Mujer tomando agua.
Según expertos, en promedio el cuerpo pierde y necesita reponer de dos a tres cuartos de galón de agua al día. - Foto: Getty Images

vida moderna

Mitos y errores de la deshidratación: lo que se debe saber

Hidratarse consiste en reponer los líquidos corporales que se pierden a través del sudor, y también al exhalar el aire y al eliminar los residuos.

La actividad física y una dieta saludable son factores importantes que permiten tener una mejor calidad de vida; sin embargo, con frecuencia se puede olvidar que el agua es una necesidad básica y esencial para el funcionamiento del organismo y dejarla de consumir podría ocasionar la deshidratación del cuerpo.

De este modo, hidratarse consiste en reponer los líquidos corporales que se pierden a través del sudor, y también al exhalar aire y eliminar residuos. Según expertos, en promedio el cuerpo pierde y necesita reponer de dos a tres cuartos de galón de agua al día. Esto quiere decir que entre un 50 % a un 70 % el peso de nuestro cuerpo es agua.

Además, hidratarse es particularmente importante, ya que el cuerpo no tiene la capacidad de almacenar agua, por ello se debe reponer toda el agua que se pierde a diario, pues los humanos pueden aguantar hasta seis semanas sin comer, pero no pueden sobrevivir sin agua más de una semana.

Igualmente, el agua tiene un gran impacto en el funcionamiento del cuerpo porque convierte los alimentos en energía, lubrica las articulaciones, regula la temperatura corporal, protege y amortigua los órganos vitales, humedece el oxígeno que empleamos para respirar y es uno de los compuestos más esenciales de la sangre al momento de transportar los nutrientes.

La Fundación Española de la Nutrición (FEN) señala que, en promedio, el agua representa el 60 % del peso corporal total en hombres adultos, un 50-55 % en mujeres y 75 % o más en recién nacidos. Es por ello que se convierte en un nutriente vital para el funcionamiento de todos los órganos del cuerpo. Sin embargo, pese a su importancia, en muchas ocasiones la hidratación pasa desapercibida, a tal punto de que no es incluida en la dieta diaria.

Cabe recordar que el agua no es el único elemento con el que el ser humano puede hidratarse, ya que existen bebidas y alimentos que también le aportan al organismo suficiente agua, entre ellos, los tés, los zumos naturales de frutas y verduras, la leche, los caldos y las frutas ricas en agua como el melón y la sandía. Bajo esta idea, existen muchos mitos y errores alrededor de las causales que llevan a la deshidratación del organismo, por ello, el portal web Mundo Deportivo consultó a nutricionistas españoles que destacan lo siguiente:

  • El agua de los alimentos no es suficiente para mantenerse hidratado. Expertos aseguran que es casi imposible mantener una buena hidratación a través de solo alimentos sólidos, porque por lo general no suelen suponer más del 20 % de la ingesta total de agua.
El agua de consumo pasa por un proceso de tratamiento que evita que químicos la contaminen.
Hidratarse consiste en reponer los líquidos corporales que se pierden a través del sudor, y también al exhalar el aire y al eliminar los residuos. - Foto: Getty Images
  • Otro mito que hay alrededor de las bebidas energéticas es que son eficaces para mantener suficiente agua en el cuerpo, pero esta es una creencia engañosa. Los nutricionistas dicen que dichas bebidas tienen sales minerales y azúcar, lo que no es tan adecuado para mantener la hidratación.
  • Muchas personas consideran que la cafeína causa deshidratación, pero no es así. Una investigación realizada durante los últimos 75 años muestra que el consumo de un nivel moderado de cafeína da lugar a la misma producción de orina que beber agua.
  • Una práctica de las personas es beber agua cuando solamente tienen sed, lo cual se convierte en un hábito que puede llegar afectar la salud de manera considerable. Los expertos aseguran que es esencial estarse hidratando en todo momento, porque esto no solo genera saciedad al organismo, sino que aporte múltiples beneficios para el cuerpo.
  • Otra creencia es que las bebidas con gas no deshidratan, pero esto también es falso. Las bebidas normales con gas contienen aproximadamente un 90 % de agua, pero al igual que las bebidas energéticas, los especialistas advierten de que estas bebidas con gas pueden contener sales minerales y azúcar añadido y podrían aportar calorías y sales minerales contraproducentes.