vida moderna

Orégano: así se puede usar para limpiar los pulmones de manera natural

Se recomienda realizar un jarabe natural con tomillo y miel para mayor efectividad.


Debido a las propiedades expectorantes del orégano en conjunto con otros ingredientes como el tomillo y la miel, se puede realizar un jarabe natural para los síntomas de gripe o limpiar los pulmones de manera natural.

Este jarabe expectorante se puede utilizar cuando se padece de una acumulación de mucosidad, derivadas de una congestión nasal o tos. Además, puede ser uno de los primeros síntomas de un resfriado o gripe.

Este tipo de remedios naturales ayudan a fluidificar la mucosidad, facilitando su expulsión y a la vez permite limpiar los pulmones para una mejor respiración.

Sin embargo, es recomendable hacer un tratamiento adecuado ante los primeros síntomas con el fin de evitar que esta mucosidad se acumule en los bronquios y agrave el estado de salud.

Asimismo, este jarabe es muy efectivo para las personas que tosen durante la noche, por lo que permite descansar mejor y conciliar más rápido el sueño.

Con los jarabes naturales también se puede reducir los riesgos que conllevan los jarabes convencionales, ya que todos ellos advierten de posibles efectos secundarios.

Según el portal Mejor con Salud, este tipo de jarabes naturales siempre deben llevar azúcar de caña, o miel de abeja. Además de aportarle al dulzor y mejorar el sabor, esto actuará como conservantes naturales.

Propiedades del orégano

El orégano es muy conocido como hierba aromática culinaria para dar sabor, sobre todo a platos como la pizza. No obstante, tiene propiedades muy interesantes.

  • El orégano es un ingrediente recomendado para todo tipo de enfermedades respiratorias, ya que, además de ayudar de expulsar la mucosidad, también es antiinflamatorio y antiséptico.
  • En la medicina natural destaca por sus propiedades expectorantes, digestivas y antioxidantes.
  • En casos de fiebre leve también puede ayudar a reducirla.
Orégano
Orégano - Foto: Getty Images/Cultura RF

¿Cómo elaborar el jarabe expectorante?

Cabe mencionar que con las siguientes cantidades se tendrá jarabe para un máximo de 15 días, si llega a sobrar, lo pertinente es desecharlo y preparar uno nuevo, siempre se debe mantener en la nevera.

Ingredientes

  • 5 cucharadas de orégano, preferiblemente fresco (50 g).
  • 5 cucharadas de tomillo, preferiblemente fresco (50 g).
  • 8 cucharadas de miel de abeja (200 g).
  • Dos vasos y medio de agua (450 ml).

Preparación

Para preparar este jarabe se deben seguir los siguientes pasos:

  • Poner a calentar el agua junto con el orégano y el tomillo a fuego lento.
  • Cuando llegue a ebullición, se debe dejar hervir durante 15 minutos y acto seguido colar la decocción.
  • Volver a poner a cocer el líquido ya colado junto con la miel, a fuego lento durante 20 minutos.
  • Apagar el fuego y por último dejar enfriar.

¿Cómo se toma?

Según dicho portal, la manera de tomar este jarabe expectorante dependerá del estado de salud que se encuentre la persona.

  • Como preventivo: una cucharada cada mañana, en ayunas.
  • Ante los primeros síntomas de mucosidad: una cucharada media hora antes de las comidas.
  • Si se sufre de ataques de tos por la noche a causa de la mucosidad: una cucharada cada noche antes de acostarse.

Otros beneficios del orégano

Problemas estomacales: el orégano también ayuda a reducir el malestar por problemas estomacales como acidez o parásitos.

Menstruación: el orégano en forma de té es uno de los remedios caseros más utilizados para regularizar la menstruación, reduce la inflamación y disminuye los cólicos menstruales.

Cicatrización de heridas: la aplicación de extracto de orégano directamente en la piel, ayuda a una rápida cicatrización y con ello, la reducción de infecciones por heridas.

Actúa también como analgésico y es un buen recurso natural para lavar y cicatrizar heridas cutáneas y calmar el escozor provocado por picaduras de insectos.

Previene las piedras en la vesícula: es útil también para prevenir la formación de piedras en la vesícula y estimular la secreción de bilis.