vida moderna

Neumonía: los síntomas para detectar a tiempo la enfermedad

Esta infección respiratoria es responsable del 15 % de todas las defunciones de menores de 5 años a nivel global.


La neumonía es una infección del aparato respiratorio que afecta a los pulmones. Además, diversos microorganismos, como bacterias, virus y hongos, pueden provocarla.

En concreto, la neumonía es una infección en uno o ambos pulmones. Causa que los alvéolos pulmonares se llenen de líquido o pus. Puede variar de leve a grave, según el tipo de germen que causa la infección, su edad y su estado general de salud, según el portal especializado en salud, MedlinePlus.

Según cifras de la Organización Mundial de la Salud (OMS) esta infección respiratoria es responsable del 15 % de todas las defunciones de menores de 5 años a nivel global. Solo en 2019 la neumonía causó 2,5 millones de muertes al año en todo el mundo, de los cuales hasta 600.000 fueron menores de esta franja de edad.

También se coloca entre las 15 causas de muerte más frecuentes en España. Siendo responsable de 8.768 fallecimientos en 2020.

Resfriado común
Los síntomas principales de una neumonía son la tos y los mocos, que pueden ir acompañados de fiebre y malestar. - Foto: Getty Images

Sanjay Sethi, médico del University at Buffalo, Jacobs School of Medicine and Biomedical, señala que se desarrolla una neumonía cuando: los mecanismos de defensa no están funcionando correctamente, se inhala una gran cantidad de bacterias que sobrepasan las defensas normales o se introduce un organismo especialmente virulento.

Síntomas:

Los síntomas de la neumonía pueden variar de leves a graves e incluyen:

  • Dolor en el pecho cuando se respira o tose.
  • Náuseas y vómitos.
  • Diarrea.
  • Fiebre.
  • Escalofríos.
  • Tos, generalmente con flema (sustancia viscosa que proviene del fondo de los pulmones).
  • Dificultad para respirar.

La neumonía genera una inflamación de los alvéolos de uno o ambos pulmones, según explica la Clínica Mayo. Y como se mencionó anteriormente, estos sacos aéreos se pueden llenar de líquido o pus, lo que provoca tos con flema, fiebre, escalofríos y dificultad para respirar.

Además, puede estar causada por múltiples bacterias como neumococo, estreptococo o clamidia; otras por muy distintos virus, o por hongos como el Pneumocystis jiroveci, o la cándida, según especifica la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI).

Por debajo de los 5 años, la causa más frecuente de neumonía son los virus. “Entre las bacterias, el neumococo es la más frecuentes en niños pequeños, mientras que en mayores de cinco años el Mycoplasma, una bacteria que cursa con síntomas atípicos, es la más habitual”, indica el diario Business Insider, en su sección de salud.

En los adultos, la mayoría de casos son provocados también por el neumococo. Aunque pueden venir derivados de virus de la gripe, la varicela u algunos tipos de hongo.

Si bien, al tratarse de una infección respiratoria, los síntomas principales de una neumonía son la tos y los mocos, que pueden ir acompañados de otros más generales como la fiebre y el malestar.

Según la SEMI, la disnea es el signo temprano más específico y sensible. Es decir la sensación de falta de aire o dificultad para respirar.

El dolor torácico pleurítico también es común, advierten. Se trata de un dolor agudo o punzante que aparece o empeora cuando se respira hondo, describen.

Tipos de neumonía

  • Neumonía adquirida en la comunidad, que se desarrolla en las personas que viven en la comunidad.
  • Neumonías intrahospitalarias, que son infecciones contraídas en el hospital.

La neumonía asociada a la atención sanitaria, que es una infección adquirida (contraída) en un centro sanitario distinto del hospital, como una residencia o un centro de diálisis, se considera una subcategoría de la neumonía adquirida en la comunidad porque es probable que los afectados sufran neumonía causada por los mismos microorganismos que pueden infectar a otras personas que viven en la comunidad, según el portal especializado en salud MSD Manuals.