Remedio natural
Recomendada para evitar el mal aliento. - Foto: Getty Images

vida moderna

Menta: así se puede usar para controlar los síntomas del intestino irritable

Tiene propiedades analgésicas y antiespasmódicas que contribuyen a mejorar la salud de las personas que lo sufren.

El síndrome de intestino irritable o también denominado ‘colon irritable’ es conocido por sus síntomas como dolor en el abdomen, diarrea o estreñimiento. Sin embargo, también existen otros como: hinchazón, cólico, gases, moco de color blanco en las heces fecales y sensación de que no se ha terminado de defecar. Según indica el Instituto Nacional de Salud (NIH por sus siglas en inglés) de Estados Unidos, los síntomas suelen presentarse con mayor frecuencia en las mujeres, durante la menstruación.

Aunque este síndrome es doloroso, no tiene afectaciones graves para el tracto digestivo. Las causas que lo desarrollan no son muy claras. “Se puede presentar después de una infección intestinal bacteriana o por parásitos (yardiasis). Esto se denomina SII posinfeccioso. Igualmente, puede haber otros desencadenantes, incluso el estrés”, reseña Medline Plus, Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos.

Los síntomas del intestino irritable pueden aparecer y desaparecer a cualquier edad. Aunque no es específico en el desarrollo de la vida, suele comenzar en la etapa de la adolescencia y en los principios de la adultez. Después de los 50 años disminuyen las probabilidades de que ocurra. Respecto al sexo, es más común que se presente en las mujeres que en los hombres.

Otras Causas

Aunque las razones por las cuales se desarrolla el síndrome del colon irritable no son claras, en algunos casos, puede desencadenarse después de haber tenido una gastroenteritis, sufrir de ansiedad o estrés o tener intolerancias alimentarias, explica la Fundación Española del aparato digestivo.

¿Cómo aliviar los síntomas?

Para disminuir la hinchazón, los cólicos y los demás síntomas del colon irritable, se pueden utilizar remedios naturales, preparados en casa. La menta es uno de los productos que contribuye a aliviar los síntomas de esta enfermedad.

Según concluye el estudio Peppermint oil for the treatment of irritable bowel syndrome: a systematic review and meta-analysis, publicado en The Journal Clinical Gastroenterology, la menta, es “un tratamiento a corto plazo seguro y eficaz para el SII. Los estudios futuros deben evaluar la eficacia y seguridad a largo plazo del aceite de menta y su eficacia en relación con otros tratamientos para el SII, incluidos los antidepresivos y los fármacos antiespasmódicos”.

Además de ayudar a tratar el resfriado común, eliminar el mal aliento y aliviar las hemorroides, la menta tiene propiedades analgésicas y antiespasmódicas. Mejor con Salud, sitio web especializado en salud, explica la preparación de la menta para aliviar los síntomas del colon irritable.

Hay dos formas para consumir la menta como infusión. La primera es comprar el té ya preparado, es decir, la bolsita y diluirlo en agua caliente para tomar. La segunda, conseguir varias hojas de menta y hacer la preparación de la bebida. Para quienes prefieren la última opción, a continuación se pueden leer las instrucciones.

Ingredientes

  • 20 g de menta. (pueden ser de 3 a 5 hojas)
  • Medio litro de agua.

Preparación

  1. Se pone a hervir el agua.
  2. Lavar muy bien con la menta.
  3. Cuando el agua empiece a hervir, se debe agregar la menta.
  4. Cuando esté en el punto de ebullición, se apaga el fuego y se tapa la olla.
  5. Esperar alrededor de 5 a 10 minutos para que se repose el agua.
  6. Colar el agua, para quitar los restos de las hojas de la menta.
  7. Servir la infusión de menta y consumir.

Tener hábitos saludables es importante para disminuir las probabilidades de padecer del síndrome de intestino o colon irritable. La Fundación Española del aparato digestivo hace algunas recomendaciones para llevar una vida saludable y no sufrir de estos síntomas: evitar el consumo de tabaco y alcohol, tomarse el tiempo necesario para las comidas (20 minutos) e ingerir de 4 a 5 porciones al día y no reprimir el proceso de deposición.