Tendencias
La memoria es clave para recordar y saber quién es la persona y lo que pasa a su alrededor. Foto: Thinkstock - Foto: RevistaFucsia.com

salud

Pérdida de memoria: las técnicas que ayudan a combatirla naturalmente

La capacidad que tiene el cerebro de retener información y recuperarla voluntariamente se pierde como consecuencia del envejecimiento.

La memoria es una función fundamental del Sistema Nervioso Central y es clave en la vida de toda persona, pues permite saber quién es, con quién se relaciona y recordar lo que ha sucedido en el pasado.

Puede definirse como la capacidad del cerebro de retener información y recuperarla voluntariamente, además les permite a los seres humanos recordar sensaciones, ideas, relaciones y todo tipo de situaciones vividas, según el portal Cognifit.

Es natural que con el paso de los años la memoria se vaya perdiendo. Es común que se presenten situaciones como olvidar el nombre de una persona, dónde se dejó algún objeto e incluso si se comió o no. Esto sucede porque a medida que las personas envejecen les es más difícil crear recuerdos.

Este padecimiento también puede producirse tras el daño o alteración de cualquiera de las regiones del cerebro involucradas en la memoria como consecuencia de un traumatismo cerebral, demencias degenerativas, enfermedades del metabolismo, convulsiones, consumo de tóxicos, alteraciones psicológicas y en algunas ocasiones sin causa orgánica aparente, precisa el sitio especializado Cinfasalud.

Si bien no hay garantías respecto de la prevención de la pérdida de la memoria o de la demencia, hay ciertas actividades que podrían ayudar, según indican expertos del instituto de investigación clínica Mayo Clinic.

Se ha demostrado que con unos pocos hábitos cotidianos se puede mejorar las condiciones no solo del cerebro, sino también de la memoria. Por ejemplo, mantenerse activo y desarrollar actividades para proteger la salud ayuda a que las personas puedan tener una mejor condición cerebral.

Realizar actividad física a diario es muy importante debido a que el ejercicio aumenta el flujo sanguíneo en todo el cuerpo, incluso en el cerebro, lo que podría ayudar a mantener la memoria activa.

Para la mayoría de los adultos saludables, el Departamento de Salud y Servicios Humanos de Estados Unidos recomienda un mínimo semanal de 150 minutos de actividad aeróbica moderada, como caminar a paso ligero, o 75 minutos de actividad aeróbica intensa, como trotar, preferiblemente distribuidos en el transcurso de la semana.

Actividad mental

Mantenerse activo mentalmente, según los especialistas, es clave. El desarrollo de actividades que estimulen la mente es importante para mantener el cerebro en forma, y de esta forma se podría evitar la pérdida de la memoria. Por ejemplo, resolver crucigramas, tomar diferentes caminos cuando se conduce o aprender a tocar un instrumento musical, puede ayudar.

Ser organizado

Es más probable que una persona se olvide de las cosas si es desordenada. Anotar tareas, citas u otros eventos en un cuaderno especial, un calendario, o una agenda electrónica ayuda a mantener en orden las ideas y las cosas. De igual forma, es aconsejable realizar una actualización permanente de las listas con tareas por hacer, y marcar las que ya se completaron. Reservar un lugar específico para guardar la cartera, las llaves, las gafas y otros artículos esenciales, también es bueno.

Es importante no tratar de realizar muchas cosas a la vez. Si la persona se concentra en la información que está tratando de retener, es más probable que la recuerde más tarde. También puede ser útil relacionar lo que se está tratando de retener con una canción favorita.

Dormir bien

Dormir lo suficiente es importante para ayudar a consolidar los recuerdos, de modo que puedan volver a la mente más adelante. Para los expertos de Mayo Clinic, dormir debe ser una prioridad. La mayoría de los adultos necesitan de siete a nueve horas de sueño por día.

Alimentación sana

Mantener una dieta saludable puede ser tan bueno para el cerebro como lo es para el corazón. La recomendación es consumir frutas, verduras y granos integrales, así como elegir fuentes de proteína bajas en grasa, como pescado, frijoles y carne de pollo sin piel. También es importante mantenerse hidratado.

Actividades placenteras

Participar en actividades placenteras que estimulen la mente, como acertijos y juegos de mesa, también es importante pues esto ayuda mantener activas las neuronas en el cerebro. De igual forma, se debe socializar, y más si la persona vive sola, pues interactuar, hablar y tratar de recordar cosas con los amigos son estímulos para fortalecer la memoria.