. No obstante Mayo Clinic señala alguna recomendaciones para su prevención.

1. Actividad mental: es importante mantener la mente en forma, como también se hace con el cuerpo. Tomar diferentes rutas para ir a un lugar, aprender un instrumento musical o un deporte son algunas.

2. Relaciones sociales: una buena forma alternativa para esto es establecer vínculos. Aprovechar los espacios en los que se puede hablar e interactuar ayuda a disminuir la depresión y el estrés, los cuales son dos factores que pueden contribuir a la pérdida de memoria.

3. Organización: el desorden contribuye a olvidar las cosas. Cuando la casa, el cuarto y otros espacios están desordenados, hay más posibilidades de no recordar dónde se dejaron ubicados los objetos. Una solución para esto es anotar los asuntos pendientes, las tareas, los compromisos, la lista de compra o utilizar una agenda electrónica. Se debe destinar un lugar exclusivo para las cosas que más se necesiten a diario, como las llaves, la sombrilla y la cartera.

4. Descanso: el sueño es importante para todo el bienestar del organismo y también para la memoria. Dormir ayuda a consolidar los recuerdos. Además, ayuda al cuerpo a estar fresco, concentrado y con energía.

5. Alimentación: una dieta balanceada es esencial para el bienestar integral del organismo. Es importante comer frutas, verduras, proteínas bajas en grasas y tomar al menos ocho vasos de agua al día para mantenerse hidratado. Mayo Clinic menciona que lo recomendable es limitar el consumo de alcohol, debido a que puede causar confusión y pérdida de la memoria.

6. Actividad física: “el ejercicio aumenta la presión sanguínea en todo el cuerpo, incluyendo el cerebro. Esto puede ayudar a mantener una memoria cuidada”, señala la entidad.

7. Tratamiento de las enfermedades: es importante prestarle atención al estado de salud. Si se tiene alguna condición médica como diabetes, colesterol alto, presión alta u otras enfermedades, se debe consultar al médico y seguir sus instrucciones. La medicación, en algunos casos, puede causar impactos en la memoria.