vida moderna

Pepino y miel: así se pueden usar para eliminar arrugas y ojeras

Personas con piel sensible deben consultar con un especialista antes de aplicarse cualquier producto.


La piel es el órgano externo más grande del organismo, esta cambia a medida que el cuerpo envejece. Comienzan a aparecer arrugas, se torna más delgada y no se ve tan lisa y sana como antes.

Debido a que sirve como protección de diversos factores del ambiente, como la temperatura, los rayos del sol y algunas lesiones e infecciones, es en la que primero se ven los signos de la edad. También se pueden ver algunas manchas y un poco de resequedad.

Las áreas más afectadas suelen ser la cara, el cuello y las manos. Además, existen muchos factores que pueden hacer que las arrugas salgan prematuramente o que no sean tan profundas, entre ellos, se encuentran los rayos UV, malos hábitos de cuidado, fumar, la genética, entre otros.

Aunque es inevitable pasar por estos cambios, es posible aminorarlos y retrasarlos con ayuda de tratamientos o mascarillas hechas a base de elementos naturales. Por ejemplo, el portal especializado Mejor con Salud destacó las propiedades del pepino y la miel.

El pepino, según los expertos, está compuesto por un 97 % de agua y contiene antioxidantes, aceites naturales y minerales que la convierten en gran aliada para hidratar, reparar y proteger la piel. También, favorece la producción de colágeno y elastina, que son los encargados de mantener la piel joven y saludable.

En cuanto a la miel, se le atribuyen propiedades antibióticas, siendo un excelente antiséptico para las lesiones de la piel, a la vez que aumenta la capacidad de resistencia del organismo a las infecciones, convirtiéndose en un cicatrizante y regenerador de las células de tejidos lesionados por quemaduras diversas, heridas y úlceras.

Es posible combinar ambos productos (pepino y miel) en un mascarilla que beneficie, sobre todo, el contorno de los ojos, una de las áreas que más cambia con el pasar de los años, pues salen las incómodas “patas de gallo”, ojeras u otras imperfecciones.

Para realizarla se necesita: media taza de jugo de pepino (125 ml), un cuarto de taza de jugo de patata (62 ml) y un de taza de miel de abejas (83 g).

Preparación y uso:

1. Extraer el jugo del pepino, por ejemplo, con una licuadora.

2. Mezclar el jugo de pepino con el de pata hasta que se integren correctamente.

3. Incorporar la miel de abejas y, nuevamente, revolver.

4. Reservar la mezcla en un frasco de vidrio.

5. Limpiar con jabón neutro y abundante agua las áreas que se quieran tratar, eliminando todos los rastros de maquillaje.

6. Aplicar una capa fina de la mascarilla y guardar la sobrante en el refrigerador.

7. Dejar actuar alrededor de 20 minutos.

8. Pasado el tiempo, enjuagar con agua tibia.

9. Repetir el procedimiento todas las noches.

La revista especializada UnCOMO, publicada a través del portal Mundo Deportivo, también explicó como realizar una mascarilla a base pepino y miel que revitaliza la piel y la mantiene hidratada. Para esta se requiere: la mitad de un pepino completamente pelado, una cucharada de miel y una cucharada de aceite de oliva.

Preparación y uso:

1. Cortar el pepino en trozos después de haber retirado la piel.

2. Llevar los trozos a la licuadora junto con la miel y el aceite de oliva.

3. Procesar hasta que los ingredientes se integren y se forme una especie de pasta.

4. Meter la mezcla en la nevera durante media hora.

5. Lavar el rostro para que los nutrientes de los ingredientes penetren correctamente.

6. Aplicar la mascarilla en el rostro con ayuda de una brocha.

7. Dejar actuar por 20 minutos.

8. Retirar con abundante agua.