Tendencias
Saltarse los ejercicios de resistencia, dieta extrema y comer demasiado después del ejercicio, son algunos errores  cuando se quiere bajar de peso. Foto: Getty images.
Existe una fórmula matemática para bajar de peso de forma eficaz. -Foto: Getty Images. - Foto: Foto Gettyimages

vida moderna

Pérdida de peso: la fórmula matemática para hacerlo de forma eficaz

Existen diferentes métodos para bajar de peso, como el ejercicio y una dieta balanceada, pero también están las matemáticas.

En diferentes oportunidades las personas optan por comer una cantidad establecida o beber zumos caseros, con el objetivo de adelgazar y llevar así una forma más saludable.

Sin embargo, existe una fórmula matemática para eliminar esa grasa no deseada, es por eso que se debe tener presente cuantas calorías necesita el cuerpo para que funcione a la perfección.

Para conseguir este dato, el portal adelgar manifiesta que se debe anotar el peso actual y acto seguido multiplicar por 31 si no se realiza nada de ejercicio. Si se realiza ejercicio entre 2 o 3 días a la semana se debe multiplicar por 33. Además, si se realiza ejercicio todos los días, se debe multiplicar por 36.

Una vez se conoce ese dato, el siguiente paso será restar el resultado diario de la ingesta de 500-1000 calorías. En ese orden de ideas, el resultado que dé, es el número de calorías que se deben consumir para poder adelgazar.

Cabe mencionar que la ingesta calórica diaria no debe ser inferior a 1.200 calarías si se es mujer. Por su parte, el hombre no debe ser menor a 1.800, ya que si se come muy poco puede generar una gran pérdida de nutrientes.

Sin embargo, el portal de salud Tua Saúde, y bajo la revisión de la nutricionista, Tatiana Zanin, en uno de sus artículos revela el nombre de las frutas que contribuyen en la pérdida de peso y que se pueden consumir en el desayuno.

La papaya

Esta fruta tiene una propiedad que aporta grandes beneficios en el proceso digestivo de los alimentos, porque es considerada un laxante, contrarrestando afecciones como el estreñimiento, entendido, como la dificultad para evacuar cuando las heces son grumosas y secas. Por lo anterior, se recomienda mantener el cuerpo hidratado, porque el agua ablanda la materia fecal, evitando la anterior complicación.

Continuando, es un alimento rico en vitamina A, C y E que puede evitar el desarrollo de un cáncer de piel, que no solo se relaciona con la exposición al sol, sino con otros factores que lo pueden provocar.

El limón

Aunque es una fruta cítrica, es rica en vitamina C que tiene efectos diuréticos que benefician la salud de la piel. Además, entre sus grandes beneficios tras su ingesta, se encuentra la regulación del colesterol, evitando un accidente cardiovascular y el desarrollo de hiperglucemia, que consiste en los altos niveles de glucosa en la sangre.

Las mandarinas

Tal y como se mencionó anteriormente, se recomienda consumir alimentos que sean ricos en agua, y tengan un alto valor nutritivo más no calórico, porque esto, puede ayudar en la pérdida de peso.

Las mandarinas son frutas fuente de vitamina C que pueden evitar la el desarrollo de anemia, por lo que participa en la absorción de hierro en el organismo.

La fruta del dragón

En un artículo escrito por Gema Diez y publicado por la revista Mejor con Salud, la pitaya, -como también es conocida-, es una fruta rica en vitamina B que también tiene efectos sobre los procesos digestivos contrarrestando el estreñimiento. Tal y como lo asegura en su sitio web, esta fruta está compuesta de carbohidratos y proteínas.

Los compuestos que la conforman tienen un efecto favorable sobre el sistema inmune, evitando la aparición de enfermedades como el cáncer.

El tomate verde

Por ejemplo, este alimento es utilizado en el arte de la cocina en diferentes preparaciones. Pero muchos desconocen sus propiedades, como la restauración muscular. Asimismo, ayuda a regular las calorías en el cuerpo, por lo que evita el sobrepeso.

Finalmente, se recomienda buscar asesoría especializada con nutricionistas para lograr perder peso de forma saludable sin tener que afectar el organismo.